•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Anielka Delfs, de 33 años, es propietaria de D´Velas Taller, una empresa dedicada a la elaboración de velas artesanales.

Delfs comentó que su mama comenzó el negocio haciendo velas. Creó una tienda donde preparaba todo lo relacionado con aroma terapia, por lo tanto afirma que ya tiene más de 10 años de conocimientos en la elaboración de esos productos.

Al fallecer su mamá, la familia tomó la decisión de cerrar la tienda, contó la emprendedora.

Pero con el tiempo, su papá empezó de nuevo con el negocio. “Algo que tenemos es que nosotros mismos elaboramos los moldes para bajar el costo de las velas”, explicó Delfs.

La joven estudió arquitectura en la Universidad Americana (UAM).

“Yo comencé hacer velas porque las amistades de la familia ya sabían que mi mamá y mi papá elaboraban velas, entonces empecé hacer ese producto para mis amistades”, refirió.

Delfs expresó que al pasar el tiempo quedó embarazada y no pudo seguir trabajando como arquitecta, porque hacía labores de campo.

“Tuve a mi hija y soy mamá soltera. No tenía con quien dejar a mi hija para que la cuidara y me puse a pensar en que podía hacer velas. Las personas me las compran, entonces comencé a elaborar de nuevo velas con ayuda de mi papá”, manifestó Delfs.

La propietaria de D´Velas Taller comentó que buscó clientes y ahora entrega sus productos en el mercado Roberto Huembes, en el área de piñatas, en tiendas grandes y pequeñas, así como en el mercado Oriental.

El negocio realiza cuatro tipos las velas: las tradicionales, que son cilíndricas; personalizadas, que es cuando el cliente pide recordatorios; religiosas, que son alusivas a vírgenes y ángeles; e infantiles, que son de dibujos animados. 

Según la joven, lo más importante para emprender ha sido no perder el ánimo por el hecho de no tener un salario fijo. “Esto es día a día, trabajar duro porque uno hace lo que quiere ganar, no hay que perder el ánimo porque a veces las ventas no son iguales”, puntualizó.

Delfs contó que emprendió no solo por necesidad, sino porque le gustaba emprender. “Me apasiona crear, ver un producto nuevo, que a las personas les guste lo que les entrego, estudié una carrera porque es necesario, me gustaba pero no me apasionaba, esto sí me apasiona”, aseveró.

Delfs inició su negocio con US$20 que invirtió en materia prima. 

Ha tenido aceptación de su producto en el mercado. “Las vírgenes son un éxito los 7 de diciembre, comienzo desde octubre a hacer velas porque es un éxito, todas las personas quieren”, explicó.

“Mi trabajo depende del sector en el que distribuyo, si lo quiere por encargo, al por mayor o si nada más quieren una vela, todo depende del cliente”, contó.

Para ella la creación de velas artesanales además ha sido rentable: “Me mantengo y mantengo a mi hija”, señaló.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus