•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La producción de materias primas no es suficiente para tener una industria exitosa en un país, expresó Miguel Gómez, exdirector del programa regional RUTA y actual consultor del Banco Mundial, quien brindó ayer la conferencia “¿Cómo reinventar las cadenas agroindustriales en Nicaragua?”, a estudiantes de la Universidad Americana (UAM).

El experto dio una serie de ejemplos que sustentan esa afirmación y sirven para desmitificar que basta con tener materias primas para poder vender productos con un mayor valor agregado. Uno de ellos es el caso de El Salvador, un país que tiene “una fantástica industria de toallas”, aunque no produce algodón.

Otro ejemplo que brindó Gómez, aunque no está relacionado con el sector agropecuario, fue el de los chinos, los cuales “no producen cobre, pero producen tubos de cobre (con los cuales) compiten en el mundo y arrasan en el mercado”. 

Baja productividad

Según Gómez, aunque Nicaragua es un país eminentemente agropecuario y tiene muchos años de tener programas dirigidos al desarrollo del sector productivo, “no se ha avanzado tanto” en términos de productividad en la agricultura y la ganadería. Manifestó que el país sigue teniendo bajos rendimientos agrícolas y continúa teniendo una ganadería extensiva, que también “es sinónimo de bajos rendimientos”.

“Para mí, una de las principales soluciones cuando se trata de pequeños productores es la organización empresarial, por ejemplo en cooperativas. Para mí también hay que ver los ejemplos exitosos. Eso nos da una medida de hasta dónde podemos llegar. Si uno toma las cooperativas de café de Nicaragua, son cooperativas que no tienen nada que envidiarle a cooperativas de cualquier parte del mundo”, dijo el consultor del Banco Mundial.

Señaló que las cooperativas de café han llegado a mercados muy sofisticados en el mundo y en algunos casos tienen marcas conjuntas con empresas de Estados Unidos y en Europa. “Han tenido mucho éxito; han invertido y se han preocupado por la calidad, inclusive, de sus miembros, (porque) hace unos años que yo las estuve visitando me di cuenta que había un problema de analfabetismo y lo han superado casi totalmente”, comentó.

El experto se hizo una serie de preguntas para explicar cómo reinventar las cadenas agroindustriales en Nicaragua, que fue el motivo de su conferencia.

¿Quiénes deben liderar ese proceso en el país? Afirmó que en primer lugar está el sector público, seguido por las corporaciones, las cooperativas y los productores individuales, aunque para estos últimos, aseveró, las probabilidades de éxito son menores. 

Luego se preguntó: ¿Cuáles son los criterios para mejorar la competitividad del país? En ese sentido indicó que la educación y la calidad del recurso humano son fundamentales para que los productores puedan mejorar  su productividad, avanzar en la integración de las cadenas de valor y conseguir más y mejores beneficios.

Enfatizó que hay que trabajar de cara a procurar negocios con costos manejables, estar preparados para cumplir con los estándares internacionales, entre otros aspectos.

¿Qué hacer para reinventar las cadenas agroindustriales del país? El consultor del Banco Mundial dijo que con base a su experiencia, de lo que ha visto en otros países, una de sus recomendaciones a esa pregunta es copiar y adaptar casos exitosos. Por ejemplo, mencionó que Colombia renovó sus plantaciones de café en cuatro años, algo que, dejó entrever, lo podría hacer Nicaragua para mejorar su caficultura.

Asimismo entre sus recomendaciones estuvo definir bien las reglas para hacer negocios en el país, o sea, la institucionalidad, y enfocarse en la investigación. 

Enfocarse en los clientes

Para tener éxito, una empresa agroindustrial tiene que enfocarse en el consumidor final, expresó también Miguel Gómez.

“Hay que ver qué tipo de productos prefiere el consumidor. Y a la pregunta de si hay algún rubro especial al que uno se tiene que enfocar, mi recomendación es irse a un supermercado y ahí uno va a encontrar toda la gama de productos que hay, y es donde la inversión de productores, de cooperativas, de empresarios, se tiene que enfocar para llenar las necesidades de esos mercados”, recomendó el experto.

El expositor refirió que hay muchos aspectos en los que los empresarios deben fijarse de cara al consumidor. En primer lugar, deben entender a los consumidores, después identificar de qué tipo de consumidor se trata, “si es un consumidor masivo o es un consumidor que tiene un mayor poder adquisitivo y se preocupa mucho por la calidad”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus