•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |

La economía de Brasil comenzará 2018 creciendo a un ritmo del 3% anual tras recuperarse este año de la grave recesión en que se hundió en 2015 y 2016, afirmó ayer el ministro brasileño de Hacienda, Henrique Meirelles.

“Y podremos crecer aún más en 2019”, agregó el ministro en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter.

La nueva previsión fue divulgada exactamente una semana después de que el Gobierno informó que el producto interno bruto (PIB) de Brasil creció un 0.2% en el segundo trimestre de este año frente al primero y un 0.3% en la comparación con el mismo período de 2016.

La economía brasileña ya había crecido un 1% en el primer trimestre de este año.

Crisis 

Las cifras confirman la ligera recuperación brasileña tras dos años de la más profunda recesión en la mayor economía de Suramérica.

El PIB de Brasil se había contraído un 3.8% en 2015, su peor resultado en 25 años, y un 3.6% en 2016, con lo que el país encadenó dos años de crecimiento negativo por primera vez desde la década de 1930. 

Los datos positivos divulgados la semana pasada obligaron a los economistas a revisar su proyección para el crecimiento económico de Brasil este año, desde el 0.39% que preveían hasta agosto hasta el 0.50% que esperan ahora, la misma previsión que tiene el Gobierno. 

El optimismo de los analistas fue atribuido principalmente a la divulgación de que el consumo de las familias, uno de los principales motores de la economía brasileña y que responde por alrededor del 60% del PIB, volvió a crecer después de nueve trimestres en negativo, con una expansión del 1.4% en el segundo trimestre. 

Meirelles, atribuye parte de la recuperación brasileña a las medidas adoptadas por el Gobierno del presidente Michel Temer para ajustar las cuentas públicas y darle un impulso a la economía.

“Brasil está listo para seguir con la agenda de reformas iniciada el año pasado. Aprobamos un límite para los gastos (públicos), la reforma laborista, la reducción de la TLP (tasa de interés de largo plazo para préstamos a las empresas) y la ley de responsabilidad fiscal de las estatales”, afirmó Meirelles. 

Además de un severo ajuste fiscal, el Congreso aprobó varios de los proyectos impulsados por el Gobierno para incentivar la economía, como la reforma que flexibilizó la legislación laboral, y tiene en su agenda la votación de una profunda reforma al régimen de jubilaciones y pensiones. 

Para las agencias calificadoras de riesgo, la recuperación de la economía brasileña depende de la aprobación de la enmienda que dificulta las jubilaciones. 

El ministro aseguró que, además de las reformas citadas, Brasil consiguió salir de la recesión y controlar la inflación, que en 2017 debe terminar en su menor nivel en varios años. 

“Estas transformaciones ayudan en la retomada de la confianza, con la caída de los intereses a largo plazo y la previsión de crecimiento mayor para los próximos años”, agregó Meirelles. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus