•   Viena, Austria  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La oferta de crudo de la OPEP y de otros diez productores independientes seguirá limitada hasta marzo de 2018, como estaba previsto, a pesar de que ya ha surtido el efecto de reducir las reservas de crudo y apuntalar los “petroprecios”.

Así lo subrayaron ayer en Viena los participantes del comité supervisor del recorte de producción pactado a finales del año pasado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y varios de sus competidores, entre ellos Rusia, para impulsar al alza la cotización del crudo.

Si bien el comité no adopta decisiones sobre los niveles de producción, el mercado estaba pendiente de este encuentro, a la espera de que los delegados dieran pautas de la política que seguirán los productores en los próximos meses.

Los delegados se felicitaron de que el cumplimiento del recorte alcanzara en agosto su nivel más alto, el 116%, “lo que subraya el compromiso resoluto de los países participantes en cooperar para reequilibrar el mercado”, según la declaración final de la reunión. 

“El mercado está moviéndose hacia un mayor equilibrio”, destacó el ministro ruso de Energía, Alexandr Nóvak, en rueda de prensa.

“Estamos viendo una caída en los inventarios (reservas almacenadas de crudo), el precio del petróleo ha subido y su nivel actual “permite a las compañías invertir” en el sector, recordó.

En conjunto, el ministro se congratuló de que el mercado esté “más estable” y calificó de “exitosos” los últimos meses, en los que se ha estado aplicado el acuerdo para retirar 1.8 millones de barriles diarios de crudo a partir del 1 de enero.

Vigente hasta el 31 de marzo de 2018, el pacto se divide en dos partes: la reducción de 1.2 millones de barriles diarios por parte de la OPEP —lo que equivale al compromiso de que el bombeo conjunto de sus 14 socios no supere los 32.2 millones de barriles diarios— y la de otros 558,000 barriles diarios por parte de Rusia y otros nueve países. 

También el ministro venezolano de Petróleo, Eulogio del Pino, contestó con un claro “sí” a la pregunta de si el mercado del llamado “oro negro” se está estabilizando.

Su homólogo kuwaití, Esam al Marzuq, precisó que el nivel de los inventarios de crudo en las naciones consumidoras bajó en 168 millones de barriles desde que entró en vigor el acuerdo, pero reconoció que el objetivo es drenar otros 170 millones.

Así, esas reservas almacenadas comerciales volverían a tener un nivel equivalente a la media del último lustro. 

Al Marzuq, quien preside el comité, admitió que en el encuentro de este viernes se barajó la posibilidad de prolongar la validez del recorte más allá de marzo próximo, pero estimó prematuro tomar una decisión. 

Explicó que los productores deben “vigilar los inventarios mes a mes” y esperar a una fecha más cercana al fin previsto del acuerdo antes de establecer eventuales medidas adicionales. 

Por ahora, “no hay motivos para recortes más profundos porque vemos que, hasta el momento, el proceso ha estado funcionando bien, bajo los actuales parámetros”. 

Al respecto, Del Pino aseguró que hay “varias opciones y todas están abiertas”. 

“Vamos a buscar la opción que estabilice el mercado”, subrayó.

El precio del barril de crudo referencial de la OPEP alcanzó el jueves casi US$55, su valor más alto en más de dos años.

El próximo 30 de noviembre, la OPEP celebrará una reunión ministerial seguida de un encuentro con sus diez aliados en la estrategia de recorte, en el que evaluarán la situación del mercado y se decidirá si reajustan su política petrolera.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus