•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Banco Central de Nicaragua cree que el país podría crecer entre 4.7% y 5.2% este año, dice su presidente, Ovidio Reyes, en una entrevista exclusiva con El Nuevo Diario.

La proyección inicial para este 2017 era de entre 4.5% y 5%, pero, según Reyes, se está haciendo una revisión al alza porque, en lo que va del año, los indicadores económicos han sido positivos.

Además, el Presidente del BCN considera que la economía del país continuará creciendo en los próximos años debido a la “acumulación importante de capital” que se ha hecho, a través de las inversiones, y es un reto y una posibilidad lograr una tasa del 8% en el futuro.

¿Cómo evalúa el Banco Central el comportamiento reciente de la economía?

La economía, hasta el mes de agosto, que es hasta donde tenemos información, se ha venido desempeñando de una manera robusta. Según el índice mensual de actividad económica al mes de julio, la economía está creciendo al 5.4% y la inflación se encuentra en 3.47%. Es decir, tenemos una inflación baja, ya ubicada en un rango de un 3% a 4% durante los últimos tres años. Esto ha sido destacado, puesto que nuestra inflación previa a estos tres años precedentes había venido resultando en un rango de entre 5.5% y un 7%, que es donde nosotros creemos que podría ubicarse, pero ya está en niveles bastante bajos. Eso se debe a dos factores. El factor internacional de bajos precios en los mercados mundiales y a factores internos, como es un buen resultado en el sector agrícola que ha permitido bajos precios de los alimentos. También tenemos un crecimiento del empleo. La seguridad social, por ejemplo, continúa presentando un crecimiento importante.

El último informe indica que está creciendo en 8.2% el promedio anual (de afiliación al INSS) y ya se contabilizan 919,469 asegurados. Por otro lado, las exportaciones han sido el factor que más le ha dado dinamismo a la economía, durante el año 2017. En lo que va del año, existen US$2,774 millones exportados, tanto en lo que es exportaciones de mercancías como en las de zona franca. Eso representa un crecimiento del 12.3%. Hay resultados evidentes en las exportaciones de café, oro, azúcar, tabaco, y hasta los frijoles aparecen ahora como un factor importante de crecimiento. Por otro lado, estamos teniendo remesas familiares que han tenido un buen desempeño. Hasta junio, las remesas habían sido de US$664 millones, un crecimiento de 9.1%. Los factores que están detrás del crecimiento de la economía son el sector pecuario. En el último informe del IMAE indicamos que este crece al 18.5%, en el período de enero a junio de 2017, con respecto al de enero a junio de 2016. También el sector de hoteles y restaurantes está creciendo 11.3%, y el sector agrícola está creciendo 5.4%. Esos son los factores que están implicados en la dinámica económica del país.

¿Qué se espera para lo que resta del 2017?

Ya han transcurrido las dos terceras partes del año y hemos estado revisando información, hemos estado revisando nuevas proyecciones, y todo indica que estamos en condiciones de señalar que podemos realizar ajustes en nuestras metas. Inicialmente nosotros habíamos previsto un crecimiento económico entre 4.5% y 5%, pero hemos revisado ya hacia el alza nuestra estimación de crecimiento y creemos que podemos estar creciendo entre 4.7% y 5.2% (en todo el 2017), o sea, estamos revisando nuestras estimaciones hacia el alza. Y por el otro lado, como mencioné, la inflación está en niveles bastante bajos: por los 3.5%. Nosotros habíamos pensado que la inflación en el año iba a estar entre 5.5% y 6.5%. Pero ya a estas alturas podemos hacer una revisión a la baja en las estimaciones de inflación, y creemos que el año finalizará con un rango de entre 3.5% y 4.5%. Entonces, esas son dos indicaciones de que la economía va por buen camino y que podemos terminar el año con buen desempeño. Por otro lado, creemos que podemos finalizar el año con un déficit público de 2.2% del PIB. Eso es perfectamente manejable y financiable. También tenemos un crecimiento de la cobertura de nuestras reservas internacionales a base monetaria, que esperaríamos nosotros que finalice en un nivel de tres, es decir que tres veces sería el nivel de cobertura de nuestras reservas a la base monetaria. Eso garantiza la estabilidad cambiaria.

¿Hay todavía posibilidad de que crezca la inflación por el aumento del petróleo?

El petróleo siempre afecta al sistema de precios. En algunos momentos, el petróleo estuvo a niveles muy altos, pero después bajó considerablemente a finales de 2014, incluso hasta los US$30 por barril. Luego ha venido creciendo lentamente. Actualmente, el precio del petróleo ha estado oscilando entre US$50 y US$55, pero sobre todo porque se produjeron dos huracanes. El huracán Harvey y el huracán Irma vinieron a afectar la producción en la zona del Golfo (de Mexico) y de Estados Unidos. Los indicadores internacionales dicen que esto será transitorio, pero de alguna manera podría tener cierta transmisión en el sistema de precios. No creemos que eso vaya a afectar mucho en este año. Podría ser tal vez incorporado más adelante. Por eso nosotros creemos que podemos finalizar sin mayor problema con una inflación aún baja, porque el precio del petróleo no se vislumbra que vaya a dispararse, al menos con la información existente.

¿Cuáles son las expectativas de las exportaciones del país para el final del año?

Como mencioné, estamos viendo un crecimiento de las exportaciones de 12.3%. El acumulado es un poco más de US$2,700 millones. Eso nos ubica en un rango de entre US$5,200 millones y US$5,400 millones en exportaciones totales, tanto de mercancías como de zona franca.

¿Cómo está a la fecha el sistema financiero nacional?

El sistema financiero nacional está creciendo a buen ritmo. La última información al mes de julio, indica que el crecimiento del crédito fue del 16.4%; y los depósitos repuntaron y ahora están creciendo a un 9%. Lo más importante es que los principales indicadores del sistema financiero, como la adecuación de capital, la solvencia y la mora se encuentran en niveles bien razonables. Una adecuación de capital que está más allá del monto mínimo establecido, que es del 10%, anda alrededor del 13%. Los indicadores de rentabilidad sobre activos, también bastante importantes, mayores del 20%. Y la mora anda alrededor de un 1%. Todos ellos dicen que el sistema financiero se mantiene robusto y además bastante líquido.

¿Sigue Nicaragua teniendo una de las economías más dinámicas de la región?

Efectivamente. Nuestra economía sigue siendo una de las más dinámicas de la región. A la par de Panamá y República Dominicana, somos los que aún mantenemos las mayores tasas de crecimiento, y aun cuando en el mundo se están realizando movimiento hacia el alza en las tasas de producción, la verdad es que la economía nicaragüense va a continuar punteando. Esa es una de las razones por la que nosotros estamos haciendo una actualización hacia el alza de nuestras estimaciones de crecimiento. Al ser una economía que depende mucho del comercio, si el mundo empieza a crecer, entonces Nicaragua también lo hace.

¿Cuáles son los principales riesgos que enfrenta la economía de Nicaragua?

Uno es el precio del petróleo. Siempre ha sido un factor determinante de la cadena productiva, porque representa un alto porcentaje de los costos para las empresas. Si la temporada de huracanes continúa el ritmo que lleva, eso podría poner en peligro la estabilidad de los precios del petróleo, y podría hacer que se disparen. Si se llegara a concretar una restricción fuerte (en la producción del crudo) por parte de los países de la OPEP, que les ha costado bastante (concretar), pero si llegara a ocurrir, el precio del petróleo podría subir. Eso tiene una afectación. Por el otro lado, Estados Unidos ya anunció que van a finalizar su programa de facilitación cuantitativa, al igual que la Unión Europea, y eso podría subir las tasas de interés. No queda la menor duda que un aumento en las tasas de interés internacionales aumentará también la tasa de interés de los créditos internacionales y por lo tanto también podría afectar las tasas de interés de los préstamos internos. Y por último, están también los factores propios del clima. Nicaragua sigue siendo vulnerable a los efectos climatológicos. Aun cuando el invierno ha sido bueno, en las estimaciones de producción que nosotros hemos consensuado con el sector privado, hemos considerado un invierno normal, y eso ha tenido un efecto positivo en la agricultura, pero las lluvias podrían ser o muy fuerte o de otra naturaleza que podrían impactar la producción, y ese es un elemento de riesgo.

Algunos sectores hablan de la posibilidad de que la economía llegue a crecer hasta 8%. ¿cómo sería posible?

Nicaragua, durante los últimos años, ha estado realizando grandes inversiones pública y privada. Se han realizado inversiones tanto del sector privado nacional, como del sector privado extranjero. Si uno revisa las estadísticas, puede ver claramente que ha habido una acumulación importante de capital y esa acumulación de capital precedente siembra las bases para un mayor crecimiento en el futuro. Si la confianza se continúa reafirmando como hasta ahora ha venido ocurriendo, no nos queda la menor duda de que nuestra tasa de crecimiento puede continuar aumentando, a como lo ha venido haciendo durante los últimos años. El reto (de crecer al 8%) efectivamente existe para todos los nicaragüenses y quisiéramos todos crecer a esa tasa. Por eso, en el modelo de diálogo, de alianza y consenso, se revisa todo el trabajo con el sector privado para garantizar que todas las inversiones continúen y podamos realizar esa posibilidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus