Secciones
Multimedia

“El capital humano es más importante que los recursos naturales”

Foto por: Nayira Valenzuela

“Que los jóvenes aprendan a seguir aprendiendo”, sugiere el doctor Noel Ramírez.

Noel Ramírez Sánchez. El expresidente del Banco Central de Nicaragua explica la importancia de que Nicaragua sea uno de los países que más aumenta su nivel de competitividad en Latinoamérica.

“En la educación tenemos un gran camino por recorrer”, afirma el doctor en economía, Noel Ramírez Sánchez, cuando le preguntamos cuáles son las debilidades que debe superar Nicaragua para afianzar su desarrollo económico.

También considera que el país necesita un esfuerzo mayor para facilitar la creación de nuevas empresas y aumentar el flujo de comercio internacional.

El Foro Económico Mundial, en su Índice global de competitividad 2017-2018, revela que Nicaragua ha mejorado 9 posiciones a nivel mundial.  ¿Qué significa eso?

Creo que es una buena noticia y si la analizamos con detenimiento nos brinda las fortalezas y debilidades que enfrentamos en este momento; y ello nos permite seguir fortaleciendo nuestra agenda nacional para también fortalecer el crecimiento económico que hemos estado experimentando. Por ejemplo, el índice nos indica que “el crimen y el robo, la inflación y las regulaciones de moneda extranjera”, no son un problema en la actualidad.

Esto significa que el país es considerado como un país que goza de seguridad personal y que la economía goza de estabilidad monetaria y consecuentemente de estabilidad cambiaria. Por lo tanto, estas serían las tres principales fortalezas que tenemos en la actualidad. Sin embargo, recordemos que la estabilidad monetaria es solo una condición necesaria para el crecimiento económico, que sin ella no hay crecimiento económico, pero la misma no es suficiente para crecer satisfactoriamente.

Siempre lo decimos, la economía es como el cuerpo humano; hoy podes ir al médico y todos tus exámenes están bien, porque te has portado bien, has comido sanamente y has hecho un ejercicio adecuado, además de haber tomado las medicinas para tus enfermedades crónicas, es decir, tus debilidades estructurales. Sin embargo, si al salir del consultorio del médico cambiás tu buen comportamiento, en la próxima consulta tus exámenes ya no serán buenos y estarás padeciendo una serie de problemas de salud que te pueden llevar a la muerte, y para evitarlo tendrás que tomar una serie de medicinas que no serán de tu agrado. Tenemos que seguir portándonos bien para mantener los flujos de cooperación externa y los flujos de inversión extranjera directa, que son, junto con el crecimiento de las exportaciones, los pilares de la estabilidad monetaria y del crecimiento que hoy gozamos. Y esto, sin olvidar que la disciplina fiscal de todo el sector público es la pieza angular de este proceso. Recordemos que sin divisas no hay importaciones y sin importaciones no hay crecimiento económico.

¿Cuáles son las debilidades que Nicaragua necesita superar?

Según  este  estudio,  que se realiza a nivel mundial, nuestras tres principales debilidades serían “la burocracia  gubernamental,  la  corrupción  y  la  inadecuada educación de la fuerza laboral”. En este sentido, las dos primeras debilidades están muy interrelacionadas, ya que, a más burocracia, más posibilidad de corrupción; a mayor discrecionalidad en las facultades que tiene el funcionario público, mayor posibilidad de corrupción.

Desafortunadamente, muchas veces los asesores, para congraciarse con el superior, establecen en las leyes, decretos y reglamentos facultades discrecionales para ministros y presidentes, que más bien son contraproducentes para el sano ejercicio de las tareas de estos altos funcionarios. Siempre recuerdo una anécdota que me contaba mi padre. Una vez asistió a una reunión con el presidente Somoza, en la cual se discutiría una reforma tributaria y el presidente del Congreso para congraciarse con el presidente de la República, le recomendaba que en la ley se le concedieran grandes facultades discrecionales, lo cual enfureció al presidente, ya que según él, esto le crearía grandes presiones y problemas de todo tipo. Por lo tanto, sería interesante que la Presidencia de la República creara una “fuerza de tarea” con el sector privado, para identificar esos problemas burocráticos y ver cómo se pueden empezar a eliminar, sin debilitar la responsabilidad reguladora que el Estado tiene sobre ciertas actividades económicas. Creo que debemos hacer todo lo posible para facilitar la creación de nuevas empresas y el flujo del comercio internacional.

¿Cómo mejorar la educación de la fuerza laboral?

Es importante reconocer que estamos en la era de la “economía del conocimiento” y que ahora el capital humano es mucho más importante que los recursos naturales. Sin una población educada, no podremos siquiera importar tecnología para aumentar nuestra productividad y así acelerar el crecimiento económico. Además, creo que es importante relacionar las conclusiones del índice de competitividad con las conclusiones del estudio recientemente publicado por el Banco Mundial sobre este mismo tema, y en el cual se pone de manifiesto que en la educación tenemos un gran camino por recorrer. Como ya sabemos, debemos priorizar la educación preescolar y de primaria, y especialmente la educación de las mujercitas, por el papel que tendrán que jugar como madres y cabezas de familia. A nuestro juicio, este tipo de inversión es mucho más importante que la salud pública, ya que una población y especialmente una población femenina bien educada es la pieza más importante para gozar de un adecuado nivel de salud pública.

¿Qué requieren aprender más los jóvenes?

La educación debe ser relevante y excelente, pero lo fundamental es que los jóvenes aprendan a seguir aprendiendo, ya que en estos tiempos el conocimiento avanza muy rápidamente y con facilidad nos volvemos obsoletos. Por lo tanto, para que haya excelencia debe haber competencia y para no quedarnos obsoletos, debemos aprender a aprender. Para que haya excelencia, debe haber competencia y para ello deben existir ciertos requisitos que los jóvenes deben cumplir para ser aceptados en las instituciones educativas. A nivel mundial, las mejores universidades son las que poseen las mayores tasas de rechazo, y para que nuestros jóvenes no se vuelvan obsoletos al salir de los centros de educación, deben aprender a aprender, deben desarrollar capacidad de análisis y habilidades para la toma de decisiones. En este sentido, los padres jugamos un papel fundamental, ya que el mensaje para nuestros hijos debe ser: “Hijo, quiero que estudies para que no tengás que trabajar en lo que yo trabajo”, en lugar de decirles, “dejá de estudiar y venite a trabajar conmigo”.