Secciones
Multimedia

Innovación requiere un trabajo conjunto, dice experto chileno

Foto por: Alejandro Sánchez

Juan Pablo Torres, especialista en Administración Estratégica, Innovación y Gestión de Operaciones.

Desarrollo. La innovación en nuevos modelos de productos requiere un ecosistema propicio y una estrategia de largo plazo, dice especialista.

En 2015, Nicaragua invirtió el 0.1% del PIB en investigación de desarrollo. El promedio en el mundo ronda el 2.23%, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

Juan Pablo Torres, especialista en Administración Estratégica, Innovación y Gestión de Operaciones de la Universidad de Chile, indica que, según un estudio en 681 empresas de Latinoamérica, las empresas que tienen procesos estructurados de innovación lo hacen con mayor éxito que las demás.  

Por su comportamiento innovador sobresalen: Chile, Perú, México y Brasil.

“Estas son las rutinas que siguen las empresas a nivel latinoamericano que están  innovando más que el resto: emplean metodologías para buscar nuevas ideas, exploran nuevas ideas, analizan tendencias de mercados y emplean planificación estratégica considerando nuevas oportunidades”, explicó.

El especialista, durante una conferencia en Managua, expuso tres tipos de innovación: adquisición de nuevos  modelos de negocios, que consiste en que una empresa con un giro de negocios determinado decida invertir en otro no relacionado con la actividad inicial; el de diferenciación, que radica en proveer un producto diferente al de la competencia y el de la eficiencia operacional, que implica una innovación en los procesos productivos que incrementen la productividad y disminuyan los costos.

Los nuevos modelos de negocios traerían mayor potencial de crecimiento al país, según Torres, sin embargo, para que esto suceda es necesario crear un ecosistema previamente. Cuando no existe sincronía, afirma el experto, el método de innovación que puede crearse es el de procesos.

“Este tipo de innovación genera mayor potencial de crecimiento al país. El problema es que para que se genere debe haber un ecosistema donde se integren centros  de conocimiento (universidades), el Gobierno y la industria. Si estos tres actores no están conversando es sumamente difícil  lograr el tercer tipo de innovación, y la innovación de productos y servicios se empieza a volver infactible y la que se puede hacer es la innovación de proceso, que trae beneficios de corto plazo, pero el problema de largo plazo persiste”, expuso.

A criterio del experto, el país debe realizar una reflexión con un horizonte de largo plazo  y el sector privado, academia, Gobierno y sociedad civil deben concentrar esfuerzos en un objetivo común para lograr un cambio.

“Yo creo que esto implica una iniciativa súper importante porque combinar visión local con visión exterior, genera reflexión y es lo que debe generar”, afirmó el especialista chileno.

Torres manifestó que no hay un modelo óptimo de innovación, este dependerá de los objetivos y capacidad del país, sin embargo, aseguró que  es preciso integrar  a los sectores del país.

“Hay que tener capital humano, empresas pensando en  eso, un Gobierno fuerte, en conjunto con la sociedad civil. Lo más importante  de todo esto es prototipar, porque no todo funciona y se dan muchas iniciativas, pero hay que probar”.

El expositor estuvo presente en un conversatorio organizado por la Bolsa de Valores de Nicaragua, que pretendía exponer el proceso de transformación productiva.

Al conversatorio también asistió el director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, y 43 representantes de la empresa privada, para debatir sobre la transformación productiva de Nicaragua.

“Estamos promoviendo que se genere  un cambio en la forma en cómo producimos en Nicaragua, cómo hacer nuevos productos y maximizar las posibilidades propias del país, como ampliar la canasta de exportación y mejorar  la productividad”, afirmó.

La transformación productiva requiere inversión, para la adquisición de tecnología y la bolsa de valores se posiciona como una alternativa viable, debido a su capacidad para crear instrumentos financieros con características específicas que solventen las  necesidades de las empresas.

“Somos una plataforma de financiamiento alternativo y nos concentramos en la creación de productos financieros adecuados a la medida de las empresas con distintos tipos de necesidades. Las empresas que se quieren embarcar en estos procesos de transformación productiva, la idea es que consideren a la bolsa como un mecanismo para financiar estos procesos, mediante bonos de largo plazo, procesos de titularización y algunos tipos de acciones, como  generalmente se hace en el exterior”, indicó Gerardo Argüello, gerente general de la Bolsa de Valores.