•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Así como cualquier otro producto, los recipientes de lubricantes para el motor de carros también nos brindan información primordial para el buen funcionamiento de la maquinaria. Los aceites lubricantes sirven como refrigerante, ya que impiden que se eleve la temperatura del motor debido a la fricción, y mantienen así, un índice de viscosidad. Si este índice se mantiene dentro del rango requerido por el motor, nos aseguraremos de una buena protección. Por razones de seguridad y como una medida de ahorro en combustible, el cambio de aceite y de filtro debe ser un hábito de mantenimiento que se debe implementar según corresponda el chequeo en general del vehículo. Esto a la vez ayudará a evitar el desgaste de piezas y futuras sorpresas que puedan suceder con el motor, según el ingeniero mecánico Javier Antonio Díaz García.

Uno de los principales factores que interviene negativamente en la vida útil del aceite es la oxidación, dado que lo degrada elevando su valor de viscosidad. Llegado el momento de realizar un cambio de aceite, que normalmente en la mayoría de los casos se recomienda hacerlo cada 5,000 km o 6 meses, de acuerdo con lo que se cumpla primero, es importante saber cuál aceite comprar y sobre todo por qué lo compramos; y precisamente la explicación de esto se puede definir en la etiqueta del aceite lubricante. 

En la parte delantera del envase, lo primero que se verá será el logo del fabricante y el nombre del producto. Además encontraremos un código y referencias al tipo de lubricante que contiene, es decir, si es mineral o sintético. De acuerdo con Brenda Martínez Cárcamo, especialista y promotora en ventas de aceites lubricantes, las etiquetas de los envases de lubricante para motor presentan información en forma de siglas, números e incluso sellos que proporciona el fabricante a todos los usuarios. La gran clasificación de los aceites se divide en SAE (Sociedad de Ingenieros Automotrices), que hace referencia a los números que determinan la viscosidad del aceite, y API (Instituto Americano del Petróleo), que representa aquellas letras que definen la calidad de los lubricantes.

Viscosidad

Los números en el etiquetado del aceite están relacionados con la viscosidad. Por ejemplo, si en la etiqueta hay un número 5, esto significa que es cinco veces más viscoso que el agua. Este número suele ir acompañado de la letra W (winter) y significa que es un aceite recomendado para el invierno o temperatura fría y que puede trabajar a baja temperatura. A la par, separado por un guion, hay otro número que indica el grosor del lubricante una vez que el motor ha alcanzado la temperatura de 90 grados (índice de viscosidad). Por otro lado, Martínez señala que denominamos a un aceite como multigrado, cuando ha sido diseñado para trabajar en motores que requieren altas temperaturas (+ 100 º), por ejemplo: 10W-30, 15W-50,  5W-30, 10W-40 o 15W-40. Por otro lado, el aceite monogrado se usa para motores que no llegan a los 85 grados.

Una vez explicado lo anterior, de todas las propiedades del aceite, la más importante es la viscosidad, que es la resistencia que ofrecen las moléculas del aceite cuando fluyen. No debe confundirse con el índice de viscosidad, que indica la variación de la viscosidad en función de la temperatura.

La calidad

Las letras en el etiquetado del aceite indican la calidad. Así, la experta explica que un ejemplo es la siguiente nomenclatura: API CJ-4/SM. Una de las etiquetas que debemos tener en cuenta es la denominada “donut” junto a API Service (Categoría de Servicio del Aceite). El símbolo y las letras SM se refiere a que es aplicable tanto para vehículos diésel como gasolina (motores antiguos), y la letra  C se refiere a vehículos de flota comercial, o sea, para flota diésel, y vehículos pesados. La pleca quiere decir que también se aplica en vehículos antiguos que trabajen con gasolina. La calidad viene de (A) a la (Z), los primeros aceites eran A, luego con los avances tecnológicos subieron a un B, y así sucesivamente hasta estar en un J, así que esta última letra supondría la mayor calidad. En este caso, aquí aplicaría la regla: a mayor letra, según el orden alfabético, mayor calidad.

En la parte trasera, encontraremos una zona de especificaciones, en las que aparecen las homologaciones del producto o los niveles. Una homologación implica que el producto cumple con las necesidades del fabricante del vehículo, y que este ha dado su visto bueno, es decir, que ha proporcionado una carta en la que reconoce que el aceite cubre las necesidades del motor. Esta carta se obtiene si el lubricante ha pasado todos los ensayos y las pruebas que la marca del carro exige para cumplir todos sus requisitos para unos motores determinados.

Mitos 

•El aceite negro en la varilla de medida es señal de que está cumpliendo su función, no de que toca cambiarlo.

•Es mucho más precisa la medición de niveles con el motor apagado y frío, pues cuando está prendido y caliente, la mitad del aceite está rodando por otras galerías del motor.

•La viscosidad que más ‘vale’ es la que logra el aceite con el motor caliente, pero el estado de lubricación más crítico se da cuando se pone a andar el motor en la mañana.

•Es imposible medir la viscosidad real con tan solo palpar el aceite que sale en la varilla de medición.

•Un aceite multigrado permite un recambio promedio de entre 6,000 y 8,000 kilómetros en cualquier motor.

•Los motores viejos no requieren exclusivamente aceite monogrado.

•Los aceites no requieren aditivos.

•No es necesario ‘calentar’ el motor en las mañanas para que ‘se lubrique bien’ antes de arrancar.

Infórmese 

¿Qué pasa si el motor tiene exceso de aceite?

Si hay aceite de más, el cigüeñal lo golpea, por lo cual se calienta más de la cuenta y produce espuma, que a la larga son puntos de aire que merman la lubricación por donde pasan en el motor. Si es mucho el exceso, lo empieza a botar por los desfogues. 

¿Existe una referencia universal?

El aceite 20W50 es el más ‘universal’ de todos, aunque lo más aconsejable es utilizar el recomendado por el fabricante.

¿La edad del carro va determinando el tipo de aceite que se debe usar?

Con los multigrados, no. Estos se adaptan a todas las necesidades mecánicas y cronológicas del motor.

¿Se pueden mezclar aceites?

Sí, pero no es lo recomendable. Lo mejor es recurrir a lo que ordena el fabricante del vehículo y no ‘improvisar’ porque tal marca o tal otra o esta referencia o aquella son mejores. Hay que decir, sin embargo, que todos los aceites de marcas conocidas cumplen normas internacionales que los hacen perfectamente compatibles. 

¿Es cierto que requieren aditivos para que sean más eficientes?

No. El aceite trae sus propios aditivos que cumplen funciones específicas dentro del motor. Y si se topa con uno que no es compatible con el lubricante que está usando, puede incluso dañar la máquina.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus