•   Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dio ayer a Reino Unido hasta “principios de diciembre a más tardar” para avanzar en la primera fase de las negociaciones del brexit, para poder pasar a discutir la futura relación como reclama Londres.

“Para evitar ambiguëdades sobre nuestro calendario, le dejé claro a la primera ministra (británica Theresa) May” que los avances en las prioridades del divorcio deben realizarse “a principios de diciembre a más tardar”, dijo Tusk al término de una cumbre en Gotemburgo.

Sus declaraciones reflejan la exasperación de los europeos ante la falta de precisiones de su socio británico en estas negociaciones, máxime cuando el tiempo apremia para lograr una salida “ordenada” -como la UE quiere- de Reino Unido el 29 de marzo de 2019.

La UE quiere progresos suficientes en la cuestión financiera sobre los compromisos adquiridos por Londres como socio, así como en la situación de sus ciudadanos en Reino Unido y de la frontera en la isla de Irlanda tras el brexit, para pasar a la segunda fase.

“Estuvimos de acuerdo en que (...) deberemos ir juntos hacia ese momento cuando se podrán declarar estos progresos suficientes”, dijo por su parte May al término de la cumbre, en cuyos márgenes se reunió con Tusk. Ambos acordaron hablar de nuevo el próximo viernes.

Al término de la última ronda de negociación la semana pasada, el negociador europeo, Michel Barnier, había dado de plazo a Londres para que precisara su posición sobre la factura del brexit para finales de noviembre.

Factura e Irlanda

A orillas del estrecho de Kattegat, en el Mar del Norte sueco, la mandataria británica desplegó en un frío y soleado viernes de otoño su diplomacia en reuniones con sus homólogos de Irlanda, Polonia, Suecia y Francia.

Theresa May reiteró su voluntad de respetar los compromisos financieros de su país con sus 27 socios, si bien su par sueco, Stefan Löfven, la urgió a “aclarar qué quiere decir con la responsabilidad financiera”.

Los europeos consideran que el monto a abonar por Reino Unido podría rondar los 60,000 millones de euros (71,000 millones de dólares). Según los medios británicos, May podría duplicar su oferta de 20,000 millones para intentar sortear los escollos de la negociación.

El irlandés Leo Varadkar, cuyo país está en primera línea del brexit, estimó que era “realmente posible” llegar a los avances necesarios en diciembre, aunque amenazó con bloquear el avance sin garantías por “escrito” de que no habrá una “frontera dura” entre su país y la británica Irlanda del Norte.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus