•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Costa Rica paga los salarios mínimos más altos de Centroamérica y Nicaragua los más bajos, según los ministerios del trabajo de cada país.

Los códigos del trabajo de la región coinciden en la conceptualización de salario mínimo: Es la remuneración mínima que el trabajador debe percibir por los servicios prestados durante la jornada de trabajo, de tal forma que permita cubrir las necesidades básicas de un jefe de familia.

En Guatemala, el Ministerio del Trabajo clasifica al salario mínimo en tres grupos: agrícola, no agrícola y de exportaciones y maquila

En el caso de Costa Rica, el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social (MTSS) lo hace según la  ocupación específica y el nivel de calificación del trabajador.

Nicaragua, por su parte, divide los salarios mínimos con base al indicador internacional Clasificador Uniforme de Actividad Económica (Cuaen).

Honduras, además de clasificarlo según la actividad económica, especifica los salarios mínimos según la cantidad de trabajadores; y El Salvador hace una clasificación similar, aunque desagrega a un mayor nivel el sector agrícola.

En Guatemala, El Salvador y Costa Rica ajustan los salarios mínimos anualmente. En el caso de Costa Rica, en años anteriores lo pactaban de forma semestral. Honduras fijó en enero de este año los ajustes a realizarse en 2017  y 2018.

En Nicaragua la Comisión Nacional del Salario Mínimo (CNSM), conformada por  sindicalistas, representantes de la empresa privada y el Gobierno establecen un incremento salarial anual, que va de marzo de un año a febrero del siguiente año. El aumento se desglosa en partes iguales y se aplica cada seis meses.

Costa Rica

 

Conforme al tipo de cambio del 16 de noviembre de este año, el salario mínimo más bajo de Costa Rica alcanzó los US$518.54 y es devengado por los trabajadores no calificados, mientras que el más bajo de Nicaragua es de US$123.3, correspondiente a la remuneración de los trabajadores del sector agropecuario.

El aumento salarial de los costarricenses este año fue de 1.14%, un incremento similar al de 2016 (1.17%), pero menor al de 2015 (2.95%), según estadísticas del MTSS.

Mientras tanto en Guatemala, el salario mínimo más bajo lo devengan los colaboradores del sector exportador y de maquilas y es de US$364.3.

En ese país, en la más reciente negociación el sector agrícola y el no agrícola, experimentaron una mejora en sus salarios mínimos de 5.32%, mientras que el sector exportador y maquilas logró un incremento de 5.26%.

El sector agrícola es el que recibe la paga mínima más baja en Honduras y El Salvador con US$297.91 y US$200, respectivamente.
Los salarios mínimos de los hondureños registraron mejoras de entre 3.3% y 6% este año.

Nicaragua

En Nicaragua, este año todos los sectores tuvieron un incremento en el salario mínimo de 8.25%. El primer ajuste, de 4.125%  se efectuó en marzo y el segundo se aplicó a partir del primero de agosto. Las empresas de zona franca realizaron un solo incremento anual del 8%, el cual entró en vigor desde marzo.

Según las actas de la CNSM, publicadas en el sitio web del Ministerio del Trabajo (Mitrab), entre 2013 y 2017 el incremento más grande de salario mínimo en Nicaragua se realizó en 2015, al registrar una mejora equivalente al 10.98% en todos los sectores, con excepción del agropecuario que aumentó  11.48% y el de las pymes, 9.8%. El de las empresas de zona franca se incrementó en 8%.

Según el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), desde septiembre de 2007 hasta enero de 2017, el salario mínimo se ha incrementado en 214%, mientras que la canasta básica lo ha hecho en 76%, “es decir, que el salario mínimo para los trabajadores en la formalidad se ha incrementado 2.8 veces en relación al incremento de la canasta básica”, manifestó José Adán Aguerri, presidente de la cúpula empresarial en un editorial, el 21 de febrero de este año.

Asimismo, el Cosep refirió en ese entonces que en los últimos ocho años, el empleo formal se incrementó un 74%, según las cifras oficiales, “pasando de 493,000 asegurados en 2008 a 857,000 en 2016”. Actualmente ha ascendido a 918,668 a septiembre último.

La cúpula empresarial ha defendido que en los objetivos del sector privado en las negociaciones del salario mínimo “han sido, en primer lugar, mantener el empleo formal existente protegiendo el poder adquisitivo de los trabajadores; y, en segundo lugar, estimular la generación de más fuentes de empleos formales a través de fomentar y promover la creación de nuevas empresas nacionales y extranjeras”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus