Secciones
Multimedia

Cargill invierte en planta procesadora de alimentos para camarones

Foto por: Alejandro Sánchez

Alexander Trujillo, Gerente de la Línea de Alimento para Camarón en Nicaragua.

Ahorro. La Planta de Alimentos Balanceados ahora cuenta con nuevas tecnologías para una mayor capacidad de alimentos especializados para camarón, sustituyendo las importaciones.

Nicaragua cuenta con la primera planta procesadora de alimentos balanceados para camarones de clase mundial ubicada en Los Sabogales, Masaya, gracias a una importante inversión que realizó Cargill en su división de Aqua Nutrition.

“La Planta de Alimentos Balanceados, que ahora cuenta con nuevas instalaciones y tecnología, proveerá al país con mayor capacidad de producción de estos alimentos especializados, lo que a su vez generará un ahorro en divisas al país ya que no habrá necesidad de importar este producto”, explicó Alexander Trujillo,  gerente de la Línea de Alimento para Camarón en Nicaragua.

“El mercado exige que la alimentación se fabrique en diferentes tamaños de partículas y dietas especializadas, por tal razón se creó el Proyecto Palmeiras, para mejorar la capacidad de producción y la calidad del alimento, logrando captar el potencial del mercado de Nicaragua”, destacó  Trujillo; quien a su vez explicó que la nueva planta permite una mayor agilidad para atender las necesidades de los clientes y esto se traduce en una entrega de alimento fresco en el tiempo requerido.  

Emilio Baltodano, gerente general de Camarones del Pacífico (Campa S.A.), cliente de Cargill, comentó que “entre cliente y suplidor la comunicación y la seguridad son muy importantes, porque estos animales se mueren en tres días si no comen. También hemos ahorrado en días, económicamente necesitamos manejar menos inventarios que cuando importábamos, es un manejo financieramente mejor”.

Agilidad y Seguridad

“Somos una compañía global, con amplia experticia en nutrición animal y presencia local. Tenemos soluciones nutricionales de clase mundial y esto nos diferencia”,  indicó el gerente de la Línea de Alimento para Camarón en Nicaragua.

Según el Plan de Producción, Consumo y Comercio 2017-2018 del Banco Central de Nicaragua (BCN), en las exportaciones de camarón se estima una proyección de 61.4 millones de libras equivalentes a US$250.5 millones, con un crecimiento del 0.6% en volumen y 1.0% en valor. Ante esta situación, Cargill se apalanca en su experticia nutricional y en el incremento en la capacidad de producción para un mayor crecimiento, supliendo a las principales camaroneras de Nicaragua.

Nicaragua líder en Acuacultura

En tanto Hugo Vázquez, director comercial de Acuacultura Latam Norte, destacó que Nicaragua es un país muy importante en materia de acuacultura. “Desde hace algunos años Cargill, a través de los productos comercializados bajo nuestra marca Purina, ha venido apoyando a la industria acuícola con una oferta de valor agregado que se caracteriza por la experticia y tecnología en nutrición que está detrás de cada uno de los programas de alimentación y del alimento balanceado que elaboramos”.

Asimismo, Vázquez compartió que el Proyecto Palmeiras tiene como único eje la producción de alimento para camarón, esto significa que Cargill a través de esta inversión se focaliza 100% en las necesidades de sus clientes, ayudando a generar un impacto positivo en la industria a través del entendimiento de los ambientes de cultivo y nutrición adaptable a cada región, respaldada por una sólida cadena de suministro.

“Los planes estratégicos para el crecimiento en la región incluyen inversiones para incrementar capacidad de producción de nuestras plantas, fortalecimiento de la estructura comercial y un agudo enfoque en el conocimiento de las necesidades y tendencias del mercado  para brindarles  una solución que se ajuste perfectamente a los requerimientos de clientes y consumidores”, dijo.

En Centroamérica, la acuacultura, a través del cultivo de camarones y la producción de tilapia, desempeña un rol importante en la seguridad alimentaria de la región y representa un sector con muchas oportunidades de cara a los mercados internacionales. 

Para el gerente general de Camarones del Pacífico (Campa S.A.), el hecho de que Cargill haya decidido invertir en esta planta es muy importante porque “se trata de una empresa de mucho prestigio, que cuenta con estudios de investigación serios. Por otra parte, para nosotros es muy conveniente, el alimento nos ha respondido y sobre todo el servicio, nosotros estamos muy satisfechos porque ha habido situaciones complicadas en que ha sido difícil transportar el alimento internamente en el país y teniendo una planta aquí nunca nos hemos quedado sin alimento”. 

La empresa Campa S.A., que representa Baltodano, inició operaciones desde 1993, es pionera en la industria camaronera en el país. Exporta a Europa, Asia, Taiwán, EE. UU., España y Francia generando alrededor de 11 millones de dólares al año y con una producción de 2,000 toneladas de camarón de cultivo anualmente.

Hernaldo Parrales, gerente general del Grupo Corporativo Farallones y cliente de Cargill, comentó que anteriormente el proceso de abastecimiento de alimento era muy complejo porque “teníamos que pedir el producto a Ecuador, eran muchos días de tránsito y de logística que si no se preveía a tiempo podía generar pérdidas”.

Cargill apuesta por Nicaragua

La nueva planta se suma a las inversiones globales de Cargill, empresa que desde el año 2,000 invierte en Nicaragua, tales como la construcción del Centro de Logística y Distribución que se inauguró en diciembre de 2015 con una inversión de US$50 millones. 

También las mejoras y modernización de la Planta de Balanceados de Chinandega por US$6.5 millones; la construcción de Granja Maderas ubicada en el km 48 C. Norte y cuyo monto fue de US$2.5 millones; la edificación de una nueva planta de faenamiento de aves por US$40 millones.

La visión de Cargill para los próximos años en la región es seguir apoyando el desarrollo de los sectores alimentarios para personas y especies animales extensivas, colaborando estrechamente con sus clientes, consumidores; comunidades y gobiernos ayudando a aplicar sus conocimientos de más de 150 años de experiencia. “Nuestros asociados están comprometidos con la idea de proveer alimentos y servicios de una forma responsable, sostenible ambientalmente, y a mejorar las comunidades en las que vivimos y trabajamos”, puntualizó Alfredo Vélez, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Cargill Nicaragua.