•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes que Cristina Jiménez, de aproximadamente setenta años, se pasara a su nuevo hogar, vivía en una casa “minifalda de madera” y tenía que ir en busca de agua, cuidar de su mamá de 90 años y un hijo discapacitado. Un horno rústico era el “machete” donde hacía unas rosquillas muy apetecidas en la zona, sin embargo emigró voluntariamente hacia el nuevo residencial Jabalí Antena, siempre en Santo Domingo, Chontales, donde la empresa minera B2Gold ejecuta un proyecto de reasentamiento para familias que confluyen en la zona de interés industrial de la empresa canadiense.

Óscar Aguilar, coordinador del Proyecto Jabalí Antena, explicó que este reasentamiento obedece a que B2Gold ejecutará un proyecto de explotación minera cerca donde vivían 35 propietarios de vivienda y nueve propietarios de lotes, pero aclaró que “estas familias no estaban en el área de explotación sino en la periferia”.

Jabalí Antena contempla la construcción de 60 viviendas dotadas de energía eléctrica, agua potable las 24 horas del día, de calidad, cantidad y continuidad, construcción de calles, andenes, con un sistema de construcción que supera en gran medida el que tenían antes.

“Se construirán 60, lo que significa que el padre que habitaba con dos o tres núcleos en su vivienda, su compensación recibida contempla que hereden bienes a sus hijos, entonces este proyecto está contribuyendo a ordenar las familias”, indicó Aguilar.

“Un dato interesante es que dentro de los 44 propietarios, nosotros hicimos un estudio de impacto social y nos encontramos con personas de la tercera edad con discapacidad y este proyecto piensa hasta en esos detalles. En aquellas viviendas donde hay personas con discapacidad la hemos dotado con una rampa de acceso, pero además en los baños le hemos colocado una barra para que se afiancen mientras se duchan o utilizan el baño”, aseguró Aguilar.

Pero los beneficios no solamente quedan a nivel de construcción. B2Gold diseñó el programa “Restitución de medios de vida”, que contempla un paquete de compensación que excede su medio de subsistencia. Doña Cristina compartió que bajo este programa de restitución “ahora cuento con un horno industrial y uno hecho de barro de mejor calidad, tengo refrigeradora, freezer, un mesón que no lo tenía, una hermosa casa y un negocio que viene prosperando porque ahora, además de rosquillas vendo cuajada, crema, refrescos y lo mejor, estoy cerca de la calle principal”, refirió contenta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus