•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Hasta hace 61 años las nicaragüenses no podían ejercer su derecho al voto, fue gracias a la lucha de un grupo de mujeres en las que destaca el nombre de Josefa Toledo de Aguerri, que el  3 de febrero de 1957 las mujeres de Nicaragua pudieron votar por primera vez.

Según el historiador Bayardo Cuadra la aprobación del voto femenino en el país fue el resultado de una lucha por parte de las mujeres, que inició en los años 40 como una protesta ante el apresamiento y asesinato de sus hijos, estudiantes y jóvenes durante el gobierno de Anastasio Somoza García.

Una reforma a la Constitución de 1950 concedió a las mujeres el derecho de elegir al Presidente de la República a través de un decreto publicado el 21 de abril de 1955 durante el gobierno de Somoza García, cabe destacar que en esta época la Constitución establecía que las mujeres podían optar a cargos públicos pero no elegirlos.

Antes de la reforma, el artículo 33 de la Constitución Política de Nicaragua, inciso dos,  establecía: “La mujer ejercerá el sufragio activo de acuerdo con la ley que se dicte sobre la materia, con el voto de las dos terceras partes de la totalidad de cada Cámara”.

LA REFORMA

Para esta época la ley que se había dictado era un Decreto Legislativo publicado y aprobado el 15 de abril de 1950, el cual establecía que se convocaba solamente a “los nicaragüenses varones” a elecciones generales de presidente de la república y representantes de una Asamblea Nacional Constituyente.

La reforma parcial a la Constitución Política aprobada el 14 de agosto de 154 y publicada el 21 de abril de 1955 suprimió el inciso dos del artículo 33 de la constitución de 1950. Léase textualmente: El inciso 2) del artículo 33, se leerá así: “Votar en las elecciones populares”, lo que significa que a partir de este momento las mujeres podían ejercer su derecho al voto.

Las mujeres nicaragüenses votaron 64 años después que lo hicieron los hombres. En 1893 durante el gobierno de José Santos Zelaya se aprobó en Nicaragua por primera vez el sufragio directo y secreto, pero solo podrían votar los varones.

El voto femenino fue aprobado por en Nueva Zelanda en 1893, seguido por Australia en 1902. En Nicaragua surge por una petición hecha por Josefa Toledo ante la Asamblea Constituyente para reclamar los “Derechos de la Mujer como Ciudadana de la República” y que luego fue aprobado por una reforma constitucional a través del Pacto entre Somoza García y el General Emiliano Chamorro, que se le denominó de “los generales”.

LA INFLUENCIA DE CHEPITA TOLEDO

La profesora Josefa Toledo, mejor conocida como “Chepita Toledo”, fue quien lideró en Nicaragua la lucha por el voto femenino, fue la primera mujer nicaragüense que ocupó el cargo de Directora General de Instrucción Pública y es considerada la precursora del movimiento feminista en Nicaragua.

Magdalena Úbeda de Rodríguez, Angélica Balladares de Argüello, María A. Gámez, hija del historiador José Dolores Gámez, y María Cristina Zapata Malais, fueron  mujeres que también destacaron en la historia de la lucha por el voto femenino en Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus