Habitantes del barrio Madrigales Sur sufren fuga de amoníaco de una fábrica capitalina

Publicado 16, 04.2017

¡Corran, corran, corran! Escucharon algunos habitantes del barrio Madrigales Sur, al tiempo que empezaban a sentir un olor penetrante propagándose rápidamente en el ambiente. Los gritos provenían de trabajadores de la planta procesadora de alimentos del conglomerado Cargill, quienes desde una malla amarilla que colinda con las viviendas vecinas a la fábrica, daban la voz de alarma a adultos y niños de la comunidad.