20 de mayo de 2012 | 00:00:02


El dolor que proviene de la columna cervical

Nicaragua | elnuevodiario.com.ni

Conozca sobre la Cervicobraquialgia y cómo tratarla


Cervicobraquialgia, es el dolor proveniente de la columna cervical que se extiende al hombro, escápula, brazos y en ocasiones a la región anterior del tórax

Dr. Francisco Rodríguez Especialista en fisiatría y rehabilitación | Especiales

Conozca sobre la Cervicobraquialgia y cómo tratarla


comentar

Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

La columna cervical es la porción más alta de la columna vertebral, que se sitúa en el cuello permitiendo movilidad. Está formada por siete vértebras C1 a C7 y son las más pequeñas de la columna. La anatomía funcional de la columna cervical es extraordinariamente compleja y está integrada no solo por vértebras sino también cápsulas, ligamentos, tendones, músculos, filetes nerviosos, etc. Todos ellos posibles generadores de dolor.

Cervicobraquialgia, es el dolor proveniente de la columna cervical que se extiende al hombro, escápula, brazos y en ocasiones a la región anterior del tórax, producido por una compresión de los nervios que parten de la columna cervical y se dirigen a los brazos.

Las causas más frecuentes que pueden provocar una cervicobraquialgia son:

Traumáticas: luxaciones, fracturas, esquinces o desgarros musculares

Inflamatorias: en las enfermedades reumáticas, herpes zoster, etc.

Degenerativas: artrosis, hernias discales.

Tumorales: mieloma, osteoma, etc.

Infecciosas: tuberculosis, empiema cervical, etc.

Psicológicas: estados tensos agudos como ansiedad o depresión.

Sintomatología

La cervicobraquialgia se caracteriza por dolor en la parte posterior del cuello, irradiado a los brazos, en ocasiones a la escápula, puede ser unilateral o bilateral; se acompaña de trastornos de sensibilidad, debilidad muscular, sensaciones de calambres, quemaduras, entumecimiento, ardor, frialdad que se extiende hasta las manos, además el paciente sufre dolor de cabeza, limitación a los movimientos del cuello y contractura muscular.

Toda esta sintomatología aumenta cuando el paciente mantiene posiciones inadecuadas durante el sueño, la lectura o en el trabajo. Además, por fatiga, trabajo excesivo sin descanso, de gran esfuerzo físico y psíquico; estados tensos y mantenidos.

Exploraciones complementarias

• Radiografía de columna cervical AP y lateral: es la principal prueba para descartar lesiones óseas e inestabilidad.

• TAC: indicado en casos de origen traumático.

• RMN: exploración más útil en caso de lesión de partes blandas (músculo-ligamentosa, discal, radicular).

• Electromiografía: prueba para determinar si hay compresión radicular.

Tratamiento

Uso de collarín cervical las primeras dos semanas o hasta que los síntomas disminuyan. La administración de los medicamentos antiinflamatorios o analgésicos deben ser bajo indicación médica, conociendo el paciente que la función principal de estos medicamentos es disminuir el cuadro de dolor.

La indicación de fisioterapia, se comenzará cuando vaya disminuyendo el cuadro de dolor cervical.

Las recomendaciones:

• Higiene postural con indicación de cambio en el estilo de vida.

• Alivio del dolor, utilizando en los primeros 5 a 7 días hielo, continuando con calor superficial, ultrasonido terapéutico, terapia laser, electroterapia analgésica y masoterapia.

• Reeducación muscular, mediante kinesiología y gimnasia correctiva.

Indicación de técnicas ergonómicas para el trabajo y el hogar.

Un implante en el cerebro capta la energía eléctrica de sus pensamientos

La integración entre el ser humano y las máquinas en su sentido más estricto continúa dando sus frutos. El último de ellos, que dos personas, después de pasar años con las extremidades paralizadas por sendos ictus, hayan conseguido beber por primera vez sin ayuda. Para ello han movido un brazo mecánico gracias a la electricidad producida por su cerebro mientras pensaban en cómo realizar la tarea. Es el último avance en este campo, y lo publica la revista Nature.

La idea lleva años en proceso de perfeccionamiento. Y se basa en que la actividad cerebral obedece a una sucesión de impulsos de naturaleza eléctrica, que llegan a los músculos transmitidas por los nervios, que son el cableado del cuerpo humano. Pero en las personas del experimento esta conexión no funciona, por lo que ha habido que ir a buscar la información a su origen: la parte de la corteza cerebral donde las ideas de movilidad tridimensional se forman. El trabajo ha sido financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Sigue en proceso

El objetivo final -y aún a muy largo plazo- es construir una interfaz cerebro-computador. La clave está en un dispositivo de silicio del tamaño de una pequeña pastilla que se inserta en el córtex motor del cerebro del voluntario. Este receptor contiene un centenar de diminutos electrodos del grosor de un pelo, que captan las señales eléctricas que produce el cerebro cuando el paciente piensa en una acción concreta. La información se traslada hasta un receptor donde un programa de computador lo traduce en órdenes para el brazo artificial.

El nombre del proyecto lo dice todo: Braingate, puerta del cerebro en inglés. Así han conseguido los voluntarios agarrar una botella y llevársela a la boca. Los beneficiarios del ensayo han sido una mujer de 58 años, paralizada por un ictus cerebral en 1996, y un hombre de 66, en la misma condición desde 2006. Ambos tuvieron que pasar un duro entrenamiento. Porque gran parte del trabajo no es de las máquinas, sino de ellos. Para que el delicado dispositivo pueda traducir los impulsos nerviosos, los voluntarios han tenido que aprender a pensar de una manera muy sistemática. Una distracción puede hacer que la lectura que hace la máquina sea errónea.

Este proceso, junto con su precio, es el que hace que el sistema sea, de momento, poco aplicable de una manera generalizada. Cada uno de los voluntarios necesitó meses de entrenamiento acompañado por un experto que ayudó a calibrar el aparato. Empezaron manipulando objetos de espuma, para luego pasar a otros rígidos.

El proyecto Braingate no es nuevo. Empezó en 2004 animado por el gobierno de Estados Unidos, que vio en este tipo de desarrollos una manera de ayudar a los soldados que volvían mutilados del frente. Pero la idea original ya tuvo un primer éxito cuando otra compañía consiguió, en 1998, que personas paralizadas movieran el cursor de un ordenador con el cerebro. La gran diferencia es que ahora se trata de movimientos mucho más complejos y tridimensionales, frente al de arriba-abajo y derecha-izquierda con el que se empezó.

El sistema tiene indudables aplicaciones, pero los propios autores admiten que no es la solución definitiva para personas paralizadas. En ese caso, lo que se está intentando es conectar las señales que son capaces de producir, sea a nivel de un nervio o del cerebro, con los músculos correspondientes. Así se evitará depender de dispositivos como el brazo artificial. En cualquier caso, son proyectos a largo plazo.


Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en Especiales




Lo más popular



Lo más comentado

Matones de cambista con trayectoria criminal

elnuevodiario.com.ni |

La Fiscalía acusó ayer en el Juzgado Séptimo de Distrito Penal de Audiencia de la capital, a...

22 Comentarios

Los huérfanos de los accidentes de tránsito

elnuevodiario.com.ni |

“Mi mamá me dijo que cuidara a mi hermano, que no dejara que le pegaran. Ella estaba llorando y yo...

8 Comentarios

Un millón de cédulas por vencer

elnuevodiario.com.ni |

Más de 1 millón de nicaragüenses tendrán que renovar su cédula de identidad tras el...

7 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700