23 de septiembre de 2012 | 00:00:07


Elecciones EU

Estados Unidos | The New York Times

Cómo eligen a su presidente los estadounidenses


Cada uno de los 50 estados y Washington, D.C., el distrito que es la capital del país, tiene asignado un número de “votos electorales” más o menos basado en su población

Sarah Wheaton | Especiales

Cómo eligen a  su presidente  los estadounidenses


comentar

Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

El día de la elección, el 6 de noviembre, el proceso casi permanente de recaudación de fondos, estrechar manos y pronunciar discursos hace una breve pausa mientras los estadounidenses votan por su próximo líder.

Entre el día que un aspirante a candidato establece un “comité exploratorio” para considerar su postulación a la presidencia, a principios del año anterior a la elección, y el momento en que se cierra la última casilla, el ciudadano participa en la cronología de eventos que constituye el proceso electoral de Estados Unidos.

Solo después de haber derrotado a otros miembros de su propio partido en una serie de contiendas primarias estatales, que empiezan en enero y suelen prolongarse hasta la primavera, el retador puede concentrar su atención en el ocupante de la Casa Blanca. Por lo general, ese candidato les pregunta a los votantes “¿Están mejor que hace cuatro años?” El presidente en funciones les pregunta: “No es posible que quieran a ese tipo, ¿verdad?”.

Los candidatos

Este año, la elección que antes parecía ser un referendo sobre la capacidad del presidente Barack Obama para crear empleos y enderezar la economía, ahora se ha convertido -en gran parte debido a que Mitt Romney eligió como compañero de fórmula a Paul D. Ryan, un conservador fiscal de línea dura- en una opción muy definida entre dos visiones muy diferentes: Obama promueve al gobierno como herramienta para mejorar la vida de la gente, mientras que, para Romney, el gobierno sofoca la prosperidad y la libertad.

La estrategia: ganar el Colegio Electoral

Cuando los candidatos hacen sus calendarios de campaña y piensan en comprar publicidad, no se interesan en muchas de las áreas más populosas. Eso es porque la elección presidencial no está determinada por el total del voto popular, sino por el Colegio Electoral.

Cada uno de los 50 estados y Washington, D.C., el distrito que es la capital del país, tiene asignado un número de “votos electorales” más o menos basado en su población. Con muy pocas excepciones, el ganador en un estado determinado se lleva todos los votos de ese estado, sin importar el margen de victoria. Para ganar se necesitan por lo menos 270 de los 538 votos electorales.

El Colegio Electoral quedó establecido en la Constitución como un compromiso entre los estados grandes y pequeños, cuando el tamaño y los valores del país eran muy diferentes (las mujeres no votaban, los negros eran esclavos y la desconfianza de los padres fundadores hacia los analfabetas chocaba con los ideales filosóficos sobre democracia). Sería difícil cambiar el sistema, pues es parte de la Constitución.

California es el estado con mayor número de votos electorales: 55. Es seguro que Obama los obtendrá todos, así que ninguna de las dos campañas se interesa por California. En cambio, prodigan sus atenciones a Nueva Hampshire, cortejando sus cuatro votos.

Las convenciones

Las convenciones son eventos en gran parte escenificados en los que se designa oficialmente al candidato de cada partido. El partido también puede presentar a sus estrellas en ascenso y elaborar sus plataformas o agendas políticas. Los analistas buscan indicios de discordia o de decaimiento del entusiasmo.

Florida es el mayor de los “estados indecisos”: aquellos estados cuyos resultados pueden favorecer a cualquiera de los dos candidatos la noche de las elecciones. No es casualidad que los republicanos hayan celebrado ahí su convención, durante cuatro días, a partir del 27 de agosto. Los demócratas se reunieron en Charlotte, Carolina del Norte, la semana siguiente.

Los debates: conversaciones y sorpresas de otoño

Los candidatos se enfrentan cara a cara en tres debates en octubre, que se transmiten por televisión y se celebran con público. Los candidatos usan estos foros públicos para superar uno al otro en seriedad y comprensión de los temas que más les importan a los ciudadanos; este año, algunas de esas cuestiones son la economía, el sistema de salud y la amenaza de Irán. En uno de los debates, el público hace preguntas, lo cual pone a prueba la capacidad de los candidatos de comunicarse con los electores.

La tasa mensual de desempleo se anuncia el primer viernes de cada mes, así que las cifras de octubre se darán a conocer el dos de noviembre. Aun el desplazamiento más ligero, hacia arriba o hacia abajo, influirá en el curso de las cosas en el último fin de semana de la campaña.

Ha habido cambios en las leyes que ahora permiten que grupos no afiliados ni con los partidos ni con los candidatos recauden una cantidad prácticamente ilimitada de dinero, en muchos casos de donadores anónimos. ¿Los dólares significan votos o los anuncios saturados con ataques simplemente se anulan mutuamente? El lugar y los efectos del dinero en las campañas será materia de debate mucho tiempo después de que se haya contado la última boleta.

En los 50 estados se permite la votación anticipada, lo que significa enviar las boletas por correo o abrir de hecho las casillas para que la gente acuda a votar en persona. Las fechas y las reglas varían considerablemente de un estado a otro: Carolina del Norte acepta boletas en ausencia a partir del 6 de septiembre, pero Pennsylvania empieza a recibirlas el 23 de octubre.

La votación y el ganador es...

La mayoría de los estadounidenses votan el 6 de noviembre con una boleta en secreto.

El proceso varía mucho. La mayoría de los votantes acuden a iglesias, escuelas y otros lugares públicos para emitir su boleta, ya sea en una pantalla táctil de computadora, con escudriñador óptico, tarjeta perforada u otros métodos. En el estado de Oregon solo se permite el voto por correo.

Los ciudadanos estadounidenses pueden empezar a votar a los 18 años, aunque cada estado tiene sus propias reglas sobre el empadronamiento, sobre el derecho a votar de los delincuentes y el tipo de identificación que se requiere en las casillas.

La noche de las elecciones de hecho es una tarde de mucho entretenimiento para los aficionados a la política. El horario de votación varía de un estado a otro, si bien las casillas por lo general abren unas horas antes del inicio tradicional de la jornada laboral a las 9 de la mañana y cierran horas después de las 5 de la tarde, cuando concluye el horario típico de trabajo. Los Estados Unidos continentales abarcan cuatro zonas horarias, por lo que los resultados se van dando a cuentagotas a lo largo de varias horas. Los funcionarios electorales locales cuentan las boletas mientras los medios informativos “proyectan” poco a poco al ganador en cada estado, basándose en las “encuestas de salida”, en las que se pregunta a la gente que votó, en el conteo de los votos anticipados y en las corazonadas de los expertos en política. El primer candidato que acumule 270 votos electorales gana.

Los funcionarios electorales pueden necesitar varias semanas para “certificar” el total de votos, pero generalmente el ganador es evidente desde la noche de la elección (la del año 2000 fue una excepción patente). El perdedor por lo general llama a su rival para felicitarlo y después pronuncia un discurso en el que acepta su derrota y agradece a sus colaboradores y simpatizantes. El discurso del ganador generalmente hace énfasis en la unidad nacional, después de una enconada temporada de campañas.

En 2008 votaron casi 133 millones de estadounidenses, lo que representa 62.2 por ciento del electorado, una cifra récord. Asimismo, una alta participación en este año podría ser un signo de que el movimiento que creó el presidente Barack Obama hace cuatro años sigue siendo fuerte; una participación baja sería una ventaja para Romney.


Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en Especiales




Lo más popular



Lo más comentado

Mayorga, increíble

elnuevodiario.com.ni |

La entrada al Puerto “Salvador Allende” es gratis hoy, pero eso es lo que menos importa. Ricardo Mayorga,...

9 Comentarios

Cédulas costarán 100 córdobas

elnuevodiario.com.ni |

Las cédulas de identidad costarán C$100, tras una reforma que ayer aprobaron los diputados, a la Ley de...

6 Comentarios

Raúl Castro dice que lucha para el fin del bloqueo EEUU será larga y difícil

elnuevodiario.com.ni |

El presidente de Cuba, Raúl Castro, advirtió hoy de que la "lucha" para acabar con el bloqueo de...

6 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700