•   El Viejo, Chinandega  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua celebra 450 años de devoción mariana. Con la llegada al municipio de El Viejo de la Virgen del Trono comenzaron a tejerse los indisolubles lazos que existen entre el pueblo nicaragüense y la Purísima Concepción de María.

En los archivos históricos católicos se afirma que la adorada Patrona de Nicaragua eligió hacer morada en estas tierras y hasta sacudió los mares para impedir ser trasladada a otro sitio.

Los hechos se remontan a 1562, cuando la Virgen era traslada en una embarcación procedente de España hacia el virreinato de Perú por Pedro Zepeda de Ahumada - hermano de Santa Teresa de Ávila- y una fuerte tormenta lo obligó a detenerse en el antiguo Puerto de Posesión de El Realejo.

Zepeda de Ahumada cayó enfermo de malaria y al recuperarse retomó su ruta e intentó llevarla consigo. En tres ocasiones fuertes tempestades lo obligaron a regresar, algo que entendió como señal de que la Virgen había decidido quedarse.

Entonces se dirigió a Chamulpán o Villa de la Concepción de El Viejo y entregó la valiosa imagen a los frailes franciscanos, a cargo de la parroquia.

Así la imagen se quedó en estas tierras, y en esa época los indígenas llamaban “La Niña Blanca” a la Purísima Concepción de María que con gran celo y orgullo es resguardada por la comunidad cristiana de El Viejo.

Lavan los tesoros de la Virgen

La mayor manifestación de fe hacia la Virgen del Trono ocurre cada 6 de diciembre, cuando miles de católicos de todos los rincones de Nicaragua llegan hasta la Basílica Menor de El Viejo, morada de la Virgen del Trono, a participar de la tradicional Lavada de la Plata.

El historiador Arturo Cano, refiere que esta tradición data de hace 350 años. El ritual consiste en sacar los objetos de plata, oro y otros metales que forman parte del tesoro de la Virgen del Trono, a las afueras del templo donde son limpiados con algodón y una mezcla de cenizas y limón por los fieles.

Entre las piezas que son lavados están: juegos de candelabros, el frontal de plata, la tarima (andas) de la Virgen que data del año 1,600, el camarín, pequeños milagros, los evangeliarios, los ciriales, las cruces, tinajeras, jarrones, entre otros.

Este año, se espera que mayor cantidad de creyentes asistan a los festejos en conmemoración de los 450 años ya que la Virgen del Trono llegó a reinar en Nicaragua desde el Santuario Nacional Mariano de El Viejo.

Monseñor Rodrigo Urbina Vivas, párroco desde hace 19 años del templo, destaca que “la raíz más profunda de la celebración de la Purísima nicaragüense está en El Viejo y concretamente en la Virgen del Trono”.

Milagrosa y admirada

El eclesiástico refiere que se conoce de muchos milagros concedidos por la Virgen del Trono, pero más allá de la concesión de favores producto de su misericordia, dice que la Virgen acumula una larga lista de milagros de conversión.

Se refiere a su capacidad para “convertir el corazón de una persona egoísta, envidiosa y lujuriosa a un corazón caritativo, comprensivo, misericordioso”, explica.

Devoción que no limita frontera

Para los viejanos es un orgullo resguardar a la Virgen del Trono desde hace tanto tiempo, pues la Virgen es reconocida como la protectora del país.

Por eso no resulta extraño que familias de nicaragüenses residentes en el extranjero, elijan esta época para visitar el país y participar de los honores a la Virgen del Trono.

Desde San Francisco California, llegó recientemente Gloria Cuadra junto a su familia para celebrar hoy los 450 años de la Virgen del Trono.

Dice que la considera “extraordinaria” y una de las imágenes más bellas del mundo.

“La virgencita vino para quedarse aquí en mi pueblo El Viejo, y no se irá, es un orgullo para Nicaragua, tener esa venerada imagen. Se me derraman las lágrimas solo al verla, por su gran misericordia”, dijo con profunda emoción.

Cuadra quiere transmitir la devoción a su hijo Eduardo Samayoa Cuadra, nacido en Estados Unidos, quien por primera vez estará en la celebración de la Lavada de la Plata.

Testimonios de fe

Aurora Cáceres, visita todos los días el Santuario Nacional Mariano en El Viejo para darle gracias a la Virgen María. Su nieto está enfermo y, la mañana del lunes, los médicos le dieron esperanzas de que mejorará pronto.

“Es el resultado de mis ruegos a la Virgencita, como viejana estoy feliz porque la imagen intercede por nuestros problemas, siempre que le pidamos de corazón”, expresa entre sollozos.

Martha del Socorro Ochoa Izquierdo, también se declara bendecida por el manto misericordioso de la Virgen del Trono. Cuenta que sufría trombosis en las rodillas y tenía dificultades para caminar.

Hoy la señora de 61 años recorre 12 cuadras para visitar a sus nietos. Asegura que no siente dolores y sostiene sin titubeos que la Virgen la sanó.

Honores para la Virgen

Este año la comunidad Mariana de El Realejo se une de manera particular a los festejos por los 450 años de la llegada de la sagrada imagen de la Virgen del Trono.

El sacerdote Rudy Montealegre Callejas, párroco de la iglesia Santiago Apóstol del Puerto de Posesión de El Realejo, comentó que los honores comenzaron desde el 23 de noviembre con la asistencia de unos 3 mil fieles católicos de varias ciudades del país a la peregrinación por el camino que realizó Pedro Zepeda de Ahumada cuando pisó suelo nica cargando consigo a la venerada Virgen.

Los creyentes se proponen repetir año con año esta actividad como una forma de recordar la llegada de la Virgen por El Realejo, y para ello solicitan la autorización del obispo de Occidente monseñor Bosco Vivas Robelo.

Pobladores de la ciudad de El Realejo, entre ellos José Ángel Álvarez, María Magdalena Ruiz y Luisa Parada, solicitaron a la Alcaldía y a la Iglesia católica, la colocación de una réplica de la imagen de la Virgen del Trono en el sitio por donde entró hace 450 años. El histórico lugar actualmente luce descuidado y eso preocupa a los fieles y a la misma población.

Serenata para la Reina

Anoche un selecto grupo de artistas nicaragüenses entre ellos los hermanos Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy, Juan Solórzano, Luis Pastor González, Norma Elena Gadea, el mariachi Garibaldi y el Ballet Folklórico Nicaragüense; dedicaron una emotiva serenata como parte de las honras a la Virgen del Trono.

Hoy en la tradicional Lavada de la Plata, los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua acompañarán a los miles de feligreses que lleguen desde distintos puntos del país.

Las festividades de los 450 años culminan el 8 de diciembre con tres misas en la Basílica Menor a las 6 de la mañana, 10 de la mañana y 4 de la tarde. A las cinco de la tarde se realizará la tradicional procesión de la Virgen del Trono por las calles de El Viejo.

 

"Convertir el corazón de una persona egoísta, envidiosa y lujuriosa a un corazón caritativo, comprensivo, misericordioso, es uno de los milagros más bellos y que más acerca con la verdadera devoción a nuestra Señora".

Monseñor Rodrigo Urbina

Párroco de la Basílica Menor de El Viejo.

 

"La Virgencita del Trono llegó para quedarse entre nosotros. De acuerdo a la historia, algunas personas intentaban llevarla a otro lugar, pero ella se ponía pesada y la tenían que regresar a su iglesia".

Pablo Mejía

Habitante de El Viejo.

 

La lavada de la plata

La tradicional Lavada de la Plata es un acto de agradecimiento de fieles sobre quienes los que la Inmaculada Concepción derramó bendiciones. Limpian los tesoros d la Virgen y los entregan pulcros a su Guardia de Honor.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus