•   Bluefields, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Asentados en las márgenes de la desembocadura del río Grande de Matagalpa, en la Región Autónoma Atlántico Sur de Nicaragua, se ubica la comunidad indígena de Karawala, el único lugar del país donde habitan los ulwa, indígenas que se enorgullecen de hablar varias lenguas, como el ulwa, miskito, creole y español.

Kandler Santiago Simon, uno de los ancianos de la comunidad, dice: “Los mestizos hicieron la vida imposible a los ulwas, los perseguían para capturarlos y venderlos como esclavos a los comerciantes ingleses y españoles, los maltrataban y ocupaban sus tierras; debido a estos problemas los ulwas eran nómadas en su propia tierra. Según nuestros ancestros, ellos hicieron 6 viajes en busca de tierra fértil, un lugar seguro, con ríos, y así encontraron lo que hoy conocemos como Karawala”.

Santiago, de 80 años de edad, relata que antes de llegar a la desembocadura del río Grande, los ulwas habían estado en diversos lugares, a los que llamaron El Cacao, El Mango, hasta que se establecieron en la Desembocadura del Río Grande, siguiendo las instrucciones del sukia “Kungmak Pau” “Labio Rojo”.

Luchan por su cultura

Roy Salazar, quien diseñó los trajes típicos de las jóvenes participantes en un reciente encuentro cultural, dice que estos atavíos representan el sentir de sus antepasados. “Cuando nuestros ancestros llegaron no tenían ropa ni trastes, como ahora, ellos usaban todo lo que estaba en el monte y así preparaban sus trajes para realizar sus danzas, como el Tibilies, que es una danza que simula los movimientos de un pájaro que vive en la orilla de los ríos”, comenta Salazar.

Gideon Knigh Santiago, joven ulwa que se desempeña como técnico en la Secretaría de Cultura del gobierno regional, dice que el 6 de mayo es más que una celebración. “Para nosotros, como pueblo ulwa, en esa fecha recordamos el aniversario de nuestra comunidad, también reflexionamos sobre lo que hemos avanzado y nuestros principales problemas como pueblo, la revitalización de nuestra lengua, el fortalecimiento de nuestra cultura; somos una comunidad alejada de la tecnología y los medios de comunicación, aprovechamos este día para decirle al mundo que este pueblo lucha por preservar su identidad”.

“Nido de lengua”

Knigh también dice que actualmente desarrollan esfuerzos para la conservación del ulwa como lengua identitaria; “en las escuelas se está desarrollando un proyecto denominado “Nido de lengua”, que consiste en desarrollar un proceso de enseñanza en la que los niños cantan y desarrollan diálogos que ponen en práctica con sus padres de familia”, destaca, afirmando que gracias a los programas de revitalización, las escuelas de primaria y secundaria cuentan con diccionarios y cuadernos culturales que muestran la historia oral de la comunidad ulwa.

La alcaldesa local, Betsy Sinclair, dice que esta celebración promueve el respeto a la diversidad cultural de las comunidades, “queremos que cada pueblo se respete mutuamente para que cada uno conserve su cultura y tradiciones, así en esta celebración nos juntamos miskitos, creoles, mestizos y ulwas, y movilizamos a líderes de las comunidades Kara, Walpa, Sandy Bay, La Barra, La Esperanza y Karawala”, dijo Sinclair.

El síndico de Karawala o juez comunal, Jonathan Palmiston, se alegra porque cada año, la celebración del aniversario de Karawala, moviliza más gente, y la comunidad, que inicialmente era apática o desinteresada, ahora está participando. “Nosotros como ulwas, siempre celebramos el 6 de mayo, pero poco a poco ha venido animándose la actividad con ayuda del gobierno regional y los líderes de los territorios; antes la gente ulwa casi no se involucraba, ahora cada vez más están incorporándose los jóvenes, mujeres, adultos y niños, eso hace más alegre este día, ojalá pueda visitarnos más gente del país el próximo año”, dice el síndico.

Gastronomía ulwa

Yahoska Díaz Habraham es una joven ulwa que realizó una investigación sobre la gastronomía ulwa, y nos cuenta: “Los ancianos dicen que muchas prácticas y costumbres que eran nuestras se han perdido con el tiempo, y esto también influye en la pérdida de valores, sobre todo en los jóvenes; hace muchos años nuestros ancestros usaban la piedra de moler, molían el cacao y lo dejaban bien quebradito y con eso preparaban una crema que usaban para limpiar la piel, también preparaban el wabul (especie de manjar) que elaboraban de yuca, quequisque y plátano maduro”.

Facilidades

Muy rica por su amplio llano y tranquilidad, hoy en día Karawala cuenta con 4 hospedajes, 4 comedores tradicionales, la Casa del Consejo de Ancianos.
Los ríos y caños que le rodean y, además, con un enorme potencial para el ecoturismo de sendero y avistamiento de aves y animales exóticos.
La amabilidad de su gente representa una oportunidad para que los nicaragüenses podamos compartir una región tan rica y culturalmente diferente.

 

Datos de Karawala

Fundación: 31 de mayo de 1996
Extensión: 1,978 kms²
Población 4,112 habitantes
Está a 470 kilómetros de Managua y a 150 kilómetros de Bluefields

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus