•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La timidez era prácticamente el segundo nombre de Armando Raudez Rivas, un joven de 19 años que vive en Granada.  

“Iba a la escuela, pero no tenía amigos, mis amigos eran únicamente mis vecinos y mis hermanos. Era muy tímido”, admite.

Pero el Armando de ahora no parece tímido y no está callado, sino que habla con mucha soltura y tiene una hermosa sonrisa en los labios.

El cambio, sostiene, no lo logró solo. Desde hace varios años es miembro de un organismo llamado Empowerment International (EI) que trabaja con 360 niños y adolescentes de los barrios Santa Ana de los Malacos y Villa Esperanza, Granada, involucrándolos en programas educativos.

La organización está presente en Granada desde 2004, cuando la estadounidense Kathy Adams llegó procedente de Costa Rica para conocer la realidad de los niños nicaragüenses y la de sus familias.

Programas 

“En estos lugares de Granada encontramos personas con voluntad de trabajar. Había líderes comunitarios que estaban interesados en trabajar y eso nos gustó. Hicimos un censo y empezamos con 75 niños”, manifestó. 

La fundación comenzó su trabajo impulsando programas enfocados en la educación, el deporte y la salud.

Ahora tiene unos 12 programas que se desarrollan con financiamiento de donaciones extranjeras.

Una de las iniciativas beneficia a cien estudiantes de primaria con deficiencias en las asignaturas de español y matemáticas. Los menores reciben reforzamiento por parte de alumnos de secundaria.

Las clases son impartidas de lunes a jueves en las instalaciones del centro, donde los estudiantes tienen acceso a libros y material didáctico.   

Lectura

La directora de Programas, Skarleth Bermúdez, explicó que imparten talleres semanales para incentivar el hábito de la lectura, para lo cual tienen coordinación con la Biblioteca Alemana-Nicaragüense, a través de la cual los muchachos tienen acceso a una amplia gama de libros. 

Una vez al mes el bibliobús trae los textos desde Managua y regresa al siguiente mes con otro suministro, en calidad de préstamo. Hay, además, clases de inglés y de computación.  

Otro de los programas son las visitas a casa para lograr un contacto cercano con las familias y conocer las dificultades que pudiesen impedir la asistencia de los niños a clases.

“Es importante ganarnos la confianza de los padres, porque así podemos aconsejarlos e incidir en el proceso educativo”, indicó Bermúdez.

Las visitas las realizan en ambos barrios, localizados en la demarcación norte del municipio, donde existen altos índices de pobreza. 

Coordinación 

La fundadora del organismo señaló que para ejecutar los programas se coordinan con entidades que tienen experiencia en las áreas correspondientes.

Para las clases de inglés hay acuerdos con una academia que recibe a un grupo de 50 estudiantes interesados en aprender el idioma.

Con la clínica Alabama, fundada por la organización For Nicaraguan Health, acordaron la atención de cualquier niño o adolescente con problemas de salud. 

Empowerment International también trabaja de la mano con el centro de mujeres Ixchen para brindar consejería psicológica a los estudiantes que la necesiten y charlas en salud sexual y reproductiva.  

Igualmente ha logrado brindar chequeos médicos, mamografías y otros tipos de exámenes a las madres de familia que no tienen recursos para costearlos por su cuenta. 

Adelantaron que pronto podrían estar haciendo alianza con el centro para personas con discapacidad intelectual “Corazón Contento”.

“Nosotros no estamos inventando nada. Al contrario, queremos aprovechar los recursos que ya existen en Granada.  Solo buscamos las entidades y hacemos las coordinaciones posibles. Es más inteligente”, admitió Adams.    

Fotografía 

La fotografía es quizás el programa más conocido de la ONG.  Nació en 2007, cuando  Adams invitó a un voluntario de su país para que diera clases de fotografía durante seis semanas a ocho estudiantes.

Los jóvenes que participaron quedaron encantados con este arte y desde entonces el programa se ha expandido. En 2008 hubo 14 alumnos.

La fundadora dice que la iniciativa tuvo resultados asombrosos. “Noté que la actitud de ellos cambió mucho, había confianza en ellos mismos, su autoestima subió y estaban contentos. Entonces supe que allí teníamos una herramienta que debíamos aprovechar, sobre todo con aquellos que tenían más problemas”.

Los beneficiados

Detalles • El organismo trabaja con estudiantes en edades de entre 4 y 20 años. Entre los beneficiados se cuentan 264 de primaria, 88 de secundaria, 7 universitarios y 1 en carrera técnica.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus