•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El argumento de venta más fuerte de Univisión es que es la cadena en español más popular en Estados Unidos, donde la población hispana es joven, está compuesta por 57 millones de personas y está creciendo.

Sin embargo, la compañía está fuertemente endeudada, y está perdiendo dinero y espectadores. Lo que es más, va a lanzar una oferta pública inicial en un momento en que las acciones en varias de las principales cadenas en inglés de Estados Unidos están siendo atacadas ferozmente, en medio de preocupaciones en torno del futuro de la industria televisiva, por no mencionar una turbulencia general en el mercado bursátil.

La estación insignia de la compañía (Univisión) está disponible en 92% de los hogares hispanos en Estados Unidos. Con su combinación de telenovelas y demás entretenimiento ligero, tiene 13 de los principales 20 programas de horario estelar en español del país.

La estación Univisión Deportes del grupo es el canal deportivo en español más visto en cable, y tiene estaciones de televisión locales en la mayoría de los mercados más grandes de Estados Unidos.

Pesada deuda

No obstante, una compra apalancada en 2007 encabezada por Haim Saban, un emprendedor estadounidense-israelí, le ha dejado con tanta deuda que pasa apuros para registrar utilidades. Ahora adeuda 10,500 millones de dólares, y en los primeros seis meses de este año tuvo una pérdida neta de 178 millones de dólares.

Fuentes de la industria dicen que los propietarios de capital privado de Univisión trataron de poner a la venta la compañía el año pasado, pero no pudieron encontrar interesados. Ahora, más bien se ofrecerá al público.

Los inversionistas quizá se sientan desalentados por los desafíos que enfrenta Univisión, por parte de sus competidores y por los gustos cambiantes de sus audiencias. Su principal rival, Telemundo, que es propiedad de NBC, contrarresta la dieta de telenovelas importadas de Univisión con series dramáticas impecables y sofisticadas. También ha ganado los derechos en español para transmitir en Estados Unidos los próximos tres torneos de la Copa del Mundo, desde hace tiempo una pieza central de la programación de Univisión.

El cada vez más amplio universo de los dramas en inglés de alta calidad está atrayendo a los espectadores hispanos más jóvenes. Ellos son los más codiciados por los anunciantes, pero tienen mucha menos probabilidad que sus padres de ver el tipo de programas que ofrece Univisión. Los espectadores hispanos “orientados al inglés” son más jóvenes, más ricos y gastan más en servicios de televisión e Internet.

Pero hay atractivo

Pero solo 10% de ellos son espectadores regulares de contenido en español, según Horowitz  Research, una firma consultora, comparado con 62% de los hispanos “en quienes domina el español”, que tienden a ser mayores.

La pérdida de espectadores jóvenes ha sido abrupta. En cinco años, el número de las personas entre 18 y 34 años de edad que veían la programación de horario estelar de Univisión ha descendido en 45%, de más de un millón en 2010 a menos de 600,000 ahora, según Nielsen, una firma de medición de audiencias. (La audiencia en horario estelar de Univisión para todos los grupos de edad ha caído en 25% en el mismo periodo).

Aun así, la audiencia restante sigue siendo atractiva para los anunciantes, y Univisión tiene un fuerte argumento de ventas para ellos. En su prospecto de ventas, presentado el 14 de agosto, argumentó que sus espectadores tienen mucha más probabilidad de ver comerciales que el espectador no hispano promedio: 92 por ciento de su audiencia ve sus programas no deportivos en el momento en que se transmiten, lo cual es una cifra extremadamente alta en esta era en que los televidentes ven contenido a demanda y fuera de horario. Cuando los programas se transmiten en vivo, por supuesto, no se pueden adelantar los anuncios.

Los ingresos de Univisión, que en su mayor parte provienen de los anuncios, han crecido a medida que su audiencia se ha encogido, de 2,400 millones de dólares en 2012 a 2,900 millones de dólares en 2014, aunque se deslizarán este año, en parte porque no hay Copa del Mundo.

"El efecto trump"

El enemigo jurado de Univisión, Donald Trump, está dándole una mano inadvertidamente. El contendiente republicano está demandando a la cadena después de que desechó un acuerdo para televisar los concursos de belleza “Miss Universo” y “Miss Estados Unidos”, propiedad del magnate, luego de los comentarios que pronunció sobre los inmigrantes mexicanos.

El 25 de agosto, Trump hizo que Jorge Ramos, el principal presentador de noticias de Univisión, fuera expulsado de sus conferencias de prensa.

Pero las escandalosas declaraciones de Trump han animado en la campaña presidencial, una gran fuente de anuncios para las estaciones de televisión. Y sus discusiones con Univisión han puesto a la cadena bajo los reflectores justo cuando pudiera aprovechar el alboroto. Como el propio Donald sabe tan bien como cualquiera, no existe la publicidad mala.

178 millones de dólares fue la pérdida neta de Univisión en el primer semestre de este año.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus