•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Nina Keneally, de 63 años, vecina de Brooklyn (Nueva York) y con dos hijos ya mayores, ha decidido alquilarse como madre y prestarse a darte consejo, ayudarte a cocinar o a comprar un regalo a cambio de 40 dólares la hora.

En una ciudad donde todo parece tener precio y el negocio de la soledad va en aumento, Keneally se animó a sacar partido a su experiencia personal y profesional para ponerse al servicio de los millones de jóvenes que luchan por hacerse un hueco en la Gran Manzana.

"Soy una persona que puede escucharte mientras tomamos un café y que puede darte consejo sin que acabemos discutiendo por viejas rencillas del pasado", explicó en conversación con Efe.

"A veces necesitas una madre, solo que no la tuya propia", dijo entre risas.

Aunque la siempre sonriente madre de alquiler parece dispuesta a ayudarte en todo y ser tan paciente contigo como si te hubiera parido, Keneally tiene claro cuáles son sus límites.

"No soy quien estás buscando si quieres que limpie el baño o te haga la colada. Eso tienes que hacértelo tú, que es lo que te diría tu madre", afirmó.

La mayoría de quienes la contactan son veinteañeros o treintañeros estadounidenses cuyas verdaderas madres viven en la otra punta de EEUU.

Preguntada por si sus propios hijos, de 27 y 30 años, no sienten envidia de que desconocidos puedan disfrutar de la misma tarta que les hacía a ellos por su cumpleaños, Keneally explica que a sus hijos no les quita el sueño y que, de hecho, a ella siempre le ha gustado ayudar a los amigos de sus hijos.

Pese a explotar las habilidades más tradicionales de la mujer con su negocio "I need a mom" (Necesito una madre), esta emprendedora nacida en Connecticut se ha dedicado a casi todo en la vida.

En su amplio currículum se incluye experiencia como funcionaria de la Seguridad Social para el Estado de Pensilvania, así como productora teatral (mundo en el que sigue involucrado su marido y que le valió incluso un premio Tony) o consejera en una clínica de rehabilitación de alcohol y drogas.

"Y mientras hacía todo eso por supuesto tenía que llevar a los niños al fútbol, organizar cenas en casa, coser disfraces de Halloween y controlar la medicación y los médicos de mis hijos", explicó a Efe.

Sobre si cree que podría existir el negocio de "se alquila un padre", Keneally dice no ver ninguna razón de por qué no.

"No me parece una mala idea, habrá que encontrar a un hombre con esa paciencia", añadió.

La madre que se alquila por horas reflexionó igualmente sobre la oportunidad que ofrece para este tipo de servicios una ciudad como Nueva York "que puede ser realmente dura y solitaria".

Su barrio, Bushwick, lucha desde hace años por convertirse en un lugar de moda en Brooklyn como Williamsburg con una población de jóvenes "hipsters" con barba y ropa más propia de sus abuelos en aumento, un público potencial para su negocio.

Keneally, atea y amante del yoga, dice que su religión es "la risa" y cita a Samuel Beckett "que dijo algo así como que la vida es un infierno y lo mejor que podemos hacer es ser buenos los unos con los otros", apuntó.

"El buen juicio viene con la experiencia y la experiencia llega tras el mal juicio", contó a modo de consejo gratuito.Timothy Spall: el personaje en Harry Potter me ha dado la fama internacional

Sevilla (España), 8 nov (EFE).- El actor británico Timothy Spall, que recibió el premio Ciudad de Sevilla en el Festival de Cine Europeo, señaló hoy que el personaje "más pequeño" -que interpretó en Harry Potter- es el que le ha dado "toda la fama internacional" y ha reivindicado el valor de la saga del pequeño mago.

Stall fue premiado el pasado viernes en la inauguración del festival de cine con un galardón que distingue la labor durante toda su carrera artística de este actor de 58 años.

Ganador también del Premio al Mejor Actor en el Festival de Cannes y en los Premios de Cine Europeo del año pasado por su papel protagonista en "Mr. Turner", confesó que "no puede hacer nada que no sea actuar. Es una afición más que una elección" y una "enfermedad muy buena" para él que superó otra "muy mala" (leucemia) hace años.

Se refirió a su trabajo con el director de "Mr. Turner", Mike Leigh, y admitió que, tras hacer la película en la que recreaba la vida del pintor británico J.M.W. Turner, "ve el mundo de manera distinta" y contó que trabajar con ese director es un proceso de creación constante: "sientes que creas un universo paralelo".

Cuando se trabaja a las órdenes del británico Leigh no hay guión y la historia no está escrita sino que la narrativa surge de un proceso de creación de los personajes en los ensayos con los actores y, por tanto, hay mucha improvisación.

Precisamente, el dramatismo de las películas de Mike Leigh como en "Secretos y mentiras" ("Secrets and lies"), que ganó la palma de Oro en el Festival de Cannes en 1996, viene de que los actores no saben qué le va a pasar al personaje, ha recreado Spall.

Tras reconocer algunos sinsabores de algunas películas en las que ha trabajado con Mike Leigh, añadió que "Mr. Turner" es la mejor por su "inversión personal", ya que investigó treinta años en la vida del pintor británico y por todo lo aprendido", pues "ahora veo el mundo de forma distinta".

Aunque admitió que recibir premios es "estupendo" y que ha tenido mucha suerte en su carrera como actor, quiso dejar claro que también recibió "a veces patadas en el culo".

Su participación en la "saga" de Harry Potter le ha hecho muy conocido internacionalmente pese a haber sido el personaje "más pequeño", y lamentó que se considere una "franquicia" a uno de los "fenómenos más extraordinarios en el cine".

Defendió el valor de la película sobre el mago Harry Potter por el poder que tiene para desencadenar la imaginación en los niños y por alentar a la lectura.

Además, Spall aseguró que al personaje "ya sea en la fantasía o en el mundo real, hay que darle su alma" y, por eso, cuando hace de malo intenta "simpatizar y empatizar" con él y darle un "poco de humanidad".

A preguntas de los periodistas sobre su aspecto físico muy delgado, bromeó diciendo que ha dejado de comer "cosas que engordan" y que nunca ha estado "tan en forma" y, además, desde que ha perdido peso, le ofrecen los papeles más interesantes.

Sobre la industria cinematográfica dijo que, aunque ha cambiado mucho desde la década de los setenta y los ochenta, le sorprende que haya sobrevivido tan bien y que la gente quiera seguir viendo películas en el cine en vez de quedarse en casa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus