•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La alejada localidad colombiana de La Hormiga, cerca de la frontera con Ecuador, ha experimentado muchos auges y desplomes. En los años 90, fue la coca, la materia prima para la cocaína. Ese frenesí terminó cuando aviones que rociaron herbicidas destruyeron las cosechas. En la década del 2000, un timo piramidal enriqueció a muchos residentes del poblado, luego los arruinó. El gobierno lo clausuró en 2008.

Hoy, La Hormiga, una sofocante ciudad rodeada de pasturas en el departamento de Putumayo, está experimentando en cierto modo un tipo de auge más saludable. Los comerciantes están aprovechando la aguda depreciación del peso colombiano frente al dólar estadounidense, al cual Ecuador usa como su moneda. El peso perdió una cuarta parte de su valor en 2015 y continúa deslizándose este año. Esto ha sido una bonanza para los compradores ecuatorianos que viven cerca --y en ocasiones no tan cerca-- de la frontera, y para los tenderos colombianos que los atienden.

LAS COMPRAS

“Podemos comprar las cosas 50 por ciento más baratas aquí que en casa”, dijo Juan Carlos Andrade, quien en un fin de semana reciente condujo durante cuatro horas con su familia desde Coca en Ecuador a Putumayo.

Regresaron en un auto cargado de ropa y pañales para sus dos niños pequeños. En Ecuador, un paquete de 50 pañales Huggies cuesta 18 dólares, pero los Andrade compraron uno en La Hormiga por el equivalente de 7 dólares.

Además de vender más, los comerciantes en La Hormiga están cobrando precios más altos. El precio de la ropa se ha duplicado durante el último año, mientras que las frutas y verduras han aumentado en entre 30 y 40 por ciento, según el alcalde Fernando Palacios. Las tiendas y panaderías están diversificándose ofreciendo servicios cambiarios temporales. Un vendedor de boletos en una terminal de autobuses a orillas de la carretera trabaja también como cambista de dinero, comprando dólares en 2,800 pesos y vendiéndolos a los bancos a un tipo de cambio de alrededor de 3,200 pesos, obteniendo una buena utilidad por poco esfuerzo.

El precio de la ropa se ha duplicado durante el último año en La Hormiga, Colombia, mientras que las frutas y verduras han aumentado en entre 30 y 40 por ciento.

No todos están contentos. Los residentes de La Hormiga acusan a los tenderos de abusar con los precios. Palacios ha exhortado a los comerciantes locales a mostrar restricción.

TURISMO MINORISTA

“Les dije que, si siguen aumentando los precios, los ecuatorianos comprarán en otra parte y los residentes locales también”, indicó.

El turismo minorista es otra preocupación para el gobierno de Ecuador. El país adoptó el dólar como su moneda en 2000 para escapar de la hiperinflación. La actual fuerza de la divisa, junto con la débil productividad y los bajos precios del petróleo, la mayor exportación de Ecuador, ayudaron a hacer que la economía se contrajera en un estimado 0.6 por ciento en 2015. Colombia, en comparación, creció en alrededor de 3 por ciento el año pasado y debería crecer más de 2 por ciento en 2016 pese al desplome petrolero, en parte porque se espera que su moneda más débil estimule las exportaciones no petroleras.

Para combatir la crisis, el gobierno de Ecuador está haciendo un llamado a sus ciudadanos para que compren nacionalmente. “Prefiramos lo nuestro”, rogó una declaración gubernamental emitida en septiembre.

En tanto el dólar esté fuerte, muchos compradores ecuatorianos preferirán Putumayo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus