•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Primero un tsunami de acero, luego una inundación de… ¿qué? Los industriales en todo el mundo quizá miren nerviosamente hacia la economía en enfriamiento de China y se hagan esa pregunta. La sobreabundancia mundial de acero es más alarmante, porque la industria de China hace empequeñecer a otras, y sus acereras pudieran producir fácilmente más, pero otros sectores también tienen excesos existentes o inminentes.

Uno es el carbón. Gracias a una enorme expansión ahora en marcha, la industria del carbón de China pudiera tener 3,300 millones de toneladas de capacidad excesiva en un plazo de dos años, según Fitch, una agencia calificadora, y su consumo interno es menor a los 4,000 millones de toneladas al año y está disminuyendo. 

Cambios 

Tradicionalmente, China ha importado carbón, no lo ha exportado; pero eso pudiera cambiar. Shenhua Energy, la minera carbonífera más grande del país, dice que podría exportar 10 millones de toneladas pronto, muy por encima de los 1.2 millones de toneladas del año pasado.

Otra posibilidad es el aluminio. Las fundidoras chinas producen más de la mitad del suministro del metal en el mundo, gracias a una expansión que continúa pese a la actual sobreoferta mundial. China Hongqiao, el mayor productor del mundo, planea incrementar su capacidad a 6 millones de toneladas, por encima de los 5.2 millones de hace un año. La producción de aluminio chino ha hecho que se desplomen los precios mundiales, perjudicando a sus rivales, pero una gran parte del costo de producir aluminio está en la energía consumida. China podría terminar recelosa de exportar carbón, y en la misma forma también podría evitar las exportaciones que, de hecho, también signifiquen exportar energía.

El petróleo 

La capacidad excesiva dentro de la industria de la refinación petrolera también plantea una amenaza más allá de las costas de China. Shanghai Securities, una correduría, estima que el país tiene más de 200 millones de toneladas de sobrecapacidad actualmente. En 2014, se pensaba que las refinerías chinas estaban operando a solo dos tercios de su capacidad. Las exportaciones de diesel aumentaron 79 por ciento a más de 7 millones en 2015. China National Petroleum Corp., un gigante energético propiedad del Estado, ha previsto que las exportaciones netas totales de todos los productos petroleros aumentarán en 31 por ciento este año a 25 millones de toneladas.

  • 10 millones de toneladas de carbón proyecta exportar Shenhua Energy.

 

Los químicos pudieran ser otro candidato para el exceso. En China existen unas 25,000 compañías químicas; al menos en teoría, aunque vale la pena tener en mente que las estadísticas sobre las empresas chinas saben mejor con generosas pizcas de sal. Muchas de esas firmas son imitadores que producen químicos como materias primas. Para la mayoría de los 16 tipos principales de químicos, que van desde el ácido tereftálico purificado (PTA, por su sigla en inglés) hasta el ácido acrílico, las fábricas han estado operando muy por debajo de su capacidad. Aun así, las empresas chinas siguen incrementando su producción potencial. Por ejemplo, la capacidad para producir PTA, un insumo del poliéster, ha aumentado en 200 por ciento durante los últimos cinco años. Esta inundación ha borrado las utilidades de rivales japoneses.

Otras industrias también tienen gran capacidad excesiva, pero la mayoría no representará una amenaza mundial. Las empresas estatales de China tienen muchas fábricas subutilizadas que producen autos, por ejemplo, pero estos son tan de mala calidad que pocas personas en el extranjero quieren comprarlos.

  • 200 millones de toneladas de petróleo es la sobrecapacidad que tiene China.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus