•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando el Gobierno de Colombia y el grupo rebelde de las FARC no pudieron cumplir su fecha límite autoimpuesta del 23 de marzo para firmar un acuerdo de paz, los principales escollos fueron cómo desmovilizar a los 6,500 combatientes de las FARC y cómo sería ratificado el pacto. Ambas partes expresaron confianza en que un acuerdo para poner fin a su guerra de medio siglo será firmado para fines de 2016.

Un tema contencioso que ya no está en la agenda es el dinero. En su apogeo, a fines de los años 90 y principios de la década de 2000, las FARC tenían 18,000 combatientes y unas arcas de financiamiento rebosantes de efectivo por la extracción ilegal de oro, la extorsión, el secuestro y el comercio de drogas. Las estimaciones de los ingresos anuales de las FARC en ese entonces oscilaban entre los 200 millones de dólares y los 3,500 millones de dólares. Desde entonces, la fortuna de las FARC se ha desvanecido, tanto en el campo de batalla como en el banco.

Sus finanzas “no son lo que eran hace 15 años”, dijo un funcionario gubernamental.

El botín-Juan Manuel Santos, presidente de Colombia-

Sin embargo, el grupo quizá aún conserve gran parte de su botín. Según un estudio no publicado realizado por analistas del Gobierno, incluso después de pagar el mantenimiento de sus combatientes, las FARC aún tenían activos con valor de 10,500 millones de dólares en 2012. En las negociaciones de paz que tuvieron lugar en La Habana, el Gobierno trató de extraer parte de esto para compensar a las víctimas de los delitos de las FARC. Después de más de un año de forcejeos, las FARC acordaron “contribuir con la reparación material de las víctimas”, pero dijeron que estaban en quiebra.

  • 6,500 combatientes tienen las FARC.

El Gobierno es bienvenido a apoderarse de sus cuentas bancarias en el extranjero, dijo Iván Márquez, el principal negociador de las FARC, en una entrevista con la BBC, “pero no tenemos nada”.

Nadie que se sepa esté conectado con las FARC -o con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), una fuerza guerrillera más pequeña con la cual el gobierno planea celebrar negociaciones- está entre los 850 colombianos cuyos nombres aparecen en los “papeles de Panamá”, los documentos filtrados que revelan la riqueza oculta de miles de clientes de un despacho legal basado en Panamá.

¿Dónde está el dinero?

Márquez sin duda se siente complacido de que los principales negociadores de paz del Gobierno -Humberto de la Calle, quien encabeza las pláticas con las FARC, y Frank Pearl, quien trata con el ELN- aparezcan en el montón de documentos. Ambos han dicho que las compañías extraterritoriales que establecieron eran legítimas, habían sido reportadas ante las autoridades fiscales colombianas y ya no están activas.

Analistas financieros piensan que gran parte de las reservas de las FARC, disfrazando sus orígenes criminales, está invertida dentro de Colombia, en compañías de transportes, propiedades rurales e incluso la bolsa de valores. Parte probablemente ha sido ocultada en el extranjero, en Costa Rica, Ecuador y Venezuela, así como en Panamá. Agentes antilavado de dinero en compañías colombianas temen que una parte de este dinero regrese al país después de que finalmente se firme el acuerdo de paz. Según un sondeo realizado en 2015 por Lozano Consultores, una firma de consultoría, un 61 por ciento de los agentes de cumplimiento de reglamentos de los bancos se sentía mal preparado para identificar y reportar al Gobierno ese efectivo. 

  • 10,500 millones de dólares eran los activos de las FARC en 2012.

 

Un acuerdo de paz no disuadirá a las autoridades de tratar de rastrear los activos de las FARC. Según la ley colombiana, pueden confiscar la fortuna de personas que misteriosamente se hayan enriquecido hasta que puedan explicar su riqueza.

Trabajo difícil

RASTREANDO• Es improbable que los investigadores encuentren mucho del dinero de las FARC.

En todo el mundo, los gobiernos detectan solo 20 centavos de cada 100 dólares de dinero lavado, según estimaciones de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Eso es una lástima. El costo de implementar cualquier acuerdo de paz, que incluye pagar infraestructura y el retiro de minas, probablemente será de entre 15,000 y 30,000 millones de dólares en un periodo de 10 años. La fortuna oculta de las FARC podría pagar una buena porción de eso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus