•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los apuros de Mossack Fonseca, el despacho legal panameño del cual se filtró recientemente un tesoro de documentos sobre empresas en paraísos fiscales que había ayudado a crear, se intensificaron el 12 de abril, cuando fiscales hicieron un registro de sus oficinas centrales. Sin embargo, mientras el despacho se defendía, los activistas de la transparencia financiera ya estaban buscando otros Mossacks y otros Panamás.

“Todos sabían eso, si alguien quería un poco más de discreción, iba con ellos”, dijo un abogado que investiga el fraude en paraísos fiscales. “Éramos afortunados si conseguíamos de ellos datos sobre los propietarios reales el 30 por ciento de las veces”.

Sin embargo, otras productoras de incorporaciones empresariales enfrentan también más escrutinio, entre ellas otros grandes despachos legales de Panamá, como Morgan & Morgan, y OIL, parte de Vistra con sede en Hong Kong, que atiende principalmente a clientes chinos. Como Mossack, estos son mayoristas. Venden compañías nominales en bloques a despachos legales y bancos, los cuales las venden al cliente final, en ocasiones vía otros minoristas. Mossack ha tratado con 14,000 de esos intermediarios.

Bajo los reflectores -Dos belgas protestan por los escándalos de los Papeles de Panamá-

En muchos de los casos destacados en los Papeles de Panamá, hubo un claro rompimiento de la debida diligencia a lo largo de esta cadena. Los minoristas que se suponía verificaban las identidades de los clientes y almacenaban la información no lo estaban haciendo. Mossack estaba haciendo poco —y quizá no haya estado obligado a ello— para conocer a los clientes de sus clientes.

También es probable que vayan a estar bajo los reflectores los gigantes de los servicios corporativos, como TMF e Intertrust, ambas basadas en Holanda, aunque formar compañías es solo una pequeña parte de su operación. El mercado mundial de formación de compañías en paraísos fiscales y servicios complementarios no es enorme, con ingresos anuales de quizá 6,000 millones de dólares, pero es rentable —los márgenes previos a impuestos a menudo son de entre 30 y 40 por ciento— y está creciendo en 7 por ciento al año.

La compañía en un paraíso fiscal típica tiene una vida promedio de entre ocho y 10 años, lo que significa que sus clientes ofrecen “un agradable torrente de ingresos similar a una anualidad”, expresó un operador.

Esto ha atraído a algunos inversionistas hábiles: Black- stone tiene una participación accionaria en Intertrust y Doughty Hanson es dueño de TMF.

Escrutinio 

Otras jurisdicciones también están siendo sometidas a escrutinio, aunque Panamá es genuinamente diferente. Entre los centros financieros tipo paraíso fiscal de tamaño considerable, por sí solo ha resistido firmemente al movimiento hacia una mayor transparencia fiscal; una postura que quizá ahora abandone. Aparte del propio Panamá, la mayor atención está siendo puesta en Gran Bretaña y sus territorios exteriores, particularmente las Islas Vírgenes Británicas (IVB), que albergan a aproximadamente la mitad de las 214,000 compañías mencionadas en los Papeles de Panamá.

  • 107 mil compañías mencionadas en los Papeles de Panamá están en las Islas Vírgenes Británicas.

Una docena de los 50 o 60 centros financieros tipo paraísos fiscales del mundo está actualmente en posesiones británicas actuales o pasadas. Perennemente ridiculizadas como cubiles de la inmoralidad financiera, estas islas de hecho han limpiado una buena parte desde los primeros ataques sostenidos contra ellas en los años 90. Ahora obtienen puntuaciones tan buenas como lugares más grandes en los análisis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Grupo de Trabajo de Acción Financiera (FATF, por sus siglas en inglés), que establece los estándares del antilavado de dinero y la transparencia fiscal.

Sin embargo, el primer ministro David Cameron está bajo presión para obtener más de ellas. Es probable que renueve una campaña para que adopten registros públicos de la propiedad de empresas, como lo ha hecho Gran Bretaña.

  • 10 años tiene como promedio de vida una compañía en un paraíso fiscal típico.

Aquellos territorios que no tienen registros centrales fácilmente disponibles para las autoridades fiscales y policiales, como ya los tienen las Bermudas y Jersey, han aceptado establecerlos. Esto los pondrá por delante de los estándares del FATF, que no requiere una recolección de datos centralizada. Esta semana, prometieron acelerar los tiempos de respuesta a las solicitudes de las autoridades británicas, de semanas o meses a un día o menos; aunque aún se resisten a hacer públicos sus registros.

Nuevos requisitos 

Las IVB, que albergan a 450,000 compañías en general, esperan desviar las críticas con sus nuevos requisitos sobre los agentes corporativos. Uno de estos, el cual entrará en vigor este año, les obligará a recolectar y verificar la información del propietario real entre los clientes. Hasta ahora, esto a menudo ha sido dejado a “introductores” en el país de origen del cliente, quienes usualmente no lo hacen.

A algunos les preocupa que, si los territorios externos británicos son presionados muy duro, las operaciones volarán a lugares menos estrictamente regulados con leyes amigables para las compañías nominales, como las Seychelles y Samoa. Hong Kong, ya un gigantesco intermediario de empresas en paraísos fiscales, también pudiera beneficiarse, al igual que los numerosos estados estadounidenses con regulación laxa sobre los agentes de registro y un férreo anonimato corporativo, como Delaware y Nevada.

Empresas y estafas 

ESTRATEGIA• En todo esto, luego está la propia Gran Bretaña. La supervisión de su industria de formación de empresas es mala. Se han establecido muchos vergonzosos vínculos entre compañías nominales británicas y criminales, como aquellos detrás de una estafa de 1,000 millones de dólares en Moldavia que involucró a sociedades limitadas escocesas.

Los estafadores usan a Gran Bretaña y Estados Unidos porque son “baratos, anónimos y buenos nombres”, reveló Martin Kenney, un investigador de actividades en paraísos fiscales. “Como los departamentos de cumplimiento con la ley no los cuentan como de alto riesgo, a menudo están sometidos a menos debida diligencia”.

Eso da a David Cameron, amante de la transparencia, mucho sobre lo cual reflexionar mientras se prepara para ser anfitrión de la cumbre anticorrupción, programada para el 12 de mayo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus