•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Esto lo pueden atestiguar abogados de Google y otras grandes compañías que están en su mira. Ahora también ha dirigido su mirada a los cárteles corporativos.

Su oficina está trabajando en un caso contra los fabricantes de camiones que pudiera resultar en la multa más grande hasta la fecha por conducta conspirativa. La inminente sanción ofrece la evidencia más reciente de que vigilar a los fijadores de precios, alguna vez un remanso, se ha vuelto una prioridad para los funcionarios antimonopolio.

Seis fabricantes de camiones --DAF, Daimler, Iveco, MAN, Scania y Volvo-Renault-- son sospechosos de haber fijado los precios en varias formas entre 1997 y 2011, incluso retrasando la introducción de nuevas tecnologías de emisiones. Enfrentan multas por encima del anterior récord de la UE de 1,800 millones de dólares, impuesto a los fabricantes de televisores y monitores de computadoras en 2012.

Las compañías camioneras ya han apartado 2,600 millones de dólares entre ellas.

Investigaciones

Aunque este sigue siendo un caso principalmente europeo, varias supuestas conspiraciones están siendo investigadas simultáneamente a ambos lados del Atlántico, y los reguladores europeos están coordinando sus ataques con sus colegas en Estados Unidos en algunos casos. Estos involucran, entre otros, autopartes, carga aérea y estándares de referencia, como la tasa LIBOR y los tipos de cambio. Solo el caso de la LIBOR, en el cual se acusa a bancos de manipular la tasa reportada a la cual prestan en los mercados de dinero, ha resultado en 9,000 millones de dólares en multas hasta ahora.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha dirigido las investigaciones sobre autopartes, y para mediados de mayo había acusado a 40 compañías e impuesto más de 2,700 millones de dólares en multas criminales. Los vigilantes de la competencia nacionales de Europa también están más ocupados. En mayo, la oficina contra cárteles de Alemania multó a varias cadenas de supermercados, incluidas Lidl y Metro, con 101 millones de dólares por fijar los precios de la cerveza, los dulces y el café en confabulaciones con fabricantes. La autoridad para la competencia de Gran Bretaña recientemente anunció investigaciones en sectores que van de los tanques de agua a las agencias de modelos. Aquellos atrapados confabulando en pasarelas u otras partes enfrentan multas de hasta 10 por ciento de su facturación.

Como es difícil detectar la evidencia desde afuera, los reguladores están esforzándose más por alentar las denuncias confidenciales. Las compañías que exponen a los círculos de fijación de precios pueden esperar indulgencia: en el caso de los camiones, MAN fue el primero en denunciar y pudiera evitar una multa.

Para los individuos también ha aumentado lo que está en juego. Estados Unidos, en particular, ha ido tras los gerentes de quienes sospecha participan en la manipulación de precios. Unos 59 han sido acusados en el caso de las autopartes, aunque alrededor de 20 de ellos han evitado el procesamiento permaneciendo en Japón. En abril, un alto ejecutivo de Nishikawa Rubber, que produce productos de sellado, se declaró culpable y se espera que cumpla una sentencia de 18 meses en prisión. La sentencia promedio en los casos de fijación de precios estadounidenses ha aumentado de ocho meses en los años 90 a más de dos años.

Litigios

Las indagatorias gubernamentales a menudo desencadenan más ataques de parte de los litigantes privados. Los miles de transportistas privados de Europa observarán estrechamente el caso de los camiones. Las recompensas pueden ser enormes. Después de que Estados Unidos y la UE impusieron multas de 3,000 millones de dólares a las aerolíneas sospechosas de conspirar sobre los cargos extras de la carga aérea, los abogados de los demandantes persiguieron a 28 operadoras por daños. Ahora todo se ha solucionado, sin admitir malas acciones, aceptando pagar una cantidad combinada de 1,200 millones de dólares. Esto, menos los honorarios de los abogados, será compartido entre miles de empresas de envíos de carga.

Esos casos tienden a ser largos y dolorosos. El litigo de la carga aérea se extendió por una década. Hausfeld, uno de los representantes de los demandantes, dijo que sus abogados dedicaron 35,000 horas al caso, en el cual se presentaron 18 millones de páginas de documentos. No es que no hayan sido recompensados: se espera que la parte correspondiente a los abogados sea del 25 por ciento.

Los abogados de acciones colectivas pueden ser tan persistentes que las firmas pagarán simplemente para deshacerse de ellos, en algunos casos incluso después de ser absueltas por múltiples investigaciones gubernamentales, como fue el caso con Air New Zealand, que está aportando 35 millones de dólares al fondo.

  • El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha dirigido las investigaciones sobre autopartes, y para mediados de mayo había acusado a 40 compañías e impuesto más de 2,700 millones de dólares en multas criminales.

El caso de la carga aérea demuestra que las empresas que se niegan a llegar rápidamente a un acuerdo están haciendo una apuesta. Las primeras aerolíneas en aceptar terminaron pagando 2 por ciento de las ventas relevantes en el periodo en cuestión. Eso se elevó conforme el caso continuó. El mes pasado, el último renuente, Air India, aceptó pagar más de 10 por ciento de las ventas relevantes, pese a que la comisión de competencia de India no encontró evidencia de malas acciones.

Las demandas privadas contra los supuestos conspiradores, comunes desde hace tiempo en Estados Unidos, están aumentando en Europa, alentadas por reformas legales. La directriz sobre daños antimonopolio de la UE, la cual los estados miembros van a implementar para fines de 2016, hará más fácil que las compañías y los ciudadanos presenten denuncias sobre violaciones de la ley de competencia de la UE en tribunales internacionales. Anticipando más actividad, Hausfeld abrió una oficina en Berlín en enero.

Cuesta arriba

APELACIONES. Es probable que los acuerdos privados más grandes se den en las finanzas. Ya sobrepasan los 2,000 millones de dólares en casos cambiarios. Los demandantes recibieron más buenas noticias en mayo, cuando un tribunal de apelaciones estadounidense desestimó un fallo de un tribunal menor que había denegado un grupo de demandas privadas que alegaban que los grandes bancos, incluidos Bank of America y HSBC, habían manipulado ilegalmente la LIBOR.

No todo el tráfico es en un solo sentido. En diciembre, el Tribunal General de la UE desestimó casi 890 millones de dólares de multas por el caso de la carga aérea contra 11 aerolíneas. Sin embargo, aunque el tribunal dictaminó que los argumentos de la Comisión Europea habían sido “contradictorios”, no encontró que hubiera evidencia insuficiente para probar una conspiración.

La comisión podría presentar el caso de nuevo si puede encontrar una manera de manejar estas objeciones. Vestager no es del tipo de personas que se deja amilanar por los reveses.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus