•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el sistema electoral partidario de Estados Unidos, los superdelegados son miembros prominentes de sus respectivas organizaciones: integrantes del Comité Nacional del Partido, legisladores de la Cámara de Representantes y senadores.

Una vez que Hillary Clinton aseguró la nominación presidencial por el Partido Demócrata, en el poder desde 2009, es en el Partido Republicano donde hay más dudas, puesto que Donald Trump es una figura que divide a su propia organización y, por lo tanto, los superdelegados adquieren una importancia clave.

Los superdelegados republicanos suman 150, tres por cada estado.

Se supone que los superdelegados deberán votar en la convención republicana por el candidato que obtuvo la mayor votación en sus respectivos estados, por lo que Trump no debería sufrir contratiempos, aunque el magnate ha dicho que está sometido a un sistema que no le conviene.

La dirigencia del Partido Republicano ha retirado su apoyo a Trump, desde los Bush hasta los Reagan.

La figura de los superdelegados surgió en el Partido Demócrata, en 1981, cuando eran oposición en Estados Unidos y los dirigentes de la organización optaron porque el “establishment” tuviese el poder de contrarrestar la nominación de una persona que a su criterio no fuese “la idónea”.

Tomado de El País, de España, y El Comercio, de Perú.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus