•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No pasa un año sin que un fumador piense, al menos un par de veces, en dejar el cigarrillo. Se estima que más de mil millones de adultos –una cuarta parte de ese segmento poblacional en el mundo– son fumadores, según datos divulgados en el Foro “Nicotina sin combustión”, celebrado en Bogotá, Colombia y promovido por el diario Portafolio y La Casa Editorial El Tiempo.

En el foro participó el cardiólogo griego Konstantinos Farsalinos, quien brindó una entrevista exclusiva a El Nuevo Diario.

El especialista es un referente mundial en investigaciones de Laboratorio de Biología molecular e inmunología del departamento de Farmacología de la Universidad de Patras, Grecia.

Farsalinos explica que existen nuevas tendencias como el cambio de los cigarrillos por combustión a cigarrillos electrónicos u otras alternativas de administración de nicotina como una forma de reducción en los índices de enfermedades a causa del tabaquismo.

De modo que uno de los propósitos de estudio de Farsalinos es buscar alternativas a través de productos de nueva generación que potencialmente podrían disminuir los riesgos a la salud de los fumadores.

¿Cuál es la diferencia entre la nicotina del cigarrillo y la de productos sin combustión?

La nicotina crea adicción al fumar, pero no en sí, las enfermedades. Entonces, el problema con un paquete de cigarrillos no es el consumo de nicotina, sino (que) es el producto (el cigarro). La respuesta es que los productos alternativos o de nueva generación no tienen combustión y se refiere a los productos electrónicos (inhaladores, cigarrillos electrónicos, chicles, parches), que son una forma más limpia de consumir tabaco, porque no hay ningún material que se esté quemando.

¿Existe algún medicamento eficaz para abandonar el consumo del cigarrillo?

En más de 98 estudios en el mundo se ha demostrado que la nicotina genera adicción, sin embargo no hay evidencias que comprueben que cause efectos cancerígenos en sus  consumidores. Los medicamentos para abandonar el tabaquismo fallan. No se ha desarrollado una medicina en específico que sea eficaz para que el fumador deje el cigarrillo. Solo el 6 por ciento de aquellos que han intentado dejar de fumar logran hacerlo con éxito.

¿Podríamos acusar a la nicotina como una sustancia dañina?

La nicotina es responsable de la dependencia o el potencial adictivo del cigarrillo. La nicotina no es cancerígena y ni siquiera promueve la enfermedad cardiovascular. El problema de fumar es el consumo de productos combustibles. Entonces ahora ya hay productos alternativos que contienen la nicotina, pero que la suministran de una manera que potencialmente representan un menor riesgo a la salud, en comparación con el fumar los cigarrillos convecionales, porque estos productos de nueva generación no involucran ningún tipo de combustión.

Desde su punto de vista ¿cuál es su mayor preocupación con respecto al consumo de cigarrillo?

Que los fumadores desconozcan que las toxinas que se generan al quemarse en el cigarro tradicional sean la causa que, conforme pasan los años, están asociadas a las enfermedades cardiacas, pulmonares, hipertensión arterial, aneurisma de aorta abdominal, entre otras afecciones.

De ahí que sea importante promover el uso de productos sin combustión para ofrecer  una forma más limpia de suministro de nicotina. También preocupa el hecho de que haya personas que sepan sobre estas consecuencias y aun así sigan fumando de forma descontrolada. El humo del cigarro contiene 4 mil sustancias químicas (40 de ellas cancerígenas).

¿Cuál es el principio de reducción de daños por el consumo de tabaco?

En relación a los cigarrillos y fumadores, tenemos lo que se llama “reducción de daños por tabaco”, donde el principio básico es proporcionarle a la persona que fuma una fuente alternativa de nicotina mediante productos de nueva generación sin combustión. Estamos esperando, primero que todo, facilitar la sensación de fumar para que paren de fumar, lo cual es lo que causa el daño. Segundo, será más fácil para ellos y al usar el producto alternativo obviamente mantendrán el consumo de nicotina, pero de una forma más limpia y sobre todo de una manera que represente menores riesgos a la salud.

Hasta el momento ¿Cuál es la forma más limpia de fumar el tabaco?

Tenemos bastante información acerca del uso de nicotina, principalmente a través del uso de snus escandinavo (un estimulante sin humo, pero que contiene nicotina), que es la forma más limpia de consumir tabaco, disponible ahora en el mercado y es característico que los usuarios de snus estén obteniendo niveles más altos de nicotina al día, en comparación a los fumadores de cigarrillos convencionales. Si la nicotina fuera responsable por los efectos de fumar, entonces veríamos efectos similares en los consumidores.

¿Qué alternativas tienen los fumadores para dejar el hábito?

Hay tres clases. Una es hacerlo solos, sin usar ninguna ayuda. Este es el método más común, pero tiene un nivel de éxito muy bajo. La segunda opción es usar los productos médicos, productos farmacéuticos aprobados: terapias de reemplazo de nicotina, como el chicle, los parches y el spray; y la otra categoría, los medicamentos orales para dejar de fumar. La tercera opción es el uso de una fuente alternativa más limpia de nicotina y esto es de lo que se trata la reducción de daños por tabaco, que son los productos como el snus escandinavo, los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco que no tienen combustión, sino que se calientan.

¿Cuáles son las conclusiones más importantes de sus estudios?

Mi investigación concluye que la combustión del cigarrillo es la responsable de los daños en la salud, por eso una alternativa sería el consumo de productos que se calientan, es decir sin quemar el tabaco. Ante la realidad que revela la Organización Mundial de la Salud, de que en el 2021 las muertes relacionadas con el consumo de tabaco llegarían a mil millones, de ahí que las alternativas como la nicotina sin combustión o los cigarrillos electrónicos se convierten en herramientas alternativas para promover el principio general de reducción de daños a la salud a causa de fumar.

El doctor

Konstantinos Farsalinos, cardiólogo e investigador de cirugía cardiovascular.

El griego. Konstantinos Farsalinos es un referente mundial como investigador en el Centro Onassis de cirugía cardiaca en Atenas, Grecia, y es un reconocido líder de investigación en el Hospital Gasthuisberg en Lovaina, Bélgica.

El especialista también se desempeña como Coordinador de investigación para los estudios de cigarrillos electrónicos. Él ha realizado estudios de los efectos del tabaco sobre la disfunción cardiaca subclínica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus