•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La patente para la fórmula del vascularizador de tejidos, inventada por el doctor nicaragüense José Salinas Andrade, está en el proceso de aprobación final en una prestigiosa institución con sede en Suiza.

El vascularizador de tejido es el nombre de la solución química con la que Salinas Andrade ha evitado la amputación de sus miembros inferiores a más de 7 mil pacientes que llegaron con diagnósticos de pie diabético, cuya única opción era la mutilación inmediata.José Salinas Andrade con sus pacientes, en la clínica.

¿Cómo va el proceso de patente de su fórmula?

Esto va a tener año y medio (el proceso) pero ya está cerca, puede ser un año o menos, está en trámite administrativo, lo que yo llamo un mero trámite burocrático.

 

¿Por qué tanto tiempo?

El problema de las patentes es que tardan dos, tres, cuatro, cinco y hasta seis años. Parece fácil, pero no lo es, porque durante el proceso se hacen objeciones y vos tenés que responder esas objeciones hasta que ellos quedan convencidos y también se mueven intereses.

¿Por qué solicitó la patente en Suiza?

Yo la busqué en Suiza porque cuando vos patentás en Suiza podés patentar en cualquier parte del mundo, es una patente internacional, nada más que son más exigentes, son bien metódicos y allí no pasa nada si no lo hacés bien. Vos tenés que presentar la solicitud, que debe llevar forma y fondo, si no tiene forma ni fondo simplemente te la rechazan y allí muere. Si hacés bien las cosas y te aceptan, comienzan a preguntarte y preguntarte y te hacen hasta videoconferencia, a mí ya me han hecho videoconferencias.

¿Qué tipo de material envió usted para sustentar su invento?

Evidencias, evidencias para confirmar. Ellos te piden evidencia física y por correo electrónico, fotos con sus datos, nombres, apellidos, dirección y teléfono de cada uno de los pacientes que estoy mandando. Yo tenía como 5 mil fotos, videos y testimonios de mis pacientes, escogí los que creí conveniente mandar y les mandé 250, y de esos agarraron varios al azar y luego unos me dijeron: ‘doctor, me llamaron de una compañía y me preguntaron que si usted me había atendido y qué tal había salido, yo les dije que me había salvado de la amputación, porque me salí del hospital’ y así sucesivamente. Como 5 me dijeron eso mismo.

  • El regenerador vascular reproduce un tejido nuevo que sustituye al viejo, que está destruido. Con el tejido vascular nuevo la sangre comienza a circular de una manera normal, llevando nutrientes y mejor oxigenación.

¿Su fórmula es hecha con productos naturales?

No, es con productos químicos que hay en el país. Algunos los consigo más baratos en el extranjero, pero la mayoría los consigo aquí.

¿En qué beneficia al paciente la fórmula inventada por usted?

Son dos cosas las que yo inventé, la fórmula (regenerador de tejido) y la técnica quirúrgica que viene a sustituir lo que se ha llamado por más de 100 años lavado quirúrgico, que le hacen a los pies diabéticos, que consiste en quitar todito el tejido malo, podrido, que tiene el pie, quitan nervios, tendones, todo, pero una vez quitado todo ¿qué pasa? queda un gran hueco y eso es un protocolo de la ciencia médica que existe. Pero yo soy creador de un nuevo protocolo, al crear una nueva fórmula y una técnica quirúrgica tengo que crear un nuevo protocolo, que es diferente.

Otro beneficio es que en vez de hospitalizar a estos pacientes, los manejo ambulatoriamente. En vez de curarlos dos veces al día, como lo hacen en el hospital, los curo una vez al día y las curaciones son indoloras, que es una de las bondades del tratamiento. Algunos pacientes raras veces sienten dolor, al inicio da un poco de ardor y dolor, pero media hora después desaparece totalmente, surte efecto como un analgésico porque quita el dolor, pero no es un analgésico. En cambio otros pacientes, con la primera vez, se les quita de viaje y nunca más dolor.

¿En el proceso de investigación, hizo experimentos con animales?

No experimenté con animales porque no había necesidad, porque yo tuve una revelación, soy un hombre de fe y cuando vos tenés una revelación y tenés fe, vos no necesitás hacer nada, la prueba está que lo hice y están las evidencias, las decenas de pacientes que les he salvado de amputación, después de Dios, porque esto es producto de una revelación.

¿Qué significa su invento para la ciencia médica nicaragüense?

Creo que es un aporte para la humanidad y para la ciencia médica, porque es algo nuevo en el campo médico, es una fórmula que evita la amputación en el pie diabético, lo salva totalmente. Es la fórmula y la técnica quirúrgica adecuada para resolver este tipo de problemas, es un protocolo nuevo, un tratamiento ambulatorio que no necesita hospitalización, yo lo hago en mi clínica.

Ahora, que si hablamos de gastos, esto sería increíble para todos los gobiernos, porque sale más barato que llevar al paciente a practicarle el lavado quirúrgico, porque tenés que pagar médico, equipo de trabajo de ese médico, alquiler de quirófano y muchos gastos más. Yo estoy ayudando indirectamente a descongestionar los hospitales del estado y privado con mi trabajo.

¿Y cómo avanza el proceso de patente en Estados Unidos?

La patente de la técnica quirúrgica puede llevar unos 2 años más, eso espero.

¿Qué hará después de obtener la patente?

Mi abogado, que es un español autorizado para solicitar patentes, me dice que es mejor hacer una subasta pública internacional al martillo, poniendo una base, de allí al que ofrezca más. Es como alquilar la patente por 5 o 20 años, porque no se vende, el único dueño y propietario es el creador de la fórmula, después de eso me voy a retirar al área social, que consiste en no cobrarle ni un centavo a la gente de escasos recursos. Esto lo voy a hacer a través de una fundación con lo que me produzca la patente. Es un megaproyecto, donde va a haber un hospital con 40 camas, albergue para acompañantes de los pacientes, una capilla y un asilo de ancianos para sacerdotes católicos en retiro, con el objetivo de que se va a dar una salvación integral, tanto física como espiritual.

Empezó a investigar tras muerte de su mamá

CAMBIO. El doctor José Salinas Andrade relata que su mamá murió de diabetes y le fueron amputados los dos miembros inferiores.

“Pero yo nunca renegué del Señor, renegué contra  la ciencia médica y yo dije: cómo es posible que la ciencia médica, a estas alturas, no haya buscado cómo solucionar y evitar las amputaciones de estos pacientes, si merecen la vida como nosotros’”, dice.

“Después de la muerte de mi madre tuve una motivación para buscar cómo solucionar este problema. Gracias a Dios tuve esa motivación y encontré la fórmula y la técnica quirúrgica, las que estoy patentando en Suiza, la fórmula, y en Estados Unidos la técnica quirúrgica”, agrega.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus