•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Francia ha vivido 18 meses de terror y sangre. El saldo: casi 230 muertos y una población atormentada. El embajador de París en Managua, Fréderic Basaguren, sostiene en esta entrevista que no perderán la guerra, pero admite que los golpes del terrorismo han sido certeros, como el ocurrido el 14 de julio en Niza, cuando los franceses celebraban su fiesta nacional y un hombre atropelló con un camión de 19 toneladas a cientos de personas, matando a 84.

La pesadilla francesa comenzó el siete de enero de 2015, cuando un grupo de asalto del Estado Islámico irrumpió a balazos en la sede del semanario satírico Charlie Hebdo y asesinó a 12 personas.

¿Desde cuándo Francia empezó a ser blanco del terrorismo?El embajador Fréderic Basaguren.

Esto inició de manera general hacia los países europeos y las potencias occidentales, primero el ataque a las Torres Gemelas (en Nueva York, el 11 de septiembre de 2001). Aparecieron otros grupos como Al Qaeda, ahora el Estado Islámico, pero que de Estado e islámico no tiene nada. Si atacan particularmente a Francia es porque para muchos somos el símbolo de la democracia.

Tenemos ideales de tolerancia, convivencia entre religiones, una laicidad que permite que todas las religiones se practiquen en el marco de las leyes de la república sin favorecer en especial a ninguna. A Francia le han declarado la guerra por todo lo que representamos, por esos valores que se niegan específicamente a compartir.

¿Por qué el Estado Islámico decide atacar más a Francia que a otros países de la coalición que se formó en su contra?

Es porque a raíz de los ataques de 2015, en los que tuvimos muchas víctimas, nosotros estamos atacando más que los otros países. Pero para ellos atacar a Francia es una manera más fuerte de hacerse oír y darse publicidad. Somos un Estado reconocido a nivel internacional, miembro del Consejo de Seguridad, una potencia nuclear y todo eso repercute.

El presidente François Hollande admitió que la amenaza terrorista existe y seguirá existiendo por un largo tiempo ¿cuál es la estrategia que siguen para protegerse?

Efectivamente se nos ha declarado una guerra, sabemos que será larga, pero la ganaremos. El blanco de este grupo es nuestra democracia, pero también es nuestra protección, nuestro escudo. Los franceses ganaremos unidos esta guerra contra el odio y el fanatismo.
Hemos tomado medidas excepcionales de seguridad, refuerzos de policía, fuerzas armadas, también llamamos a la reserva operacional y tenemos gente que ha hecho servicio militar y que ahora está jubilada, pero puede representar una fuerza complementaria. Decidimos que no derogaríamos a nuestras reglas constitucionales porque lo único que haría es debilitar la cohesión nacional necesaria en esta lucha contra el terrorismo.

El gobierno aplica con la más extrema firmeza las leyes que hemos aprobado y que dan a las fuerzas del orden la capacidad de actuar.

Pese a todas estas medidas de seguridad en año y medio han tenido cinco grandes ataques, con casi 230 muertos ¿En qué fallan?

No se puede poner un policía o soldado detrás de cada ciudadano. Fallos puede haber porque algunas personas señaladas como potenciales terroristas no han sido arrestadas o detenidas, pero esa es la regla de la democracia, no podemos arrestar a una persona que solo tiene quizás intensiones de adherirse a las ideas del Estado Islámico.

Las autoridades han informado que el asesino del sacerdote Jacques Hamel había sido inculpado por terrorismo, incluso portaba un brazalete electrónico…

Sí, había sido condenado por voluntad marcada de marchar a Siria, incluso lo regresaron a un país vecino. Lo que pasa que después solicitó una medida cautelar, es decir fue puesto en libertad bajo ciertas condiciones y tenía que presentarse diario a la policía. Él tenía estos beneficios por orden judicial.

En este último ataque sólo hubo un muerto, pero es un sacerdote, es atacar a la Iglesia ¿qué representa para Francia el asesinato de este sacerdote?

Representa algo muy grave, matar a un sacerdote es profanar nuestra república, que es la que garantiza la libertad de conciencia. Es sembrar el espanto, dividirnos, que nos enfrentemos los unos a los otros. Los católicos de Francia están muy dolidos. El objetivo de estos terroristas (Estado Islámico) también es provocar una guerra de religiones, pero nosotros no caeremos en esa trampa.

Miles de refugiados llegan a diario a Europa, en esos arribos masivos podrían infiltrarse terroristas ¿cómo controlan eso?

Desde luego que podrían llegar. A nivel de la Unión Europea se ha decidido reforzar las medidas a través de un organismo que protege las fronteras exteriores y hay un control de los refugiados que llegan. Existen centros de retención cuando hay dudas sobre si las personas son realmente refugiados.

Tampoco hay que asimilar a todos los refugiados con los terroristas. Desgraciadamente nos damos cuenta que los terroristas que han atacado últimamente eran gente nacida en Francia.

Son personas que se radicalizan en un proceso a veces muy rápido por varias vías, como internet o contactos con otras personas radicalizadas. Si vemos una página web que llama a la radicalización tomamos medidas para cerrarla. Tenemos spots en los medios de comunicación que alertan sobre el comportamiento anormal que presenta alguien que se radicaliza al islam para que se tomen medidas.

¿El pueblo francés puede sentirse seguro después de tantos atentados?

Sí. Cada vez que hay un atentado el pueblo francés siente en carne propia el dolor por las víctimas, pero a la vez se niega a cambiar su estilo de vida por miedo al terrorismo precisamente porque eso es lo que busca este grupo. Las personas siguen saliendo, van a cenar a los restaurantes, toman sus cafés en las terrazas, siguen llegando los turistas. Estos bárbaros no pueden lograr hacernos cambiar porque eso sería darnos por vencidos.

¿Qué acciones ejecuta su país para contratacar al Estado Islámico?

En Siria e Irak participamos en la coalición que lucha contra este grupo, tenemos elementos de aviación que ubican los lugares estratégicos de ellos y son destruidos a través de bombardeos.

Luchamos por concientizar a nuestros aliados y a todos los países del mundo que se debe cortar el financiamiento a este grupo. El Estado Islámico se financia por petróleo que ha robado en Irak y Siria y tienen contrabando de objetos culturales y patrimoniales.

¿Con todo lo que está pasando respecto al terrorismo ¿podría formarse una Tercera Guerra Mundial? El papa Francisco ha dicho que estamos en guerra.

Que estamos en guerra es cierto, pero no es una guerra clásica, no como la entendemos después de la Segunda Guerra Mundial, donde había un frente, unos países los unos contra los otros, no. No es eso. Es el fanatismo contra la intolerancia. Es contra un grupo que existe para matar y mata para existir.

Esta es una guerra que vamos ganando. Cada día este grupo tiene menos fuerzas y territorio. Si comenten estos atentados es porque están desesperados. Pero se necesita una unidad total de la comunidad internacional para luchar contra ellos y que todos los países tengamos esa meta común.

¿Existe la posibilidad de un Frexit (salida de Francia de la Unión Europea) después de todos estos atentados? Después del Brexit hay grupos que lo están pidiendo.

No, en lo absoluto. Creemos que estamos mejor protegidos estando en la Unión Europea. Hay grupos de ultraderecha que lo están pidiendo, pero no creo que esa idea llegue a tener el apoyo de la población para obtenerlo.

El próximo año hay elecciones en Francia, de querer reelegirse el presidente actual ¿puede impactar su acción contra el terrorismo en la intención de votos?

No sabemos si el señor presidente se quiere reelegir, pero de ser así la población ha reconocido que el presidente Hollande ha actuado con mucho coraje y sangre fría. Cuando llegan las elecciones es común que los opositores digan que pueden actuar mejor que el gobierno, sin embargo el presidente no ha dudado en combatir el terrorismo y ha mostrado grandes capacidades.

Pero hay otros aspectos a tomar en cuenta como el económico y el desempleo, pero en unas elecciones libres nunca se sabe.

¿Usted como embajador qué siente cuando se entera de un nuevo atentado y está tan lejos de su país y parte de su familia? ¿Ha tenido algún familiar o amistad que haya sido víctima?

Cada atentado produce un gran dolor. Siempre estoy en contacto regular con mi familia y compartimos el dolor general de la población francesa. El ataque del 14 de julio fue particularmente muy doloroso por la forma y el día que se cometió, que era nuestra fiesta nacional. Además, ver niños muertos producto de estos atentados es lo peor.

Gracias a Dios no he tenido familia o amigos muertos por los atentados, pero comparto el dolor de mis conciudadanos.

Para finalizar ¿qué representa el terrorismo para su Francia?

Representa una amenaza fuerte, pero es un desafío contra el que estamos determinados a luchar. El terrorismo no es nuevo para nosotros y siem pre lo hemos vencido.

El diplomático

Fréderic Basaguren.

EDAD: 64 años
CARGO: Embajador de Francia en Nicaragua desde el 11 de septiembre de 2015.

Fue embajador de Francia en Honduras de 2003-2007.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus