•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sergio solo esperaba a monseñor Silvio Fonseca para partir. Aún consciente, pidió a sus familiares que llamaran al sacerdote y una vez estando allí, le dijo: “Padre, yo ya me voy, he preparado a mi familia para este momento”.

Luego tomó la mano de su esposa y le expresó: “Te quiero, siempre te quise”.

Dichas esas palabras, el hombre entró a un profundo sueño y treinta minutos después murió.
Monseñor Silvio Fonseca, vicario de la familia en la Arquidiócesis de Managua, recuerda que en aquel cuarto, donde Sergio estuvo en sus últimas horas a causa de un cáncer de colon, nadie estaba triste.

El enfermo más bien decía que iba al cielo a encontrarse con el Creador y todos sintieron una profunda paz, cuenta Fonseca.

Estas experiencias premonitorias asociadas a la muerte son consideradas por ciertos estudiosos del tema como simples casualidades y otros las denominan avisos de Dios.

El padre Julio Arana, vicario judicial de la Arquidiócesis de Managua, dice que el miedo a la muerte es uno de los grandes temores que tienen las personas y quizás por eso todos quisieran saber el día y la hora del adiós definitivo.

EXPERIENCIA ESPIRITUAL

“El sentir el momento que vas a morir es una cuestión muy subjetiva, es como la gente que dice: ‘yo soñé con culebras’ y le buscan un significado y quizás lo soñó porque vio una película de serpientes y está sugestionado; o tal vez soñó que se estaba casando y dice que es por tal cosa.

Todos estos casos no podemos considerarlos que están ligados con el mundo real”, manifestó Arana.

Por otro lado, monseñor Silvio Fonseca indicó que esta experiencia es una aproximación mística muy espiritual y que en muchos de los casos quienes logran sentirlo comienzan a pensar en sus familiares difuntos momentos antes de su partida y toman la muerte como un encuentro con los suyos.

“Desde el punto de vista de la fe, el sentir el encuentro con el Creador es una asistencia divina, Dios nos asiste en ese momento de la buena muerte, el alto porcentaje de las personas que llegamos a ponerle la extremaunción dicen que momentos antes de su muerte sienten como un gozo, que es el regreso con los suyos, y en este sentido tenemos nuestro dogma que tanto los vivos como los difuntos están unidos en diferentes estados”, indicó Fonseca.

Añadió que esta experiencia es mucho más común en personas que oran mucho y tienen una experiencia con Dios, en sentido recto y estricto.

LA PRESENCIA DE DIOS

“Quienes reciben esos avisos antes de morir sienten la presencia de Dios y en ese sentir saben que el final llega, en los casos que yo he visto sienten que ya se van, es como un arrebato espiritual con mucha paz porque saben que están llamados a la eternidad”, dijo Fonseca.

También están los que logran sentirlo, pero no tienen ninguna relación con la Iglesia.

Estas personas, dice Fonseca, perciben a la muerte con otra visión, tienen miedo y creen que van a caer en un abismo, pues al final es el encuentro de la conciencia porque saben que tienen que rendir cuentas.

Para la homeópata y terapeuta floral Olga Diduj, las premoniciones sobre la muerte ocurren porque el pensamiento es energía y como la mente trabaja en forma similar a una computadora, cada persona prácticamente puede programar el día y la hora de su fallecimiento.

“No hay mucho misterio en eso, el subconsciente se queda con esa orden conformado y busca cómo dar esa misma orden para que el cuerpo muera”, explicó Diduj.

CONEXIONES

Dentro de las premoniciones sobre la muerte están también las que perciben los familiares.

“Recordemos que estamos en un mundo sensible, una madre siente el palpitar del corazón de su hijo esté donde esté, hay algo que lo vincula, y quizás por esa cercanía es que logran percibir esas cosas”, explicó el padre Julio Arana.

La homeópata y terapeuta floral Olga Diduj refirió que esto ocurre por las conexiones energéticas que establecen los seres queridos y que incluso pueden ocurrir en parejas que se aman mucho o en gemelos.

El padre Julio Arana también aseveró que estos hechos considerados como sobrenaturales pueden servir para hacer un cambio en vida y relata un caso: “Resulta que el médico había declarado muerto clínicamente a un señor a causa de un infarto, su esposa y sus hijos lloraban pero él se veía y se sentía como un espíritu mientras le gritaba al doctor: ‘seguí dándome choques’, él miraba todo en aquella sala del hospital hasta que minutos después regresó, él hasta se vio en el túnel que mucha gente describe cuando regresa de la muerte”.

Sobre esta experiencia, el padre Julio Arana añadió: “El túnel es una experiencia indescriptible que una persona puede tener frente a la muerte, pero eso es una cuestión muy subjetiva”.

Estudio explica “la luz al final del túnel”

ANÁLISIS. En marzo del 2013, el diario BBC publicó que la luz blanca al final del túnel o la película de toda una vida en un instante no representa necesariamente la entrada al más allá, sino que todo podría ser causado por un aumento repentino de la actividad eléctrica en el cerebro.

Este hallazgo fue documentado de acuerdo con un estudio realizado con gatas agonizantes en las que se observó un aumento de las ondas electromagnéticas al momento de la muerte, lo mismo que podría ocurrir con el cerebro de los humanos.

“Mucha gente ha pensado que el cerebro después de la muerte clínica está inactivo y nosotros mostramos que definitivamente este no es el caso”, dijo a la BBC Jimo Borjin, autora del informe de la Universidad de Michigan.

Sobre la muerte y la creencia que las almas se quedan en la tierra, el padre Julio Arana dijo que quien ya murió lo hizo físicamente y en alma, pero nos acompañan sus recuerdos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus