•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Comparado con los feos dispositivos abarrotados de ese entonces, el iPhone fue revolucionario. También fue enormemente influyente. Un desfile en tecnicolor de diseños rivales -el plegable, el deslizable, el forma de plátano, el tipo caramelo y el BlackBerry- se convirtieron en un espejo negro uniforme. Casi todos los smartphones del planeta siguen pareciéndose al dispositivo que Jobs dio a conocer ese día.

No es que esa semejanza se encuentre solo en el diseño del hardware. Casi una quinta parte de los smartphones vendidos en 2015 operan con el software iOS de Apple. El resto corre variaciones de Android, un sistema operativo de fuente abierta ofrecido por Google. Solo dos compañías -Apple y Samsung- representaron más del 40 por ciento de los smartphones vendidos en 2015, según CCS Insight, una compañía de investigación. Huawei se situó en un distante tercer lugar con 8 por ciento.

RELANZAMIENTO

En este mercado soso y uniforme, algunos productores buscan una oportunidad. Uno de esos es Kodak, que inventó la cámara digital que llevó a la pérdida de su lucrativo negocio de películas y químicos para revelado y a su propia muerte. Kodak salió de la protección por bancarrota en una forma muy reducida en 2013 y ahora está apuntando a la forma en que la mayoría de las personas toma fotos instantáneas hoy en día: en sus teléfonos móviles. La compañía ha lanzado el Ektra, un teléfono Android altamente personalizado con funciones diseñadas para atraer a los entusiastas de la fotografía.

El teléfono de Kodak es fabricado para la compañía por Bullitt Group, una pequeña empresa británica que también produce teléfonos “resistentes” con la marca Caterpillar. En mayo, Bullitt se unió a Jaguar Land Rover, un fabricante de carros británicos, para hacer teléfonos que se supone reflejan la resistencia de sus vehículos cuatro por cuatro que van a todas partes. Sonim, una empresa estadounidense, también produce teléfonos resistentes.

En China, Snail Mobile produce un teléfono exclusivamente para aficionados a los videojuegos, el cual tiene botones laterales del tipo de lo que se encuentran habitualmente en los controladores de videojuegos.

Una red móvil rusa produce el Yotaphone, que tiene dos pantallas, una similar a la de un smartphone común y una segunda en blanco y negro y que consume poca batería como las usadas por los lectores de libros electrónicos. Esta configuración extiende la vida de la batería del teléfono.

Vertu, un productor británico alguna vez propiedad de Nokia, fabrica smartphones de lujo con precios elevados.

Los nichos no solo se encuentran, también se hacen: este año AG Mobile, una compañía sudafricana, lanzó una gama de teléfonos y tabletas poco costosos con la marca Nelson Mandela. Otro teléfono de AG tiene como marca el nombre de un rapero local.

Xiaomi, una compañía china que ahora compite con fabricantes de teléfonos mundiales, tuvo su inicio en mercados nicho y atrajo mucha atención ofreciendo a los usuarios una voz en las nuevas funciones de software.

Peter Stephens, director ejecutivo de Bullitt, estimó que los varios mercados nicho en conjunto representan quizá entre 4 y 5 por ciento de todo el mercado de smartphones. Eso es poco, pero con alrededor de 1,400 millones de dólares de smartphones producidos el año pasado, sigue siendo una porción sustancial. Además, aunque el mercado general para los smartphones tuvo un crecimiento anual del 7 por ciento en 2015, la “otra” categoría, que excluye a la mayoría de los grandes fabricantes, creció al doble de ese ritmo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus