•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El socioliberal Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen, que se disputan el 7 de mayo la presidencia de Francia, reivindicaron esta semana sus diametrales proyectos en sus últimos mítines de cierre de campaña, después del tenso debate vivido en la jornada del miércoles.

El pro-europeo Macron, que parte como favorito, escogió el sur de Francia, la localidad de Albi, próxima a Toulouse, y la eurófoba Le Pen intervino en su feudo electoral del norte, en la localidad de Ennemain.

“Lo vimos:  el proyecto del Frente Nacional (de Le Pen) no propone nada. No tiene una proposición para el país”, aseguró el candidato, en alusión al debate del miércoles entre ambos, en el que fue considerado como más convincente que su rival ultraderechista.

Le Pen, a la que otorgan una intención de voto en torno al 40 % (frente al 60 % de Macron), apreció que se erigió “como la portavoz del enfado del pueblo frente al abandono que se le ha dejado”.

La dirigente, que en caso de victoria sería la primera mujer en presidir Francia, juzgó que representa a “una mayoría silenciosa” e insistió en que cerrará las fronteras para controlar los flujos migratorios, impondrá tasas a las empresas francesas que deslocalicen sus operaciones y vendan esos productos en Francia, y negociará una otra Europa de “naciones soberanas”.

 “Estamos aquí, en la Francia eterna que adoramos, la misma que los salones parisinos y la elite desprecia”, aseveró la candidata, quien estuvo en Ennemain, una pequeña localidad de la Francia rural.

Macron, ministro de Economía del gobernante Partido Socialista (PS) entre 2014 y 2016, apostó por “la cohesión social” y la lucha contra las injusticias como dos de sus principales ejes.

El candidato se refirió además al rumor que circuló  en internet y del que se hizo eco Le Pen en el bronco debate del miércoles en el que se le acusaba de tener una cuenta en el extranjero para evadir impuestos.

 “Lo que debilita nuestras democracias es que todo se confunde, tanto las informaciones falsas como las verdades”, lamentó Macron, quien presentó una querella por falsificación y difusión de documentos falsos destinados a influir en las elecciones.

El candidato, que a sus 39 años, puede convertirse en el presidente más joven de la V República francesa, también hizo un guiño a los 7 millones de votantes del izquierdista Jean-Luc Mélenchon, eliminado en el primer turno del 23 de abril. 

“Hay que reconocer que La Francia Insumisa (de Mélenchon) ha traído vitalidad democrática”, destacó.

Ambos candidatos cerraron el capítulo de mítines, aunque el viernes tuvieron sus últimas apariciones públicas antes de los comicios del 7 de mayo. Según el último sondeo diario de Ifop, Macron se sitúa en el 61 % de intención de voto, un punto más que ayer, mientras Le Pen baja al 39 %, con un índice de abstención del 25 %. Centenares de manifestantes se reunieron en un concierto gratuito en París para decir “No” al Frente Nacional de Le Pen por sus “desvíos racistas, antisemitas, homófobos, sexistas y negacionistas”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus