•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el año 2014, había aproximadamente 1,340 millones de compradores digitales en todo el mundo, según un estudio publicado por Statista (es.statista.com). La previsión era de más de 1,600 para el 2016, y rozaba los 1,800 de cara a 2017.

Para  2019, se esperaba ya entonces un desbordamiento de esas cifras, con una estimación de más de 2,000 millones de usuarios del mercado “online”. Unas previsiones que reflejan el auge de la industria del consumo en Internet. De esos compradores, un porcentaje aproximado (en torno al 17%), pertenece a esos más de 300 millones que Amazon tiene como clientes. La que empezara siendo una distribuidora de libros en 1995,  ofrece hoy 4.5 millones de “ebooks” a 175 países. “Hemos innovado en la lectura con dispositivos como el ‘Kindle’ -el modelo de libro electrónico creado por la compañía-, nuestro producto más vendido”, dicen a EFE desde la compañía. Y ofrecen, además, “la posibilidad de que cualquier persona publique su libro y lo ponga a disposición de millones de lectores”.

Y, seguramente, ahí resida una de las razones del éxito de Amazon: en el siglo XXI, la lectura sigue estando de moda. Es la conclusión a la que se puede llegar gracias a otro estudio de Statista: en 2016 el producto que más se compró a través de Internet fueron, curiosamente, los libros, con un 53% de la cuota de mercado.  En segundo lugar, estarían los artículos de electrónica con, un 46%. El estudio abarca todo tipo de sectores, con porcentajes también altos en ropa femenina y accesorios, que obtuvieron, por separado, un 40% de ventas cada uno; bienes para el hogar (un 36%) o ropa masculina (un un 34%). 

¿Los productos menos vendidos? Los perfumes, con un 18%; el vino, que se queda en un 15%, y la ropa de bebé (apenas el 14%). Todo esto, a nivel internacional, recogiendo los datos de compradores de todo el mundo. Y, en todo ese espectro global y variado, Amazon está presente: “Amazon tiene la selección de artículos más grande del mundo”, recalcan. “Vendemos millones de productos de todas las categorías, desde productos culturales como libros o música, a moda, artículos para el hogar, productos de bebé o alimentación”.

Pequeños negocios

Esto es posible gracias a que, además de contar con su propia marca, la compañía ofrece el servicio “Amazon Marketplace”, que permite a cualquier vendedor, empresa o artesano operar a través de la gigantesca web: “el 49% de todas las ventas que tuvo Amazon durante el primer trimestre de 2017, fueron vendidas en realidad por pequeños negocios”, afirman a EFE. “Amazon Marketplace permite a esos vendedores llegar a millones de nuevos clientes, no tener que invertir en crear una web propia y atraer tráfico hacia ella, no tener que crear y mantener una pasarela de pago segura… Y beneficiarse de la confianza que genera la marca ‘Amazon’ entre los consumidores. “Incluso pueden utilizar nuestros servicios de logística”, indican desde la corporativa.

“Solo en 2016 Amazon envió, con este servicio logístico, más de 2,000 millones de unidades a clientes internacionales”, subrayan y añaden que “el número de pymes que facturaron, a través de sus ventas en Amazon, más de 100,000 dólares, se incrementó en más de un 30% ese mismo año”.

Aunque el mercado digital nació gracias a la normalización de los ordenadores domésticos en la sociedad moderna, hoy por hoy, ha evolucionado casi a la par que los propios avances tecnológicos. 

Si ya ofrecía la comodidad de comprar desde casa sin moverse de la silla, ahora se ha subido al carro de la portabilidad y va más allá: un cliente “online” puede realizar sus compras desde cualquier lugar... Siempre y cuando tenga un “smartphone”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus