•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras el Orgullo LGBT daba lugar a manifestaciones y eventos a lo largo del globo, el Parlamento alemán aprobaba, el 30 de junio, el matrimonio entre personas de mismo sexo, con 393 votos a favor, a pesar del “no” de Angela Merkel y su partido.

Una nueva victoria en la larga batalla por la igualdad, pero cuyo triunfo queda ensombrecido no solo ante el hecho de que 226 diputados alemanes votasen en contra de que pudieran casarse, sino ante las cifras de LGBTfobia a lo largo del globo.

Sin ir más lejos, el informe anual de 2017, realizado por la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA.org) ofrece datos que reflejan con contundencia esa criminalización. En 13 países del mundo las leyes recogen la pena de muerte por delitos de orientación sexual (aunque en 5 de ellos no se reporten casos en los que la sentencia se aplique en la práctica, pero sí  que se lleva a cabo en un total de 8 estados, o en algunas zonas de los mismos). Mientras tanto, en 14 países las penas pueden llegar a la cadena perpetua; y en 57, hay sentencias que van desde las multas económicas hasta los 14 años de cárcel.Una pareja se besa ante el Parlamento en Berlín (Alemania) el pasado 30 de junio de 2017, día en el que el pleno de la Cámara Baja alemana aprobó la legalización del matrimonio homosexual.

Esto nos deja un total de 84 países en los que la orientación sexual es un delito, ya sea solo en caso de expresarla en público, condenando las relaciones que dos adultos tengan en su intimidad o penando incluso la propaganda LGBT.

De interés: Matrimonio taiwanés, el sueño de los homosexuales en China

Agresiones, brujería y LGBTfobia

El último informe del FBI sobre crímenes del odio, publicado en 2015, reportó que 1,263 personas fueron agredidas por razones de orientación sexual o identidad de género en ese año. 

En Camboya, por ejemplo, es frecuente que las familias intenten “curar” la homosexualidad de sus hijos mediante brujería, un “tratamiento” por el que “hechiceras” como Lork Ta pueden cobrar “más de 100 dólares”, según declara a EFE la anciana.

Además: Pastor evangélico llama en Perú a matar homosexuales

“Mis padres creen en los ‘Kru Khmer’ —como se denomina a este tipo de ‘curanderos’—. En total me llevaron a ver a seis”, cuenta a EFE la camboyana Poy Long en Phnom Penh. “El budismo no menciona nada de LGBT, es solo acerca de amar sin discriminar a nadie”, se lamenta la joven.

Por otro lado, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de Ciudad de México realizó un estudio que desveló que el 31.5% de los jóvenes del colectivo LGBT ha intentado suicidarse alguna vez, frente al 15.6% de los heterosexuales. México es, además, el segundo país con mayor violencia por LGBTfobia, por detrás de Brasil, puesto que tuvieron lugar, solo en 2015, 1,218 homicidios contra personas con identidades de género u orientaciones sexuales “no normativas”. 

De forma más reciente, durante las celebraciones del World Pride de Madrid (España) tuvieron lugar, al menos, 41 incidentes de odio contra el colectivo LGBT, incluyendo una doble agresión sexual contra dos chicas lesbianas, según las cifras presentadas por el Observatorio Madrileño contra la LGBTfobia.

Derechos, igualdad y reivindicación

Las relaciones entre personas del mismo sexo ven reconocidos derechos igualitarios en 47 países, aunque solo en 24 de ellos se permite el matrimonio (los 22 reconocidos por ILGA a los que posteriormente se sumaron Taiwán y Alemania). En torno a 26, reconocen “uniones de otro tipo”. 

En cuanto a la adopción, hacerlo de manera conjunta es legal en 26 países, mientras que en 27 se permite adoptar a los hijos del cónyuge, siempre según este informe. 

En 8 2 estados del mundo hay leyes de protección hacia el colectivo LGBT, aunque solo 9 lo recogen en la constitución. La mayoría de estas leyes de protección están enfocadas a evitar la discriminación laboral (72 estados), aunque en 43 recogen el delito de “crimen del odio” y en 39 lo es la “incitación al odio”.

Mientras tanto, las “terapias de conversión”, dirigidas a “curar la homosexualidad” solo se consideran delito en 3 países.

Centrándonos en la letra “T” de las siglas, referida a la parte transexual del colectivo, pese a los avances en materia de derechos, aún queda mucho por recorrer. Un informe de Transrespect.org, en colaboración con Transgender Europe (TGEU.org), refleja las distintas restricciones que existen a la hora de solicitar un cambio de género.

En 54 lugares del mundo se exige un informe psiquiátrico para acceder a este derecho. Además, al menos en 29 países se requiere también la esterilización de la persona trans, o que está se hubiera sometido a una cirugía de reasignación. En 35 de ellos otro requisito indispensable es, en caso de que el solicitante esté casado, el divorcio.

Además de ello, el reconocimiento legal de algún género adicional al binarismo masculino/femenino solo tiene validez legal en 4 países, que ofrecen un tercer género bajo diversos parámetros y restricciones (por ejemplo para personas intersexuales). Un evidente choque con el ritmo de cambio que sigue la sociedad en su día a día, pues, sin ir más lejos, Facebook ya permite seleccionar entre 54 identidades distintas.

En definitiva, si bien el colectivo LGBT va logrando cada vez más victorias en su batalla hacia la igualdad, las leyes evolucionan más despacio de lo que lo hace una sociedad cada vez más reivindicativa, pero en la que todavía queda, con las cifras en la mano, mucho por combatir.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus