•   Tokio, Japón  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cámara baja del Parlamento japonés fue disuelta este jueves por decisión del primer ministro conservador Shinzo Abe, provocando así elecciones anticipadas en las que su partido se enfrentará al de la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike.

Las elecciones se llevarán a cabo el 22 de octubre y la campaña oficial comenzará el 10 de octubre.

“En virtud del artículo siete de la Constitución, la Cámara Baja ha sido disuelta”, declaró en sesión plenaria el presidente de esa asamblea, Tadamori Oshima.

“Banzai, banzai, banzai” (larga vida al emperador), gritaron los diputados levantando sus brazos, antes de retirarse del hemiciclo donde el mismo día estaba prevista una sesión parlamentaria extraordinaria.

“Un combate difícil comienza hoy”, dijo luego Abe a su bancada. “Debemos resolver el problema de los misiles y del programa nuclear norcoreano y tenemos la responsabilidad de mejorar la vida de los ciudadanos”, agregó.

El primer ministro aceleró el calendario electoral para cerrar el paso a Koike, pero la gobernadora de 65 años, dueña de una amplia experiencia política ya había preparado el contraataque.

Koike anunció el lunes la creación del Partido de la Esperanza, del que se puso al frente. Además, hizo saltar por los aires al Partido Demócrata, una formación de centro-izquierda que, si bien se había debilitado mucho, era hasta la fecha el principal partido de la oposición. 

El presidente de ese partido, Seiji Maehara, explicó el jueves que la formación no inscribirá candidatos en las próximas elecciones anticipadas y que dejará que sus miembros se presenten con el Partido de la Esperanza.

“Es una decisión fuerte de Maehara”, comentó justo después Koike. 

“Aunque no se trate de una fusión del Partido Demócrata y el Partido de la Esperanza, podemos imaginar que los miembros del primero que, individualmente, comparten la política del Partido de la Esperanza, particularmente en temas de seguridad y de defensa, se presentarán bajo sus siglas”, comentó Mineyuki Fakuda, exdiputado del Partido Liberal Demócrata (PLD) de Abe y cofundador del Partido de la Esperanza.

La gobernadora ya había infligido una histórica derrota al partido de Abe en las elecciones para renovar la asamblea de Tokio, hace algunas semanas, con la formación “Tomin First” (Los ciudadanos de la capital, primero).

Por su parte, Abe justificó la convocatoria de elecciones anticipadas por su voluntad de exponer la gestión económica a la aprobación de los electores.

Maniobras y escándalos 

El primer ministro propone un nuevo plan de incentivos económicos de dos billones de yenes (15,000 millones de euros) para finales de año, la gratuidad de una parte de la escolaridad y otras disposiciones financieras, lo cual aleja la perspectiva de saneamiento de las finanzas públicas.

Abe reafirmó además su posición de firmeza frente a Corea del Norte. “Debemos emplear todos los medios para aumentar al máximo la presión sobre Corea del Norte”, dijo. 

Hace unos días en la ONU aseguró que ya no era “tiempo de diálogo”. Los opositores vieron también en el calendario elegido por Abe una maniobra para eludir las preguntas en el Parlamento sobre escándalos que lo han afectado a él y a su Gobierno. Está acusado fundamentalmente de favoritismo hacia sus amigos.

“El principal riesgo en la actualidad es el de un fuerte movimiento a favor del nuevo Partido de la Esperanza, que podría canalizar a los electores descontentos y reducir las posibilidades de Abe de seguir en su puesto a partir de 2018”, cuando termina su mandato al frente del PLD, explicó en una nota BMI Research. 

“Es bastante posible que la coalición formada por el PLD y el centrista Komeito pierda la mayoría de dos tercios” que poseía hasta ahora, consideró BMI. 

En cualquier caso, Koike parece determinada a proseguir su partida de ajedrez a nivel nacional. 

“Cuando uno participa en unas elecciones, no lo hace con el objetivo de seguir en la oposición”, insistió Koike el jueves en una rueda de prensa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus