•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Obedecer a Madrid o seguir leales al gobierno regional? La espiral independentista en Cataluña está dividiendo al cuerpo de Policía de esta región española, cuyo control anhelan tanto Barcelona como Madrid para imponer sus órdenes.

“La tensión es máxima. Hay mucho miedo y mucha ansiedad en todo el cuerpo, más allá de si quieren la independencia o no la quieren como es mi caso”, explica a la AFP Vicente (nombre falso), un agente en Barcelona de los Mossos d’Esquadra.

Este cuerpo policial se encuentra en el medio del pulso entre el gobierno español y el destituido Ejecutivo regional de Cataluña, cuyo Parlamento proclamó el viernes la constitución de una República independiente.

El ejecutivo español de Mariano Rajoy reaccionó rápidamente destituyendo al gobierno catalán de Carles Puigdemont, disolviendo el Parlamento y cesando también al director de la Policía y su máximo mando.

Y ahora, los alrededor de 16,000 agentes de este cuerpo se encuentran a la expectativa de qué órdenes deberán seguir: las recibidas desde Madrid o las del hipotético gobierno de la República proclamadas el viernes y no reconocidas por ningún país.

Igual que la sociedad catalana, “el cuerpo está dividido a partes iguales: unos están encantados de que Madrid tome el control y otros lo ven con inquietud y rechazo”, explica Manel (nombre falso), con más de diez años de experiencia en la unidad de seguridad ciudadana.

“El ambiente es difícil. Hay discusiones, gritos, situaciones muy tensas entre compañeros”, dice Vicente.

Este cuerpo policial, cuyos orígenes se remontan al siglo XVIII, fue refundado en 1983 en pleno proceso de recuperación del autogobierno catalán suprimido durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975) y es una de las joyas de la corona de la autonomía de la región, con plenas competencias en materia de orden público.

Controlarlo es vital para Madrid, con apenas 6,000 agentes de sus cuerpos policiales en Cataluña. Su importancia quedó patente en el referendo inconstitucional del 1 de octubre, cuando evitaron cargar contra los votantes congregados para proteger los colegios electorales.

La intervención, en ocasiones violenta, corrió finalmente a cargo de la Policía Nacional y la Guardia Civil, dependientes del ministerio de Interior que había enviado 10,000 refuerzos.

“Se hizo un dispositivo fraudulento para que no pudiéramos hacer nuestro trabajo. A muchos compañeros antidisturbios se les dio el día libre”, dice Vicente. “Muchos nos sentimos avergonzados”, añade.

Las principales críticas se dirigen al exjefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, alabado por su gestión durante los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils en agosto, pero acusado de ser próximo a los dirigentes políticos independentistas.

Investigado por sedición, fue destituido de su cargo por el ministerio del Interior horas después de la intervención de Cataluña, que también conllevó el cese del director político de la Policía catalana Pere Soler. Ahora será el ministerio quien asuma la gestión del cuerpo y su actuación en las próximas semanas, en las que los independentistas llaman a la resistencia para defender la recién proclamada república y para impedir el control de Madrid. En una circular interna, los mandos policiales llaman a la neutralidad de los agentes y ante el previsible incremento de movilizaciones les piden evitar que haya incidentes.

Pero entre los agentes del cuerpo, crece la preocupación por verse obligados a cargar contra manifestantes como pasó con los policías nacionales y los guardias civiles el 1 de octubre.

“A la mayor parte de los agentes no les afectará, pero quien notará más el impacto serán los antidisturbios. A lo mejor donde antes decían aguantad, ahora les dirán cargad”, explica bajo anonimato un mando intermedio. “Si empieza a haber órdenes extremas para enfrentar a la Policía contra la población, muchos agentes tendrán dudas de si aplicarlas o no”, explica Manel.

Pero esto puede implicarles sanciones salariales, inhabilitaciones o incluso condenas penales, por lo que el sindicato mayoritario del cuerpo recomienda seguir las indicaciones recibidas.

“La desobediencia a las leyes no es nunca una opción para la Policía. No tenemos margen para desobedecer las leyes porque entonces no podemos exigir al resto de los ciudadanos que las cumplan”, afirma Valentín Anadón, secretario general del sindicato SAP-FEPOL.

“Al final los compañeros acatarán”, asegura Vicente. “Incluso los que son muy independentistas, si tocan su salario o su trabajo, tienes mujer e hijos, a la hora de la verdad no tienes otra que obedecer”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus