26 de julio de 2009 | 16:29:00


Las recurrentes negligencias médicas
| END

Sistema de salud puesto en crisis

Por Rafael Lara | Especiales

Sistema de salud puesto en crisis
Imagen
La mamá, su abuela y los 6 niños de Clara del Carmen Meneses quedaron en el desamparo al quedar como un vegetal por negligencia médica en la clínica Santa Gema de Masaya, que fue multada por el Silais de esa ciudad. MELVIN VARGAS/END


comentar




Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

Tras varios exámenes médicos en la clínica previsional le descubrieron un quiste en uno de sus ovarios, por lo que los médicos recomendaron extirpárselo.

Accediendo a la cirugía entró a la sala de operaciones el 28 de agosto del año pasado. Horas más tarde, le dijeron que la intervención fue todo un éxito y sin complicaciones. “Me dieron de alta y el médico, sonriente, me recomendó regresar un año después”, dijo la entrevistada que pidió privacidad a la Procuraduría de Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, donde denunció su caso en marzo del presente año y prefirió el anonimato ante el público.

Como si fuera broma cruel

Ya en su casa, aunque tenía una aparente mejoría, comenzó a sentir los malestares que antes sufría, por lo que regresó a consulta y se hizo un ultrasonido. A través de este examen se encontró con una amarga sorpresa y con lo que pareciera una broma cruel: el ovario con el quiste continuaba intacto, y el removido fue el ovario sano.

La afectada es de oficio conserje, tiene 41 años y gracias a la cirugía cualquier intento de vida reproductiva quedó cancelado, pues el daño es irreversible y su impacto emocional fue terrible. Mientras tanto, la situación significaba que nuevamente debían intervenirla para extirparle el único ovario que le quedaba, el dañado por un quiste.

Según Ana Eva Torres, Delegada de Managua en la PDDH, el caso aún está en proceso, esperando la información pertinente del caso. Mientras tanto, la afectada sigue con sus malestares, pues aún no se ha operado.

Torres señala que durante este año, la PDDH asumió de oficio 5 casos de presuntas violaciones al derecho a la salud y la vida. El mencionado es uno de los notificados al Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais) de Managua y forma parte de las 80 solicitudes de auditorías médicas por posible mala práctica, registradas durante el primer semestre del año. El Ministerio de Salud públicamente admite que están analizando estas solicitudes, de las cuales asegura haber cumplido con el 61.25 por ciento.

Autoridades huyen del tema

Para detallar en ello, solicitamos al Ministerio de Salud una entrevista con el doctor Alfonso Porta, Responsable del Proceso de Auditorías del nivel central del Minsa. Insistimos en esto durante toda la semana, sin que la institución diera una respuesta. Igualmente, desde la semana pasada se pidió al Instituto de Seguridad Social entrevista para abordar el tema, sin tener eco de las autoridades mencionadas, las que, sin saber los medios de comunicación por qué, ocultan la información.

La delegada de la PDDH mencionó que las principales deficiencias las presentan las Empresas Médicas Previsionales, EMP, ya que muchas no tienen las condiciones necesarias para dar la atención a sus afiliados. “¿Que por qué se autorizó su apertura? Eso viene desde el gobierno pasado”, alegó Torres.

En un estudio realizado a las EMP, de las 15 consultadas 9 eran casas adaptadas y de cada 13 únicamente 2 llegan a tener área de descanso para los médicos.

Agotan acciones antes de denuncia

Norwin Solano, abogado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, registró 5 denuncias de posibles negligencias médicas, interpuestas en este año en la organización que trabaja.

Estas vienen de Carazo, Tipitapa, Granada y 2 de Managua, de las cuales 3 pacientes fueron mujeres. Uno de los casos fue de lesión visible permanente, pero en el resto el resultado fue el fallecimiento. De todos estos casos, sólo uno tuvo resultados del Instituto de Medicina Legal, por solicitud del Ministerio Público.

“Así nos encontramos en Tipitapa con una señora a quien se le dictaminó placenta previa y los médicos al momento de examinarla le provocaron una hemorragia que la hizo entrar en estado de shock y murió”, dijo Solano.

El abogado del Cenidh dijo que antes de una denuncia lo primero es agotar acciones, como la auditoría médica del Minsa, a fin de que con esa valoración tengan el dictamen clínico médico técnico como prueba científica a presentar.

De no encontrar respuesta en las autoridades, el Cenidh acompaña a los denunciantes en las gestiones ante el Ministerio Público y la Policía Nacional para que interpongan formal denuncia.

“Una de las dificultades encontradas es la falta de instituciones administrativas y judiciales que permitan el acceso a la justicia para los familiares de las víctimas. Por eso hay pocos referentes de procesos judiciales efectivos, entre lo que sólo se recuerdan el fallo a favor de los ancianos que perdieron sus ojos luego de operarse en la clínica oftalmológica en 2002 y la acción contra la enfermera que por descuido botó a una paciente que luego falleció”, expresó Solano, indicando que al final la enfermera recibió una sentencia leve luego que activistas de la Federación de Trabajadores de la Salud protestaron frente a los juzgados.

“Sobre sanciones administrativas por contingencia médica contra alguien en particular no conozco más, pero sí las hay contra las clínicas médicas previsionales. En cambio no existen sanciones contra hospitales, ni centros de salud pública”, dijo el abogado agregando que conoce de la existencia de una Comisión de Salud integrada por instituciones estatales y organizaciones de sociedad civil, sin embargo, con el actual gobierno está inactiva.

Desde el punto de vista del proceso judicial, la puesta en vigencia del nuevo Código Penal refiere que todos los procesos pasen por el Ministerio Público, donde hay muchos retrasos en la resolución de los mismos, o se desechan alegándose falta de elementos probatorios para poder formular la acusación.

En la aplicación legal, cuando existe una acusación, se da espacio para que las partes lleguen a un arreglo extrajudicial en los casos de negligencia médica, porque estas muertes son calificadas como homicidio culposo o imprudente. Por esto no extraña que no se conozcan muchos casos.

Familia de Nadira sigue sin respuestas

Carla Sequeira, Coordinadora de Asesoría Legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, señaló que han recepcionado en este año 5 denuncias, que incluyen la de la señora Clara del Carmen Meneses Sequeira, que fue dejada en estado vegetal después de ser atendida en su parto, y la del niño Enrique Josué Chacón García, de 14 años, que falleció por peritonitis, víctima de dos dictámenes médicos equivocados.

“Otro caso relevante, que hasta el momento no tiene respuesta, es el de Nadira Auxiliadora Hernández Gutiérrez, ocurrido en 2006. Ella sufrió un accidente en motocicleta, en la calle El Calvario, de Masaya, por lo que fue trasladada al hospital de Masaya, la atención se limitó a hacerle 18 puntos de sutura en la parte trasera de la cabeza y al día siguiente le dieron de alta con cita en 7 días para el retiro de los puntos”.

Sequeira narra que dos días después, la joven tenía fuertes dolores de cabeza y fue llevada al hospital Bautista para una tomografía que le detectó un coágulo de sangre y recomendaron operar inmediatamente. Trasladada al hospital Lenín Fonseca le dijeron a la familia que habían visto coágulos peores y se salvaban, por lo que sólo la medicaron.

Para el primero de septiembre ella vomitó sangre. Ese día convulsionó y entró en coma. Al día siguiente murió y el dictamen señala que la causa fue una Herniación Cerebral.

El 30 de octubre del mismo año los familiares pidieron a la directora de ese entonces del “Lenín Fonseca” el informe del caso, sin tener respuesta. Con el nuevo director, en julio del siguiente año se pidieron nuevamente los resultados del caso y la contestación se redujo a que estaba en auditoría del Minsa. En septiembre se pidió al auditor del Minsa las conclusiones del caso. Aún el Silais no da respuesta.

Para Marcos Carmona, director de CPDH, hay que hacer una revisión integral de todo el sistema de salud para encontrar las fallas y corregirlas.

“Sabemos que muchos médicos profesionales han sido desplazados en el sistema público para remplazarlos por practicantes o médicos recién egresados, y ese personal requiere de mucha supervisión.

Necesidades y deficiencias

El doctor Leonel Argüello Yrigoyen, Presidente de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, Sonimeg, señala que existe una comisión de control de calidad que cada gobierno lo venía implementando, pero los mismos parece que no comprenden lo que es calidad, porque no sólo se trata de pintar hospitales, comprar uno que otro equipo y realizar capacitaciones esporádicas.

“La calidad debe estar sentada en el individuo. El buen médico lo es, ya sea en el edificio con la mejor infraestructura o debajo de un árbol. Los equipos ayudan, pero si tenés a un médico bien formado profesionalmente, dará la talla en cualquier lugar”, enfatizó.

El especialista comenta que tener un título de doctor no es suficiente, ya que es necesario actualizarse continuamente, y en el país no existe un programa de educación permanente, más que el independiente de la Sonimeg, que con el apoyo de médicos españoles anualmente capacita a 400 médicos que asisten voluntariamente.

“Sin embargo, el asunto no es sólo actualizarlos técnicamente, también se debe ayudarlos a saber cómo comunicarse con sus pacientes y que estos pacientes participen en el proceso de salud, ya que de no seguir correctamente las indicaciones, que es fundamental, la cura no tendrá éxito. A la vez se debe dejar claro al paciente de los riesgos que se corre en situaciones difíciles, pues toda operación significa un riesgo”, recalcó nuestro entrevistado.

Protocolo de actuación

Por otra parte, se necesita establecer a nivel nacional protocolos de actuación o normas básicas a seguir con un orden y lógica. De tal manera que todos actúen igual y se pueda valorar uniformemente la acción médica y su calidad.

“Que sepa, esos protocolos nacionales sumamente importantes, o no están, o no han sido suficientemente divulgados por la institución rectora. Esto tiene que estar acompañado por la supervisión del Minsa en el sistema público, y en el caso de las clínicas privadas el INSS, además del Minsa”.

En el caso de la calidad de los actuales médicos, criticó fuertemente que muchos entran a las carreras médicas pensando en retribuciones monetarias y no se involucran en el verdadero sentido de servicio social, un valor que desgraciadamente se viene perdiendo con los años y debe recuperarse.

Sobre la multa aplicada a la clínica previsional Santa Gema, en el caso de Clara del Carmen Meneses, el doctor Argüello menciona que de nada sirven las multas mientras no se tomen las medidas consecuentes con el personal, en capacitación y supervisión para asegurar que los accidentes no sean tan frecuentes en el sistema de salud público o privado.

“Errores médicos siempre ha habido y seguirán habiendo, pero se necesita que el Minsa se organice y vigile para mejorar la atención a la población”, subrayó el doctor presidente de Sonimeg.


Comentar este contenido




imprimir comentar

Compartir

Otras noticias en Especiales




Lo más popular

No hay Datos


Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700