13 de septiembre de 2009 | 21:00:00


La falta de declarantes se ha vuelto un problema recurrente en los juicios orales
| END

“¿Y el testigo?” Se fue

Por Martha Vásquez Larios | Especiales

“¿Y el testigo?” Se fue
Imagen
Doctora Delia Rosales, Secretaria Ejecutiva del Ministerio Público. Doctora Magda Matus, jefa de Tribunales del Ministerio Público. archivo / end


comentar

Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

“Señor judicial, solicito se mande a llamar a Juan Pérez para que brinde su testimonio sobre el caso”, pidió la fiscal en determinado juicio.

El trabajador judicial salió a buscar al testigo y lo llamó tres veces, pero éste no apareció. Luego llamaron al siguiente testigo, pero tuvieron el mismo resultado: ausente.

“La falta de testigos se ha vuelto un problema recurrente en los juicios orales penales en los juzgados de Nicaragua desde que entró en vigencia el Nuevo Código Procesal Penal (CPP) en 2002”, afirmó la doctora Magda Matus, jefa de Tribunales del Ministerio Público.

El miedo de estar cara a cara

Según Matus, la ausencia de testigos con el nuevo CPP se debe a que en éste las audiencias son orales y tanto la víctima como los testigos deben presentarse ante el juez y dar su testimonio de forma oral, por tanto se tiene que ver con el acusado cara a cara y éste intimida con la mirada o los familiares los amenazan.

Explicó que cuando la víctima da su testimonio en la fase investigativa, lo hace sólo frente a la autoridad que le toma la denuncia, en este caso la Policía Nacional y la Fiscalía, pero cuando le dicen que hará lo mismo ante el juez en una audiencia pública, se queja y no es seguro que asista.

“Es más difícil que los testigos asistan, mientras que con el antiguo procedimiento uno sólo llevaba el testimonio del testigo o víctima escrito, y era suficiente para la valoración”, expresó la fiscal.

230 causas cerradas en primer semestre

En el primer semestre de 2009 los judiciales han cerrado como clausura anticipada 230 causas por la falta de testigos, afirma Matus. Explica que aunque esta cifra es baja respecto a las 4 mil acusaciones que han introducido a los juzgados en el mismo período, afecta porque el propósito del Ministerio Público es concluir la persecución penal con un fallo de culpabilidad, agotando todas las fases del proceso. El cuerpo de fiscales a nivel nacional ha logrado identificar otras posibles causas de la falta de presencia de los testigos y víctimas, entre éstas, los arreglos extrajudiciales entre la persona afectada y el imputado, que simplemente no informan al fiscal ni al juez. “Cuando ya estamos en el juicio la víctima no se presenta porque simplemente ya no hay interés”, dijo la fiscal.

Otra causa es que durante la etapa de la investigación, la víctima o testigo da información errada en cuanto a la dirección del domicilio o bien no reporta el cambio de éste, y los notificadores de las cédulas judiciales no los encuentran.

Las amenazas y agresiones en pasillos judiciales

A esto se añade que la estructura arquitectónica de los Juzgados de Nejapa, por ejemplo, no presenta las condiciones óptimas para evitar el contacto entre testigos, víctimas y los familiares de ambos, lo que se presta a intercambios de palabras entre ambas familias, amenazas y hasta agresiones físicas.

“Aunque el Poder Judicial hace un plus esfuerzo por separar a testigos y jurados con la construcción de unas salas pequeñitas, la gente se sale de esas salas y tenemos enfrentamientos entre familiares. Entonces los testigos tienen miedo a las amenazas de los familiares y no vuelven a llegar al juicio”, confirmó Matus.

Todas estas circunstancias llevan a que el juez o jueza resuelva la clausura anticipada del juicio por falta de testigos. Esta figura jurídica está contemplada en el artículo 305 del Código Procesal Penal y se aplica cuando la causa o delito acusado prescribe (se vence), cuando el acusado admite los hechos y cuando el Ministerio Público no demuestra con las pruebas los hechos acusados. “Cuando no llegan los testigos se aplica el último inciso porque ellos son parte de las pruebas del hecho”, aclara la doctora.

Delitos más clausurados

Entre los delitos que más se clausuran por falta de testigos están robo con intimidación, hurtos, estafa, delitos contra el patrimonio, delitos de violencia intrafamiliar y delitos sexuales.

“Los delitos que el Ministerio Público sigue de oficio, aunque así la víctima desista de la acción por estar bajo amenaza, son los de orden sexual y violencia intrafamiliar. Hacemos caso omiso porque tenemos otras pruebas científicas, como valoración médico legal, dictámenes sicológicos, entre otras pruebas, por el interés de la víctima y proteger el bien jurídico que es la familia”, explicó la fiscal Matus.

Según la jurista, muchas veces la mujer desiste de la acusación por la dependencia económica que tiene del hombre. La ausencia del testimonio de la víctima y de los testigos presenciales muchas veces incide cuando el veredicto lo da el jurado de conciencia porque ellos piensan que si la víctima no llega, no tiene interés, y el resultado es de no culpabilidad, pero si el juicio es técnico el judicial toma en cuenta la prueba científica.

Cuando la suspensión del juicio se hace por segunda vez, por falta de testigos, la Fiscalía recurre a la fuerza pública, es decir, manda a traer a los testigos con la Policía Nacional.

Los fiscales a la hora de introducir la prueba al juicio priorizan a la víctima y la prueba científica (peritos y médicos), porque éstos tienen muchos compromisos en el esclarecimiento de otros delitos en muchos juzgados.

“En este orden garantizamos que las pruebas principales entren al debate de pena aunque otros testigos falten”, dijo la fiscal.

Falsos testimonios y testigos pagados

Durante la audiencia de juicio se ha detectado que algunos testigos llegan a mentir, es decir, que durante la entrevista con la Policía y la Fiscalía dicen una versión, pero cuando están frente al juez, dicen otra, aunque están bajo promesa de ley, o sea, de “decir la verdad y nada más que la verdad”.

“Esto pasa cuando está bajo amenaza o cuando quiere beneficiar al acusado, pero cuando sucede, inmediatamente lo acusamos ante el juez de falso testimonio en audiencia y que lo mande a detener”, dice Matus.

En lo que va del año se han presentado cinco casos de falsos testimonios y a la hora de acusarlos, por el delito de falso testimonio, la Fiscalía recurre a los miembros del jurado para que sirvan de testigos, aseguró la fiscal.

Otro incidente con testigos es que existen abogados defensores que caminan con su cuerpo de testigos pagados, pero éstos generalmente se desechan en la audiencia de preparatoria de juicios que se celebra diez días antes de la audiencia del juicio.

“Ya los tenemos detectados (abogados y testigos pagados) y sabemos cuándo está ese abogado defensor, ese testigo va y los mismos jueces perciben el hecho.

Hacemos ver al judicial que ese testigo es impertinente, inútil, no tiene información veraz para esclarecer el hecho y se desechan”, aseguró la fiscal.

Falta programa de protección a testigos y funcionarios
Según la doctora Delia Rosales, Secretaria Ejecutiva del Ministerio Público, el problema que se presenta con la ausencia de testigos también se debe a que en Nicaragua falta un programa complementario del sistema de justicia penal, y es un programa de protección a víctimas y testigos, así como a los funcionarios que trabajan en determinados casos.

“La norma procesal dice que debemos dar protección, pero la realidad nuestra no nos permite dar esa protección, porque no existe ni el programa ni esa estructura institucional para proteger a un testigo importante del proceso”, aseguró Rosales. Actualmente en la Asamblea Nacional está la Ley contra el Crimen Organizado y aquí se dan las primeras pautas de protección a testigos y la administración estará en manos del Ministerio Público, mientras que las medidas ejecutorias las realizará la Policía Nacional.

En Centroamérica sólo Nicaragua no tiene el programa de protección a testigos”, aseguró la fiscal.

Esta protección se extiende también a funcionarios públicos que trabajan en casos de alta peligrosidad, como fiscales y policías, porque también sufren amenazas.

Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en Especiales




Lo más popular



Lo más comentado

Alemán: “soy el presidente, les guste o no”

elnuevodiario.com.ni |

El presidente honorario del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Arnoldo Alemán, ripostó este...

15 Comentarios

Managua llora a sus muertos

elnuevodiario.com.ni |

La capital y principalmente los pobladores del asentamiento 18 de Mayo, ubicado al oriente de Managua, en medio de un...

12 Comentarios

Cambios en la familia tensionan a obispos

elnuevodiario.com.ni |

La tensión reinaba entre los obispos de todo el mundo reunidos en el Vaticano, quienes deberán votar el...

10 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700