30 de marzo de 2010 | 19:13:00

| END

El VIH no es el fin del mundo


* Médicos especialistas señalan que una disciplinada conducta de medicación estabiliza la vida de personas enfermas
* ¿Está preparada Nicaragua para hacerle frente al Sida? Es la pregunta que choca contra crecientes registros
* Buen acceso a tratamientos, pero las cifras sobre el mal van en aumento

Maria Mercedes Urroz, Javier Poveda | Especiales



comentar

Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

Lorenzo Antonio Ramírez tiene 40 años, diez de los cuales ha vivido con VIH. Él nos relató que contrajo el virus de la manera más común: sexo sin protección. Cuando se enteró de los resultados de la prueba del VIH, Lorenzo tuvo miedo, creyó que no podría superarlo y en su ignorancia creyó que su vida acabaría en un par de días. Sin embargo, todo fue superado gracias a la información brindada por los médicos. “A los 6 meses yo ya estaba dando charlas y testimonios. Formaba parte de los talleres. Me recuperé rápido y creo que el apoyo de mi familia y amigos me sirvió de ayuda, no sólo por tener VIH sino desde que se dieron cuenta que soy gay”.

“Desde que tengo el virus he visto morir a amigos que no se siguieron tratando. Quizá porque los tratamientos son muy fuertes y se rehúsan a seguir, o tienen otras adicciones como el tabaco o el alcohol. Los médicos me han dicho que mi carga viral está estable y tengo buenas mis defensas porque llevo en regla mis tratamientos antirretrovirales. Al principio cuesta, pero tu cuerpo se adapta”

Según Ramírez, llevar una vida disciplinada con los tratamientos le ha permitido ir venciendo obstáculos y llevar su testimonio a escuelas y comunidades, dándoles el mensaje a los jóvenes que entre más temprano se hagan la prueba, tendrán más posibilidad de vida. Asimismo, les platica sobre el uso correcto del condón.

Por decisión propia, Lorenzo se abstiene de las relaciones sexuales. “El médico me ha dicho que puedo llevar una vida sexual normal siempre y cuando use condón. Es una manera responsable de hacerlo. La ley 238 nos da derecho a llevar una vida sexual y reproductiva sin discriminación, pero asimismo implica que tenemos que cumplir, como las relaciones con protección”

Otro testimonio es de una joven madre, de quien preferimos omitir el nombre. Ella actualmente tiene VIH y su historia es similar al de muchas madres que durante el embarazo enfrentaron la noticia que la prueba del VIH resultó positiva.

Según ella, su primer esposo, con quien sostuvo sus primeras relaciones fue quien le transmitió el virus. La relación entre ambos acabó.

La joven empezó un tratamiento antiretroviral en los últimos meses del embarazo, lo cual evitó que el bebé naciera con el virus, además fue un parto a través de cesárea, que es el método utilizado por los médicos cuando la madre tiene VIH.

Terapias Antirretrovirales
De todos los pacientes diagnosticados con el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, un 15 por ciento requieren tratamiento en ese momento; comienzan con un arsenal de 5 grupos de tratamientos diferentes, de los cuales hay 18 medicamentos en el país. De ellos, hay tres drogas distintas en cada esquema. Estos tratamientos para personas con VIH son gratuitos y existen en nuestro país por la donación hecha por el Fundo Mundial, entregados a través del Minsa en los 16 Silais existentes.

Según la doctora Sumaya Moreira López, internista y subjefe del Departamento de Epidemiología e Infectología del Hospital Roberto Calderón, aunque no estamos totalmente bien, hemos avanzado en cuanto al acceso a los antirretrovirales en comparación con años anteriores. Hoy se ha logrado eliminar una lista de espera, quien necesite el tratamiento lo va obteniendo.

El éxito de vida del paciente con VIH depende de su Terapia Antiretroviral, TAR; para ganarle al virus y mantener una vida sana se debe ser adherente a la terapia. Antes, sin la TAR la gente moría, hoy no pueden ni deben morir porque hay tratamientos. “Si las personas con VIH comprendieran la importancia de tomar las terapias no morirían, lo que pasa es que es difícil enamorarse del tratamiento, casarse con la terapia el resto de la vida”

“Una persona con VIH hoy puede estar bien. No presentar ningún malestar, pero si mañana deja el tratamiento, empeora rápidamente y puede morir. Ya en etapa Sida, es muy difícil recuperar al paciente”.

Moreira explicó que existen varios factores por las cuales las personas con VIH dejan los tratamientos, uno de ellos es la reacción a los medicamentos, existen también factores geográficos como la distancia, miedo a que las personas se den cuenta que vive con el virus y poco apoyo familiar también son razones de abandono de la terapia.

La doctora señaló que a las personas con VIH se les hace una única recomendación: no dejar los tratamientos. “Nosotros no le prohibimos nada. Si toman licor, que desminuyan, si fuman, que eviten hacerlo más seguido. Ellos pueden llevar su vida como la deseen, siempre y cuando no dejen los antirretrovirales. Mientras esté en tratamientos la restricciones es no dejar de tomar medicamentos.”

Muchos nos preguntamos qué pasa con la vida sexual de las personas con VIH: ¿Se acaba? No. La especialista explica que una persona con VIH puede tener una vida sexual exitosa siempre y cuando se proteja a sí misma y a su pareja. “No se le prohíbe tener sexo. Al igual que a cualquier persona sin el virus, también debe protegerse usando condón”. Los médicos recomiendan que si ambos tienen VIH, deben usar condón para no reinfectarse, ya que si esto sucede se complica el tratamiento y propicia la vulnerabilidad a contraer otras infecciones
De hecho, la doctora señaló que los avances médicos han logrado que parejas con VIH procreen hijos sin el virus, incluso se han dado casos en Nicaragua que uno dentro de la pareja tiene VIH y el otro no y pudieron tener hijos sanos y la madre no resultó seropositiva. Las personas con VIH se preocupan por este tema cuando desean tener hijos, pero ellos deben saber que el VIH no es hereditario, es transmisible.

Nicaragua no está preparada para dar respuesta
Los tratamientos que hoy mantienen con vida a las personas con VIH han sido comprados por el Fondo Mundial. La participación estatal ha sido poca, sin embargo ha estado presente.

En el reporte mundial sobre la situación del VIH y Sida en el mundo, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH y Sida, Onusida, y la Organización Mundial de la Salud, establecieron que el Sida continúa siendo una importante prioridad sanitaria en el mundo. Se reconoció que ha habido avances en la prevención de nuevas infecciones por el VIH y en la reducción del número anual de defunciones relacionadas con el Sida. La cobertura de tratamientos antirretrovírico aumentó del 7% en el 2003 al 42% en el 2008.

En el reporte de Onusida se establecen nuevas áreas prioritarias de trabajo en las cuales se destacan la capacitación de los jóvenes en cuanto a temáticas relacionadas con el VIH, la reducción de transmisión sexual del VIH y el acceso pleno a los tratamientos antirretrovirales.

Antes y después de la prueba*
“Mercedes” es una chavala de 24 años, delgada, piel color morena, no aparenta enfermedad alguna. Ella tomó la decisión de realizarse la prueba del VIH y fue al Hospital “Manolo Morales”, de Managua. El examen se lo practicó un día de esta semana.

Ella comenta que al llegar al hospital hizo fila por más de una hora, en ese tiempo nadie salió a decir nada, las personas que estaban en la fila no avanzaban, solo se escuchaban las preguntas que se hacían entre las mismas personas ¿Y vos a qué hora viniste? ¿Y esta gente qué piensa, no nos irán a atender?
“Mercedes” cuenta que aburrida de la espera, se decidió a tocar la puerta, la que tenía un lazo rojo y un rótulo que decía “Consejería”, ella preguntó que si iban a atender; una doctora le orientó que siguiera esperando. Ella regresó a su lugar, en la fila, donde siguió esperando. De pronto la misma enfermera salió y le hizo una seña con la mano y le dijo: ¡puede venir por favor!
Comenta que en ese momento los nervios se apoderaron de ella. “La seguí, abrió una puerta y entré junto con ella a la sala. Ahí la doctora me estuvo hablando del Virus de Inmuno deficiencia Humana, VIH, en caso de que saliera positiva o negativamente el examen médico”.

La chica sigue contando que una vez que salió de la consulta con la doctora no faltaron ojos que la miraran, tal parecía que ella había cometido el peor pecado del mundo, lo que sí sobraba, dice, era espacio en la sala para que la gente se apartara de ella. Ella está convencida de que la causante de la discriminación fue el lazo rojo y el rótulo “consejería”. Desde ahí, dice ella, empezó la discriminación. Considera que este “descuido” no se debería dar en el sistema de salud pues nuestras leyes sobre Derechos Humanos y la Normativa Internacional de Derechos Humanos garantizan el derecho a la igualdad y a la no discriminación, sin distinción de raza, color, idioma, religión o por cualquier otra índole.

Una persona que está infestada con el VIH posee los mismos derechos que una persona que goza de una buena salud. En la actualidad, una de las razones que limita a las personas el realizarse la prueba del VIH es el temor “al que dirán”, es decir hay un miedo a la sociedad, a ser juzgados. Y esto probablemente sea una de las causas para que en Nicaragua no se tengan cifras exactas de la cantidad de personas que tienen el virus.

Actualmente se habla de un aproximado de cinco mil personas que tienen tal infección, pero ¿qué pasa con todas aquellas personas que están en zonas aisladas, sin tener acceso a un centro de salud?

Es importante que la población esté enterada que hoy existe en nuestro país la Ley 238, Ley de Promoción, Protección y Defensa de los Derechos Humanos ante el SIDA: nadie podrá ser sometido a la prueba del VIH sin su consentimiento por escrito y es confidencial.

La doctora Sumaya Moreira explica que no hay forma de romper con la confidencialidad durante la prueba del VIH y sus resultados, puesto que existen mecanismos en los que sólo el médico y el paciente conocen los resultados, y eso si es voluntad del usuario compartir los resultados, ya que se le entregan en un sobre sellado.

La especialista nos comenta que antes que se le entreguen los resultados al paciente, se les da consejería, independientemente de si es positivo o no; esto le ayuda a la persona a no ver el VIH como el fin del mundo. También se da con el objetivo de descartar cualquier posibilidad de exclusión o estigma. Con la consejería vas quitando los mitos, los miedos y las barreras, nos comenta la doctora.

Debemos tomar conciencia como mujer, hombre, esposa o esposo de que el VIH le puede dar a cualquiera. Un informe sobre la epidemia realizada por Onusida a finales de 2008 estima que al concluir el 2007, alrededor de 33 millones de personas viven con el VIH y en Nicaragua en 2008 se diagnosticaron un aproximado de 3 mil 876 personas.

Moreira dice que toda persona sexualmente activa que no utiliza preservativo tiene que hacerse la prueba del VIH y antes de hacérsela debe recibir consejería, la cual es un proceso donde al usuario se le ofrece información. Se le explica qué es el VIH, en qué consiste la prueba, qué resultados puede obtener, qué es el Sida, qué opciones de tratamientos hay en el país. Si el resultado es positivo, qué opciones tiene para continuar. Finalmente resulta ser que es una enfermedad crónica, tratable, igual que otra dolencia.

Colaboración Jessenia López y Mireya Canales

Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en Especiales




Lo más popular



Lo más comentado

“Ser gay es el mejor regalo que Dios me ha dado”

elnuevodiario.com.ni |

El consejero ejecutivo de Apple ha salido del armario. A pesar de que la sexualidad de Tim Cook era conocida y...

54 Comentarios

Jueza admite acusación contra atacante de bebé

elnuevodiario.com.ni |

La jueza suplente Local Penal de Rivas, Lidia Marbely Hernández, admitió la acusación que por...

36 Comentarios

Velocidad y alcohol acaban con tres vidas

elnuevodiario.com.ni |

Exceso de velocidad y estado de ebriedad fueron las principales causas de un accidente que dejó tres muertos y...

24 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700