30 de enero de 2011 | 01:59:00


Carmen J. Pérez y sus históricos “Fotograbados”

Pionero de las artes gráficas en Nicaragua

Edgard Barberena S. | Especiales

Pionero de las  artes gráficas en Nicaragua
La mata de la familia Pérez
La mata de la familia Pérez. De izquierda a derecha, Carmen J. Pérez, II; el abuelo Carmen J. Pérez, fundador de la litografía; Ángel María; Carmen J. Pérez, de traje, que fue senador, y Carlos Antonio. De pie, tres sobrinos: el primero es Horacio, una niña de apellido Somoza, y Ricardo Pérez. Cortesía Carmen de Jesús Pérez Cano / END


comentar

Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

Descendiente de los precursores de las artes gráficas en Nicaragua desde los años 40. Nació en Managua en las inmediaciones de la Escuela de Artes. Nos referimos a don Carmen de Jesús Pérez Cano, de 84 años, hijo de Carmen J. Pérez, un técnico en fotograbados y pionero de las artes gráficas.


El padre de nuestro entrevistado contrajo matrimonio en 1919 con la señorita Josefana Cano, con quien procreó dos hijos: José Enrique (ya fallecido) y Carmen de Jesús, quien accedió a compartir con los lectores de EL NUEVO DIARIO la singular historia de su vida.


Estudió en el Colegio Rubén Darío y en la Escuela Monseñor Lezcano, un centro que tuvieron los Hermanos Cristianos de La Salle. Solamente hizo la Primaria, porque desde muy pequeño se metió al negocio de su padre en los talleres gráficos Pérez.


Recuerda que su progenitor estaba dedicado a la sección de fotograbados en la imprenta donde también se inició su hermano mayor, José Enrique. Cuando don Carmen de Jesús comienza a dar sus primeros pasos en las artes gráficas, sólo existía el fotograbado y no la litografía.

Los famosos clichés

Explicó cómo se hacían los clichés en metal fundido. Había una cámara en la que se fotografiaba lo que se iba a imprimir. Del negativo se copiaba al metal usando ácido nítrico, y después se imprimía la plancha. Era cuando los tipógrafos aprendían a leer con los textos invertidos.


Cuando él comenzó a trabajar, un tío-abuelo era el jefe del taller, pero al fallecer éste, la jefatura de la sección la asumió su hermano mayor, José Enrique, y después don Carmen.


Las artes gráficas que manejaba su papá las aprendió del abuelo de don Carmen, quien es la tercera generación de los Pérez y el último en heredar los nombres, ya que en las siguientes generaciones (ya va la quinta) no se repitó el nombre.

Su abuelo fue el que puso la plata
Quien puso la plata para iniciar el negocio de las artes gráficas fue el abuelo de nuestro entrevistado, quien también se llamaba Carmen de Jesús Pérez.
Ese negocio nació en sociedad con un hermano de su abuelo, Ángel María, hace 71 años, que es lo que estará cumpliendo este año la empresa Fotograbados Pérez (Litografía).


Sobre los clichés que don Carmen  hizo en la empresa que dirigía su papá, todavía recuerda los emblemas publicitarios que tuvieron empresas como El Eskimo y La Perfecta.

Separación de colores y litografía
Recuerda don Carmen que la empresa de su padre le hacía los clichés al diario La Noticia. En un tiempo les hicieron también al diario La Prensa, el que una vez que se modernizó puso su propio taller.


Después del terremoto de 1972 viajó a Boston, Estados Unidos, para adquirir una máquina de linotipo, así como una filmadora de negativos de textos. Su hermano, José Enrique, era quien manejaba la separación de colores. “Fuimos los primeros en Nicaragua en hacer separación de colores”, contó nuestro personaje.


Las técnicas en separación de colores las aprendió su hermano, José Enrique, en México. Después aprendió a hacer trucos para combinar los tonos de las imágenes; este sistema lo comenzaron a implementar en las actuales instalaciones de la empresa.


 El edificio de la Litografía está en el mismo sitio donde inició en la segunda mitad del siglo XX, en 1965, cercano al antiguo Palacio de Justicia, en las cercanías de donde hoy se encuentra el Ministerio del Trabajo.


El edificio, de dos plantas, soportó los embates del terremoto en diciembre de 1972, y fue una de las pocas estructuras que retó las sacudidas que borraron la arquitectura urbana de Managua.


Por el rol empresarial de la litografía e imprenta, hubo relación constante con muchos artistas precursores del diseño publicitario en Nicaragua. Ahí los linotipistas armaron los textos de muchos libros, opúsculos, memorias, etcétera, y los maqueteadores, diagramadores, incluyeron las caricaturas de Toño López; y de “Panchito y La Rana”, de Chilo Barahona, entre otros.

Solamente uno de sus hijos siguió la tradición
Se casó en 1952 con Anita Pérez Herrera, quien reside contiguo a la Librería Hispamer, en la vecindad de la Universidad Centroamericana. Con ellos vive el hijo “cumiche”, Douglas Humberto Pérez Herrera, único que continúa la tradición de la familia --las artes gráficas-- en la empresa. De todos los hijos, cinco viven en Suecia, EU y Costa Rica.


El hijo menor tiene 47 años, y es el encargado de la prensa digital de los Fotograbados y Litografía Pérez. Creció en la empresa, aunque durante la década de los 80 vivió en EU, donde aprendió a trabajar en el área de plástico. Al retornar a Nicaragua estudió publicidad, y fácilmente se identificó con las artes gráficas, siguiendo la tradición de sus ancestros.


Don Carmen, quien ya está jubilado, siempre llega a la empresa donde estuvo la mayor parte de su vida. En el edificio, toda la maquinaria con la que despegó en ese lugar la familia Pérez la importó de Alemania.


Actualmente, su sobrina Alcira Pérez está en la Gerencia de la empresa, y otro sobrino, Horacio Pérez, en la Gerencia de Producción. Hace muchos años, primos de don Carmen también trabajaron en las artes gráficas, pero con el tiempo se fueron separando de la empresa que es de corte familiar. Quizá la empresa sea la única en Nicaragua que por 70 años ha mantenido el vínculo familiar.

Cambios de nombre
Desde que el negocio de los Pérez apareció en los años 40, con el abuelo de don Carmen, la empresa ha cambiado de nombre al tiempo que se dividieron funciones, como la parte del fotograbado que lo manejó nuestro entrevistado, y la parte de la litografía. En los años 60, la familia se “gradúa” en la técnica cuando traen a Nicaragua los equipos Offset.


A propósito de las campañas electorales

Recuerda don Carmen que durante los años electorales que han pasado por el país, a la empresa le llegó bastante trabajo para la elaboración de volantes, folletos, calendarios y propaganda de los partidos.


En la pasada campaña electoral les llegó poco trabajo, pero llamó la atención que algunos  políticos no son buena paga. Le han hecho trabajos tanto al partido de gobierno como a los liberales. Muy poco le hacen trabajos a instituciones gubernamentales, aunque participan en licitaciones de proyectos pequeños, ya que se dedican a trabajarle a la empresa privada.


Sobre el porqué la empresa sigue identificándose con el nombre de fotograbados, a pesar de que ese sistema dejó de existir en los años 80, don Carmen de Jesús dijo que lo mantienen como una tradición, y recordó que la máquina con la que se hacían los fotograbados dejó de funcionar porque la primera Administración sandinista no permitía adquirir divisas para comprar la materia prima en el exterior.

ebarberena@elnuevodiario.com.ni


Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en Especiales




Lo más popular



Lo más comentado

Alemán: “soy el presidente, les guste o no”

elnuevodiario.com.ni |

El presidente honorario del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Arnoldo Alemán, ripostó este...

37 Comentarios

Saturnino Cerrato, el reverendo que confía en Facebook

elnuevodiario.com.ni |

El reverendo Saturnino Cerrato, presidente de las Asambleas de Dios, dijo en una entrevista a El Nuevo Diario que ha...

29 Comentarios

Los ateos tienen religión

elnuevodiario.com.ni |

Me llamó la atención el artículo publicado en El Nuevo Diario hace poco por el señor...

23 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700