•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rae Armantrout es una de las poetas contemporáneas más reconocidas de los Estados Unidos. Hace parte de la primera generación de los llamados “poetas del lenguaje”, una tendencia vanguardista que surgió en los años 60 y 70.

La escritora ha recibido varios premios, el más importante es el Pulitzer, en el año 2010. La semana pasada estuvo en Granada, participando en el XII Festival Internacional de Poesía.

Armantrout declamó sus obras en la gran lectura de clausura del evento. La poeta vive en California, Estados Unidos, donde también trabaja como profesora. 

Rae Armantrout, usted está publicando desde hace décadas, ¿Cómo ha cambiado la poesía en este tiempo? 

Mi propio estilo de escribir no cambió mucho. Lo que es distinto son las circunstancias. Cuando era joven, para publicar poesía en los Estados Unidos, se tenía que ir a uno de los centros urbanos, como San Francisco o Nueva York. Era allí que se podía crear una nueva revista de literatura o círculos de lectura. Esos años, hablamos del fin de los años 70, eran particularmente interesantes por los jóvenes poetas. Fuimos politizados por la guerra de Vietnam, había mucho activismo de izquierda. Luego llegó el internet y cambió también el mundo de la poesía. 

¿En qué sentido? 

Ahora los poetas ya no tienen que moverse a los centros urbanos para publicar sus obras. Pueden hacerlo en línea. La poesía ahora es más democrática, en teoría todo el mundo puede participar.  Sin embargo, en los países occidentales la poesía queda muy “elitista”, contrariamente a Nicaragua, por ejemplo. Es verdad. En los Estados Unidos con el internet hay más poetas, pero desgraciadamente no hay más lectores. 

En muchos casos, los lectores de poesía son los mismos que la escriben. Aquí en Nicaragua me parece que la poesía tiene una importancia especialmente grande. 

Ya me di cuenta en el aeropuerto, donde hay una imagen grande de Rubén Darío. Eso sería imposible en los Estados Unidos.

También estoy impresionada por las audiencias grandes cuando hay lecturas aquí en Granada. 

El Festival reunió a poetas de todo el mundo.ESPECIAL: 100 años de la muerte de Rubén Darío

¿Usted puede sobrevivir haciendo poesía? 

En los Estados Unidos los poetas con cierto éxito casi todos trabajan en las universidades y tienen un sueldo correcto. Es una buena cosa porque si no sería muy difícil pagarse la vida. Pero por supuesto, eso alimenta la crítica de que la poesía es demasiado académica.

Su poesía es influenciada por la política, por ejemplo criticó al presidente (Barack) Obama por haber llamado “folks” a la gente torturada por los militares, ¿también aborda el caucus por los presidenciales en su obra? 

A lo mejor sí, lo estoy siguiendo atentamente. Pero todavía no lo hice.  El candidato republicano Donald Trump, que es abiertamente racista, tiene mucho éxito hasta ahora.

¿Es una señal de alarma para su país? 

De verdad es chocante de ver eso, me da miedo. Pero no pienso que se imponga en la presidencia. Los republicanos tradicionales no respaldan a Trump porque es imprevisible. Así, al final los demócratas tienen buena chance, creo.  

¿Cómo cambió su vida de poeta cuando ganó el Pulitzer?

No pensaba por nada ganar ese premio. Desde entonces pienso que tengo unas invitaciones más para (participar en) festivales. Será también la razón porqué estuve en Granada la semana pasada. 

Pero cuando uno es más famoso también hay más crítica. Lo sé, se nota por ejemplo en Amazon, la librería en línea. Antes tenía poco comentarios, pero eran casi todos buenos. Ahora, como tengo más lectores, son mucho más y unos dicen: ‘Qué mala es esa poesía’, pero no me hace nada, es el precio que se tiene que pagar por ser más conocido.

La poeta

Rae Armantrout. Edad: 69 años.

Nació en Vallejo, California, Estados Unidos, en 1947.

En 2010 ganó el premio Pulitzer con su obra "Versed" (Versos).

The New York Times escogió en 2007 como una de las obras más notables del año la titulada "Next Life" (La siguiente vida).

Ha sido por casi 20 años maestra de escritura en la Universidad de California.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus