28 de abril de 2008 | 13:20:00

Engendró siete hijos con su hija secuestrada


Acondicionó uno de los sótanos de su casa de Amstetten y recluyó en su interior a su hija Elisabeth, actualmente de 42 años, y a tres niños de los siete que tuvo con ella (su hija). Fritzl confesó las acusaciones de incesto, precisando que no hubo violencia

Por AFP | Globo

Engendró siete hijos con su hija secuestrada
Josef Fritzl


comentar

Articulos Relacionados

Perfil del secuestrador
Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

Aún conmocionada, Austria trataba este lunes de comprender cómo un hombre pudo esconder durante 24 años a su hija en un sótano de su casa, donde confesó haberle engendrado siete hijos, sin que su esposa, los vecinos ni las autoridades sospecharan nada.

El sospechoso, Josef Fritzl, de 73 años, confesó el lunes durante su interrogatorio todas las acusaciones, tras ser detenido el pasado sábado.

Después de reconocer que había acondicionado uno de los sótanos de su casa de Amstetten (este) y de haber recluido en su interior a su hija Elisabeth, actualmente de 42 años, y a tres de los niños que tuvo con su propia hija.

Fritzl confesó "las acusaciones de incesto, precisando que no hubo violencia", declaró Gerhard Sedlacek, portavoz de la fiscalía de Sankt-Polten, encargada de la investigación.

"Reconoció ser el padre de los siete hijos de la mujer, uno de ellos fallecido cuando era pequeño", agregó. También admitió que eliminó el cadáver del bebé muerto quemándolo en una caldera en su domicilio.

El interrogatorio a Fritzl, que comparecerá esta tarde ante el juez, se alargará varios días, aunque las grandes líneas de este suceso están ya esclarecidas, según las autoridades.

El drama salió a la luz el sábado gracias a las indagaciones de un hospital en el que había ingresado uno de los jóvenes secuestrados, Kerstin, de 19 años, que sufre una misteriosa enfermedad. Los médicos querían localizar a su madre para diagnosticar su mal.

Pero, según constaba en los actos oficiales, la madre, Elisabeth Fritzl, había desaparecido oficialmente en 1984 tras caer en las redes de una secta. En realidad, se encontraba secuestrada por su padre en un sótano.

De los seis hijos que tuvo con su padre además del que falleció, tres fueron adoptados por Josef Fritzl y su esposa, Rosemarie, mientras que los otros tres permanecieron en el sótano.

Los bebés habían sido depositados con varios años de diferencia en la entrada del domicilio junto a una carta de su madre asegurando que no podía cuidarlos. Un sofisticado plan preparado por el propio Josef.

Elisabeth y sus hijos se encuentran en estos momentos bajo observación en una unidad psiquiátrica de la clínica regional y su estado de salud parece ser satisfactorio.

En cambio, su esposa Rosemarie, de 69 años y con la que tuvo otros siete hijos, se encontraría en un estado psicológico preocupante, según el responsable de los servicios sociales de Amstetten, Heinz Lenz.

Nunca habían visto la luz del día

Tras su liberación, el niño de cinco años (el menor de los tres hijos encerrados en el sótano, junto a un hermano y su hermana Kerstin), que como sus hermanos nunca había visto la luz del día, declaró a la asistenta social que estaba encantado de poder "subirse a un verdadero coche", según Lenz. Sólo los había visto en televisión.

Las fotografías tomadas por los investigadores muestran el angosto cuchitril de 60 metros cuadrados construido por Josef y protegido por una puerta de hormigón armado con un cerrojo electrónico del que únicamente él conocía el código.

En el interior, había tres pequeñas habitaciones, aseos, una ducha, una cocina y un televisor.

Los investigadores describieron a Josef como "muy dinámico, dominante y autoritario" que supo "simular y gestionar la situación a la perfección" hasta que accedió a la súplica de Elisabeth para que hospitalizase a la moribunda Kerstin.

No fue violada

La joven, cuya vida aún corre peligro, no fue violada, al igual que ninguno de sus hermanos, según las primeras investigaciones, aunque sí podrían haber sido víctimas de abusos sexuales.

La prensa austríaca criticó el lunes la "ceguera" de las autoridades que, como en el recordado caso de Natascha Kampusch, fueron incapaces de descubrir durante todos estos años este drama calificado por el diario Osterreich del "peor crimen" en la historia de sucesos del país.

Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en Globo




Lo más popular



Lo más comentado

Alemán: “soy el presidente, les guste o no”

elnuevodiario.com.ni |

El presidente honorario del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Arnoldo Alemán, ripostó este...

36 Comentarios

Saturnino Cerrato, el reverendo que confía en Facebook

elnuevodiario.com.ni |

El reverendo Saturnino Cerrato, presidente de las Asambleas de Dios, dijo en una entrevista a El Nuevo Diario que ha...

19 Comentarios

Los ateos tienen religión

elnuevodiario.com.ni |

Me llamó la atención el artículo publicado en El Nuevo Diario hace poco por el señor...

19 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700