•   GUATEMALA / AFP  |
  •  |
  •  |

Guatemala cierra hoy viernes una millonaria campaña electoral que desde mayo gastó 65 millones de dólares, fenómeno nunca visto en este país donde la mitad de la población vive en condiciones de pobreza.

El debate sobre la onerosa campaña, de casi cinco dólares por habitante y diez dólares por votante inscrito --en un país con 15% de población desnutrida-- surge en momentos en que los candidatos derechistas Otto Pérez y Manuel Baldizón saturan con mensajes en los medios de comunicación.

“Como son organizaciones nuevas (los partidos contendientes), eso los lleva acudir a un marketing bastante grosero (...) la forma de darse a conocer es a través de publicidad y de gasto”, declaró Manfredo Marroquín, Director Acción Ciudadana, una ONG que representa a Transparencia Internacional en este país centroamericano.

Según datos de una auditoría del Tribunal Supremo Electoral, TSE, desde mayo y solamente hasta la primera vuelta electoral, el 11 de septiembre, los 15 partidos políticos gastaron 48.1 millones de dólares.

La excesiva inversión en la propaganda electoral, según Marroquín, se debe a la “estructura débil” de los partidos políticos que corren con el peligro de sufrir la “infiltración del crimen organizado, sobre todo del narcotráfico”.

Quien paga se queda con el gobierno

“Es un tema que preocupa doblemente, porque quién paga las campañas finalmente captura al gobierno y a sus instituciones”, advirtió.

Para evitar la infiltración del narcotráfico en las campañas electorales, Marroquín propone una “reforma completa” con la que se tengan “controles efectivos y límites efectivos”.

Al hacer un análisis del desarrollo de la campaña electoral, Edmundo Urrutia, representante de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO, comentó que “el gasto fue desproporcionado con relación a nuestras condiciones (económicas)”.

Pérez hacia la victoria

Alentado por la ventaja que le conceden las encuestas, el general retirado Otto Pérez, del Partido Patriota, PP, mantuvo invariable, desde el inicio de la campaña el dos de mayo, su mensaje durante de prometer “mano dura” y que “el cambio viene” para tener “una sociedad segura y próspera”.

El tema de la seguridad también fue el epicentro de la campaña de Baldizón del partido Libertad Democrática Renovada, Líder, quien mantuvo hasta el final su promesa de crear una Guardia Nacional como fuerza elite “confiable”, además de impulsar una reforma carcelaria para que los reclusos con trabajo paguen sus alimentos.

En el tema del combate a la delincuencia, Pérez fue más cauto en sus mensajes y solo habló de aplicar “mano dura”, mientras que Baldizón en forma categórica propuso la aplicación de la pena de muerte a todos los criminales que “cometan actos despiadados”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus