•   Asunción, Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, perdió una apelación en la demanda interpuesta por una mujer que le reclama una prueba de ADN para confirmar la paternidad de uno de sus hijos, informó hoy una fuente judicial.

La Cámara de Apelaciones de la Niñez y Adolescencia de Ciudad del Este, 330 kilómetros de Asunción, rechazó la apelación del abogado de Lugo contra el fallo de una jueza que amparó la petición de la mujer, Benigna Leguizamón, según la defensora de ésta, Adela Acuña, citada por el diario Ultima Hora en su edición on-line.

"Tienen posibilidad de apelar en tercera instancia, pero estamos convencidos de que eso no va a ser así, teniendo en cuenta que este proceso, por sus características y que es de conocimiento público, ha sido dilatado en exceso", expresó Acuña.

Según la abogada, de no haber más apelaciones el expediente volverá al juzgado de origen, cuyo responsable tendría que fijar fecha y hora para la prueba de ADN.

La mujer, que según la prensa había llegado a un acuerdo extrajudicial para desistir de la primera demanda, volvió a los tribunales en diciembre de 2010.

Leguizamón denunció incumplimiento de parte del acuerdo, el pago de una mensualidad, que incluía también la entrega de la vivienda en la que vive actualmente en Ciudad del Este con el supuesto hijo de Lugo, de 10 años, y otros tres hijos.

Según su versión, tuvo relaciones con Lugo en la época en que hacia labores de limpieza en el Obispado de San Pedro (centro), la región más pobre del país, donde el ahora presidente fue obispo durante más de una década.

La mujer demandó que Lugo se hiciera las pruebas de paternidad en Ciudad del Este, lo que llevó al abogado presidencial a apelar y solicitar que pudieran realizarse en Asunción, algo con lo que la demandante parece estar ahora de acuerdo.

En otro proceso judicial, una jueza determinó el 1 de diciembre de 2010 que Lugo no es el padre de otro niño en un juicio promovido por Hortensia Morán, después de que tres pruebas de ADN dieran resultados negativos.

En el primer caso de los escándalos de paternidad que envolvió al jefe de Estado, éste reconoció, el 13 de abril de 2009, la de Guillermo Armindo, que entonces contaba tres años, tras la denuncia pública de la madre, Viviana Carrillo, de 25.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus