elnuevodiario.com.ni
  • San Salvador, El Salvador
  • 20 Enero 2013
  • AFP

El arzobispo de San Salvador, José Luís Escobar, censuró este domingo las extorsiones que realizan las pandillas contra la población en el marco de una tregua que lleva diez meses y en la que esas agrupaciones buscan el respaldo de la sociedad para su reinserción a la vida productiva.

"Hablar de extorsiones, es hablar de la misma problemática de la violencia (generada por las pandillas)", declaró en rueda de prensa Escobar, quien se refirió al inicio de una segunda fase de un proceso de paz que las pandillas emprenderán la próxima semana con la declaratoria de cuatro ciudades "libres de violencia".

El sábado, durante una rueda de prensa conjunta con el subsecretario de seguridad de la OEA, Adam Blackwell, en una cárcel de la periferia norte de San Salvador, uno de los líderes de la pandilla Barrio 18, identificado como Víctor Antonio García, declaró que aguardan abordar el tema de eliminar las extorsiones.

"Seguimos trabajando en cómo vamos a abordar el tema de las extorsiones (...) nosotros sabemos que es un paso que vamos a tener que dar y estamos estudiando la mejor manera de hacerlo, para que en el momento que se haga sea permanente y no cree otro tipo de problema porque es algo complejo", comentó García.

El arzobispo, que recibió con beneplácito la decisión de las pandillas de declarar ciudades libre de violencia, dijo que ese proceso debe ejecutarse en dos vías.

"Yo creo que tienen que manejarse las cosas en esa doble vía (recibir ayuda a cambio de no delinquir), naturalmente nadie puede decir que las extorsiones se justifiquen, nadie puede estar a favor de las extorsiones, pero también hay que decir que es necesario ofrecer a estos jóvenes la superación", subrayó el religioso.

Bajo la mediación del vicario castrense Fabio Colindres y del ex comandante guerrillero Raúl Mijango, las pandillas mantienen vigente desde el pasado 9 de marzo una tregua en la que dejaron de atacarse entre ellas, con lo cual los homicidios bajaron de 14 a 5 por día y El Salvador dejó de ser el segundo país más violento del mundo.

Para Mijango, en la segunda etapa del proceso de distensión que las pandillas iniciarán en los próximos días, "lo más difícil" es terminar con las extorsiones por cuanto es una "práctica delictiva que tiene que ver con el sostenimiento de sus familias".

"Lo que se abre es un proceso de desmontaje de esa práctica (la extorsión) que va a estar en correspondencia con las oportunidades (laborales) que se les vayan brindando" con el apoyo de los municipios, del gobierno y de la comunidad internacional, estimó el mediador Mijango.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus