•   Buenos Aires, Argentinas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Argentina quedó casi paralizada el martes, sin trenes, metro, autobuses, barcos ni aviones, por una huelga de transportes de sindicatos opositores que piden ajustes de salarios por encima del 27% que fijó como tope el gobierno de Cristina Kirchner, quien deja la presidencia en diciembre próximo.

“Hubo una adhesión muy importante” a la medida de fuerza, dijo en rueda de prensa Hugo Moyano, líder de la huelga y del gremio de camioneros.

Todos los vuelos nacionales y algunos internacionales fueron cancelados, pero abrieron numerosos comercios, restaurantes, bancos, escuelas públicas y privadas, a un ritmo de día festivo.

PÉRDIDAS MILLONARIAS

El 88% de las tiendas de todo el país abrieron sus puertas pero perdieron ventas por un total de 1,680 millones de pesos (187 millones de dólares), según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Sindicalistas de partidos trotskistas bloquearon accesos a la capital y otras ciudades. Miles de automóviles salieron a las calles al faltar transporte.

“No le veo la lógica a este paro, en mi trabajo iban a mantener la actividad así que resolví venir a mi manera”, dijo Mariana Galindo, una contable de 27 años que iba en bicicleta a su empleo en el centro de Buenos Aires.

Julio Rodríguez, encargado de una pizzería en el barrio Monte Castro, aseguró que en esa zona alejada del centro estaba “todo tranquilo, como siempre”, aunque tuvo que pagar taxis para que los empleados pudiesen llegar.

En Twitter los dos temas que marcaron tendencia en Argentina eran #YoNoParo, con comentarios críticos a la medida de fuerza y #MartesDeParo, que inspiró ironías y chistes sobre un día “perfecto porque no hay escuela ni gimnasio”, escribió uno de los seguidores.

La medida fue impulsada por tres centrales sindicales enfrentadas al gobierno. Las otras dos, aliadas de Kirchner, no adhirieron.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus