•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Unos 15 mil guatemaltecos salieron ayer a las calles unidos por un mismo objetivo: exigir una purgación total del Estado, que califican de corrupto y obsoleto, y pedir, una vez más y a viva voz, la renuncia del presidente, Otto Pérez Molina, a quien el Congreso investiga por  corrupción.

Las consignas en Guatemala, que empezaron el pasado 25 de abril tras la desarticulación de una estructura de defraudación aduanera en el ente recaudador de impuestos conocida como “La Línea”, no callaron, sino que ahora se convirtieron en auténticas actividades lúdicas y festivas, acompañadas de exigencias.

La plaza de la Constitución, ubicada enfrente del Palacio Nacional de la Cultura, una de las dependencias del Gobierno, acogió ayer a millares de ciudadanos hastiados de la actual coyuntura política, marcada por dos escándalos de corrupción con altos funcionarios implicados.

De esta situación culpan al presidente, quien además tiene una denuncia en su contra por estos hechos, por lo que exigen su renuncia de forma inmediata y simbolizan esta petición a través de un ataúd con su imagen que pasearon por todos las esquinas de la plaza.

“El pueblo unido alza su voz. Alto a la corrupción. Tito Pérez renuncia al poder Ejecutivo Ya”; “Me largo a Narnia. Prefiero que gobierne un león que un burro”; “Que sea condenado, la renuncia no es suficiente castigo”, eran algunas de las pancartas que apoyaban esta petición.

No obstante, la ciudadanía guatemalteca, envalentonada tras la renuncia de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, relacionada con el caso “La Línea”, ha decidido ir más allá y levantar voces cada vez más fuerte en contra de los diputados, los candidatos a las próximas elecciones y los propios juristas del país.

También había mensajes en contra del embajador de Estados Unidos en el país, Todd Robinson, quien expresó su apoyo al actual Gobierno en los últimos días en la lucha contra la corrupción y a favor de la transparencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus