•   Miami  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Jeb Bush  lanzará finalmente este lunes su campaña para las primarias republicanas, con la mirada puesta en las presidenciales de 2016, siguiendo los pasos de su hermano y de su padre.

El exgobernador de Florida de 62 años convocó a sus seguidores en el campus del Miami-Dade College, en la ciudad donde vive, para hacer su anuncio oficial.

"Esta transición hacia una candidatura me permitirá ser más directo para exponer las competencias de liderazgo que son necesarias para que el próximo presidente arregle varias cosas", dijo Bush en una entrevista difundida el domingo en CNN.

"Como candidato", señaló, "haré propuestas más específicas".

Bush, casado con una mexicana y con facilidad para dirigirse al público en español, comenzó su carrera política en Florida como gobernador de 1999 a 2007, una experiencia que a su juicio lo distingue de sus familiares y puede convencer a los estadounidenses de sus méritos propios.

Desde hace seis meses Jeb Bush se limitaba a decir que estudiaba la posibilidad de una candidatura, pero todo el mundo la daba por descontado: no paró de recaudar fondos y de visitar los estados estratégicos de las primarias de 2016.

Ya divulgó su logo de campaña, un "Jeb!" que omite el apellido de su familia.

Para el lunes "espero que el mensaje sea de esperanza y optimismo, sin mirar demasiado hacia el pasado", dijo el viernes Bush a los periodistas que lo acompañaron durante una gira europea la semana pasada.

Jeb repite a menudo que su admiración es incondicional por su hermano, George W. (2001-2009) y su padre, el primer presidente Bush (1989-1993), aunque insiste: "Yo soy yo".

Sus lazos familiares le han hecho trastabillar, por ejemplo sobre la invasión de Irak. Tras haber defendido la decisión de su hermano, posteriormente retrocedió y dijo que si él hubiera sido presidente no hubiera ordenado el ataque.

Reforma migratoria

El lanzamiento del lunes pretende darle un impulso a la candidatura que, frente al ingreso a la carrera de numerosos postulantes republicanos, ha perdido brillo.

A principios de año se encontraba a la cabeza del pelotón republicano, pero poco a poco la distancia se ha acortado. Le pisan los talones, según un promedio de encuestas realizado por el sitio realclearpolitics.com, el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, y el senador de Florida, Marco Rubio, un estadounidense de origen cubano que quiere ser el primer presidente hispano de Estados Unidos.

"Existen problemas reales para Jeb", escribió el muy leído columnista conservador Erick Erickson.

Bush no ha ocupado cargos públicos desde hace ocho años cuando dejó la gobernación de Florida y sectores de la base republicana han mostrado abiertamente su escepticismo al considerar que no es suficientemente conservador.

Uno de los temas que causa rechazo en las bases conservadores y que lo distinguen del resto de los candidatos republicanos: apoya abiertamente una reforma migratoria que abra una vía para legalizar a los once millones de indocumentados en Estados Unidos, la mayor parte de ellos latinoamericanos.

Sobre la educación, uno de sus temas predilectos, apoya programas rechazados por el grupo ultraconservador Tea Party, que consideran demasiado centralizadores.

La educación figura en primer plano en un video de Bush difundido el domingo, donde el exgobernador defendió un programa creado en Florida para permitir que hijos de familias modestas pudieran pagar la matrícula en escuelas privadas.

Jeb Bush también dirigió hasta el año pasado una fundación para la excelencia educativa, donde promovió un alza de los estándares educativos estadounidenses, considerados mediocres en comparación con otros países del primer mundo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus