•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Grupos de indígenas bloquean hoy la carretera interamericana a la altura del puente sobre el río Piedra, en Bugaba, lo que interrumpe el tráfico terrestre entre Panamá y Centroamérica, en demanda de la cancelación de la hidroeléctrica Barro Blanco.

Según imágenes de la televisión panameña, decenas de personas con pancartas y banderas han cerrado la vía, muchos de la etnia Ngäbe Buglé, que exigen se elimine la represa de Barro Blanco, a 8 kilómetros de su comarca, que tiene un avance de 95 % de construcción.

Los manifestantes son observados por la policía antimotines, mientras la Defensoría del Pueblo intenta que se levante el bloqueo de la estratégica carretera.

Además, desde el pasado día 8 piquetes de los aborígenes impiden el acceso a las instalaciones del proyecto, sobre el río Tabasará a la altura del distrito de Tolé, unos 400 kilómetros al oeste de la capital panameña.

Esta acción no permite la supervisión del proyecto hidroeléctrico por parte de la consultora internacional Geo Ingeniería, solicitada por los bancos de Alemania y Holanda que lo han financiado, con la aprobación del gobierno panameño.

El gobierno del presidente Juan Carlos Varela suspendió en febrero pasado la obra por incumplimientos ambientales, en atención a las demandas de los indígenas, que, sin embargo, se retiraron de una mesa de negociación establecida con auspicio de la ONU, porque no se acepta su exigencia que se demuela la estructura.

La Administración Varela ha declarado de "interés nacional" el proyecto, mientras el administrador de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos, Roberto Meana, ha sido categórico al descartar la cancelación de Barro Blanco, lo cual dijo "no es negociable".

"Le pedimos al Gobierno que intervenga y que quite a los indígenas de la puerta, que ponga orden" en Barro Blanco, dijo a Acan-Efe una fuente de la empresa hondureña Generadora del Istmo (Genisa) el pasado día 10, lo que no ha ocurrido.

 Además de los efectos ambientales que alegan los Ngäbe Buglé, también reclaman el hecho que cuando se llene la represa va a cubrir permanentemente el principal petroglifo de su religión sincretista Mama Tadta, en el lecho del Tabasará, que consideran un río sagrado.

La hidroeléctrica de Barro Blanco comenzó a construirse en el 2011 y proyecta generar 28,56 megavatios, cerca del 2 % de la capacidad instalada del país

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus